Sini
El 10 de julio de 1985, el Rainbow Warrior, buque insignia de Greenpeace, fue hundido en el puerto de Auckland, Nueva Zelanda, momentos antes de partir hacia una protesta contra pruebas de armas nucleares llevadas a cabo por el gobierno francés. Fernando Pereira, fotógrafo de la organización, perdió la vida en ese atentado.
A pocos días de cumplirse treinta años de este acontecimiento, compartimos una nueva entrega de “Historias de Coraje”. Relatos de personas que, como Fernando, son ejemplo de coraje y compromiso con el medio ambiente.
Prisionera vegana
Cuando Sini Saarela pasó dos meses en prisión por protestar contra Shell en Rusia, nunca dejó de defender sus principios, aun en las condiciones en las que se encontraba.
La comida que ofrecía la prisión no era precisamente la dieta que ella seguía diariamente. Tanto el almuerzo como la cena tenían carne y leche entre los ingredientes. Ella, oponiéndose a toda la prisión y al sistema carcelario, mantuvo su dieta vegana.
Los guardias le aseguraron que sería imposible cumplir con su requisito de alimentos sin carne ni leche, pero Sini se mantuvo fiel a sus convicciones. Al notar que se rehusaba a comer, los guardias no tuvieron otra idea más que utilizar lo que tenían a disposición para preparar su desayuno, almuerzo y cena: papas.
Sini accedió a la propuesta de los guardias, y aunque se alimentó a base de papas por varios meses, nunca se quejó al respecto.

Please follow and like us:

2 thoughts on “HISTORIAS DE CORAJE: PRISIONERA VEGANA”

  1. Millones de gracias por tanta valentia para defender nuestro hogar, la tierra. Lo agradezco por todos nuestros hijos, nietos y los que vendran. Lamentablemente soy jubilada y no puedo hacer donativos, pero estoy siempre firme con mi firma y en iformar a mis amistades para que hagen lo que puedas desde su lugar.
    Nuevamente millones de gracias y un abrazo sincero para cada uno de ustedes. Ilse

  2. Millones de gracia por tanta valentia y esfuerzo por defender nuestro hogar, la tierra. Lo agradezco por todos nuestros hijos, nietos y los que vendran. Lamentablemente soy jubilada y no estoy en condiciones de hacer donativos, pero siempre estoy firme con mi firma y en informar a mis amistades para que cada uno desde su lugar colabore en lo que pueda. Nuevamente millones de gracias y un abrazo sincero para cada uuno de ustedes. Ilse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *