Como cada año desde hace ya cinco, los voluntarios del Equipo Local de Mar del Plata unimos fuerzas con la Fundación Reserva Natural Puerto MdP y con la Asociación Vecinalista A.V.A.T.A.R. para realizar una jornada de limpieza en nuestra querida Reserva Provincial en el marco de la campaña internacional “A Limpiar el Mundo”.

La experiencia acumulada con que ya contamos en este aspecto hizo que la actividad se concrete, una vez más, de forma muy organizada y eficiente. Mientras algunos de nosotros nos dispersamos entre los pastizales de la Reserva para recolectar residuos a mano, otros “pescaron” basura de la laguna munidos de cañas con ganchos en el extremo, logrando así llenar varias decenas de bolsas de residuos entre todos. Al final del día, el cansancio físico pasó rápidamente a un segundo plano porque todos nos encontramos súmamente satisfechos con el trabajo compartido, no sólo entre los voluntarios de nuestro equipo local, sino también con vecinos e integrantes de otras organizaciones. Nuestros nuevos compañeros en el voluntaiado fueron quienes más impactados se sintieron, como Estu e Iwan, que a continuación te cuentan cómo vivieron esta actividad:

Esta fue la primera vez que asistí a limpiar la Reserva del Puerto. Conocí la Reserva en el verano de este mismo año, junto con un amigo de Greenpeace que me acompañó cuando me uní al grupo, así que me resultó fácil orientarme y sabía que era un lugar muy lindo. Algunos compañeros se encargaron de limpiar la laguna usando cañas, y otros limpiamos entre las plantas y árboles. Encontramos una red muy grande enterrada en la arena y se armó un pequeño grupo que se ocupó de desenterrarla. Mientras, otras personas y yo, seguímos buscando más basura. Encontré muchos residuos pequeños, y si bien muchas veces la gente piensa que por tirar algo así no afecta el ambiente para nada, pude ver cómo  juntándolas una por una se iba llenando la bolsa de residuos. También nos cruzamos con personas que estaban de visita en la Reserva y que al vernos limpiando quizás se volvían más conscientes del problema y evitaban dejar más basura. Fue una experiencia muy linda porque pudimos estar en contacto con la naturaleza y unirnos como grupo para ayudar.

Estu Fernández de Landa

 

Este año, el proyecto “A Limpiar el Mundo” en la Reserva Natural del Puerto se venía postergando principalmente porque el clima frío y lluvioso no nos permitía concretarlo. Pero las cosas ideales, los milagros y la casualidad por decreto no te van a acompañar siempre, por lo que encaramos la jornada desde esta perspectiva: no se necesita depender del azar cuando hay unión, coordinación y ganas de trabajar en equipo. Y esto fue lo que se logró en último domingo en la Reserva del Puerto.

La consigna era muy simple: teníamos que sacarle a la naturaleza las cosas que ella no  había puesto allí, sino que alguna mano humana, por descuido, desidia o falta de educación, se había encargado de contaminarla. La experiencia me recordó que cuando era chico y visitaba campings veía carteles que rezaban “procura dejar este lugar mejor que como lo encontraste”. Hoy en día en las esquinas de algunos barrios los sigo viendo. Dicen: “no te pedimos que limpies, sino que no ensucies”. El resultado de esta actividad fue que el verde fue más verde aún y nosotros también pudimos dejar un mensaje, como todos los años, a orillas de la ciudad.

Iwan Romero

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *