Untitled-1
El 10 de julio de 1985, el Rainbow Warrior, buque insignia de Greenpeace, fue hundido en el puerto de Auckland, Nueva Zelanda, momentos antes de partir hacia una protesta contra pruebas de armas nucleares llevadas a cabo por el gobierno francés. Fernando Pereira, fotógrafo de la organización, perdió la vida en ese atentado.
A pocos días de cumplirse treinta años de este acontecimiento, compartimos una nueva entrega de “Historias de Coraje”. Relatos relatos de personas que, como Fernando, son ejemplo de coraje y compromiso con el medio ambiente. 
Imitando al enemigo
A principios de los 80, Greenpeace realizó protestas contra pruebas de armas nucleares llevadas a cabo por el gobierno estadounidense, que permitieron demorar el proceso en su sitio de pruebas en Nevada.
En aquella época, en la que aún no existía internet, era difícil comunicarse con Las Vegas. Steve Rohl, activista de Greenpeace Estados Unidos, se estableció con una radio en el único lugar con cabina telefónica de los alrededores: un pequeño restaurante en la desolada carretera Mercury, frecuentada por los empleados del sitio de pruebas.
En medio de la acción, Steve intentaba pasar desapercibido, pero no era tarea fácil teniendo una radio portátil y grandes antenas que salían de su camioneta. Dos guardias de seguridad del sitio de pruebas sospecharon y se acercaron a Steve para averiguar qué estaba pasando:
¿Que está haciendo? – Preguntó uno de ellos.
Steve tragó saliva y en un segundo pensó la frase exacta que necesitaba para ese momento:
¿Tiene necesidad de saberlo? – Esta frase en código era utilizada por cualquier persona con autorización de alguien de rango superior para mantener un secreto de aquéllos de rango inferior.
-No, señor – Respondieron los guardias y se retiraron sin pedir más explicaciones.

Please follow and like us:

4 thoughts on “HISTORIAS DE CORAJE: IMITANDO AL ENEMIGO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *