En un nuevo aniversario del desastre ocurrido en Japón, el Grupo de Voluntarios de Córdoba se sumó a la jornada global de actividades organizada por Greenpeace Japón.  Sebastián, integrante del grupo, nos cuenta sus sensaciones sobre la experiencia vivida, remarcando la importancia de abandonar el uso de energía nuclear y promover el desarrollo de fuentes energéticas renovables.
Por Sebastián, integrante del Grupo de Voluntarios de Greenpeace en Córdoba
El 11 de marzo de 2011, un terremoto y posterior tsunami azotaron Japón, generando grandes daños en la central nuclear Fukushima Daiichi. Los reactores 1, 2 y 3 alcanzaron la fusión del núcleo, liberando grandes cantidades de emanaciones radiactivas al exterior. Independientemente de la gravedad del terremoto, la catástrofe nuclear ocurrió debido a los riesgos inherentes a ese tipo de tecnología y a una grave falta de conciencia por parte de las autoridades regulatorias nucleares, la empresa operadora de la central Tokio Electric Power –TEPCO–, y el gobierno japonés.

Si bien la actividad que organizamos en Córdoba fue pensada para conmemorar lo ocurrido en Japón, hicimos especial hincapié en la preocupante situación de Embalse, cuya realidad no es lejana a aquella que se presentó en Fukushima.  Esta central nuclear, que se encuentra a sólo 129 km. de Córdoba capital,  es una planta que ya cumplió sus años de vida útil y viene presentando problemas desde hace mucho tiempo.
A pesar de todo esto, hasta el día de hoy me sorprendo al ver ciudadanos y políticos que siguen creyendo que la energía nuclear es segura y que la Central de Embalse puede funcionar por 30 años más. Sin embargo, hay algo que me deja tranquilo: cada día somos más las personas que queremos un futuro seguro, limpio y con energías renovables para nuestra provincia.

Quiero destacar a quienes decidieron tomar acción para lograr un cambio: los voluntarios. Para muchos de ellos, fue la primera vez que participaron de una actividad de Greenpeace. Sus rostros alegres contagiaron a muchos peatones, que decidieron sumar sus voces por una Córdoba No Nuclear. Y a pesar de que algunos ciudadanos comentaban que no tenían tiempo o interés, ellos seguían ahí, firmes y sin desmoralizarse. Nada puede doblegar una convicción tan fuerte cuando hay voluntad y personas que dejan de lado sus actividades cotidianas para defender una causa justa.
Quizás muchos crean que somos idealistas y que nos falta recorrer un camino demasiado largo para llegar a nuestro objetivo: el cierre definitivo de la central de Embalse. Sin embargo, y a pesar de ser conscientes sobre los obstáculos que deberemos sortear en el futuro, sabemos que lo vamos a lograr, paso a paso y con el compromiso incondicional de nuestros voluntarios.
Si vos también querés un futuro limpio, seguro, con más energías renovables y menos energía nuclear, sumate a nuestro reclamo por una #CórdobaNoNuclear haciendo click aquí

Please follow and like us:

One thought on “A 4 años de la catástrofe de Fukushima: voluntarios de Córdoba realizaron actividades para concientizar sobre los peligros de la energía nuclear”

  1. Gratificante ver las caras de los voluntarios en Córdoba, me imagino la emoción. Juntos podemos lograr cambios importantes, necesitamos estar unidos para poder hacer escuchar nuestras voces!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *