Dos barcos de Greenpeace siguieron este viernes en Estambul (Turquía) al barco perforador Deepwater Champion, en su paso por el Bósforo de camino a Sinop, mientras desplegaron carteles con la leyenda “Basta de petróleo y energía nuclear”. Al mismo tiempo, dos activistas también mostraron carteles en Ortakoy, donde se celebraba una ceremonia para la embarcación, a la que asistió Taner Yildiz, ministro de energía. Los activistas pidieron al ministro que abandonara los planes energéticos del gobierno por ser contaminantes y riesgosos. Greenpeace exige políticas energéticas limpias y seguras, antes de que vuelvan a pasar desastres como el derrame del Golfo de México o la crisis nuclear de Japón.
Los activistas en los botes inflables siguieron al Deepwater Champion, que tiene 229 metros de largo y más de 100 de algo a lo largo del Bósforo, hasta ser detenidos por la policía marina.

Hilal Atici, quien encabeza las campañas de Greenpeace Mediterráneo, declaró: “Tuvimos dos grandes desastres en un año. Primero el derrame en México, y ahora el desastre nuclear en Japón. El gobierno no aprendió ninguna lección de estos desastres”. Ahora este peligroso barco está siendo transportado al Mar Negro, y después se va a construir una planta nuclear que será letal. La decisión política es la de fomentar aún más las energías contaminantes en Turquía, en vez de promover soluciones energéticas ecológicas. Atici agregó: “Yildiz no tiene el derecho de apostar con la vida de las personas en Turquía”.
La perforadora marina Deepwater Champion comenzará a buscar petróleo en abril en el Mar Negro y es propiedad de una empresa llamada Transocean. Transocean también era dueña de la plataforma Deepwater Horizon, que causó el derrame de petróleo en el Golfo de México el año pasado. Según el informe del gobierno de los Estados Unidos, la empresa fue tan responsable como BP por el accidente. Además, el barco fue alquilado por ExxonMobil, empresa reconocida por ser responsable de uno de los mayores derrames en Estados Unidos con el desastre de Exxon Valdez en las costas de Alaska.

El ministro de energía Taner Yildiz tiene planes para construir tres plantas nucleares y profundizar la búsqueda de petróleo. Después de firmar un contrato con Rusia para la construcción de cuatro reactores nucleares en Akkuyu, se firmó otro contrato con Japón para Sinop. Incluso antes de que se termine de controlar el desastre nuclear de Fukushima, el mundo se sorprende con la noticia de que el gobierno va a seguir adelante con su peligrosa política de energía nuclear.
Atici sigue: “El ministro hace de cuenta como si no hubiese pasado nada en Chernobyl y en el Golfo de México. Ahora se comporta como si no pasara nada en Fukushima. No podemos darnos del lujo de tener un ministro que cierre los ojos ante todos estos desastres y que le abra el país a las grandes empresas haciéndonos depender de un tipo de energía que no necesitamos, apostando con el futuro del Mar Negro y el Mediterráneo”.
Greenpeace está haciendo una campaña global en contra de las energías contaminantes como el petróleo y la energía nuclear, que constituyen grandes amenazas al planeta, mientras promueve energías seguras, limpias, renovables y eficientes para la industria y los gobiernos.

Sumate al movimiento antinuclear. Decile NO a la energía nuclear y sus resiuduos radioactivos. Hacé click aqui





Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *