Doce activistas de Greenpeace Alemania treparon ayer el edificio de la sede de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (Christlich-Demokratische Union Deutschlands, abreviado CDU) en Berlín y colgaron una bandera de 10 x 7,5 metros con la siguiente acusación: «CDU = política para las empresas de energía nuclear», más una foto en la que se la veía a la Canciller alemana (y presidenta del partido) Angela Merkel y a Juergen Grossmann, director ejecutivo de la empresa de energía nuclear RWE AG, brindando con champagne.
El propósito de la acción fue manifestar su gran desacuerdo sobre el proyecto de extender la vida útil de la energía nuclear en el país., propuesta que finalmente fue aprobada en el día de ayer. Otras organizaciones ambientalistas apoyaron el reclamo de Greenpeace, como las 2.000 personas que formaron una cadena humana en torno al edificio del Reichstag, sede del Parlameno Alemán.
Greenpeace acusó al CDU, de realizar “política clientelista”, que sólo favorece económicamente a las empresas de energía nuclear más importantes: RWE, E.on, EnBW y Vattenfall.
La CDU impulsó un proyecto de ley para extender por 12 años más los servicios de las 17 plantas nucleares de toda Alemania, que tenían programado cerrar definitivamente su actividad en el 2022 –fecha, en la que estaba previsto el “apagón nuclear” para Alemania-. Es decir, que según esta ley, las plantas nucleares funcionarán hasta el 2034.
En un informe realizado por el instituto de investigación TNS Emnid, a pedido de Greenpeace, se concluyó que sólo el 30 por ciento de los votantes de la CDU está a favor de una política de extensión del lapso pactado para ponerle fin a la energía nuclear alemana. Es evidente que la canciller Angela Merkel y el Ministro Federal de Medio Ambiente Norbert Röttgen (también perteneciente al CDU) están relacionados con los grupos nucleares no sólo por intereses enrgéticos.
«Merkel es la canciller de las empresas nucleares» sentenció Tobias Münchmeyer, el experto en energía de Greenpeace Alemania.
Por este motivo, los activistas de Greenpeace le enviaron en el día de ayer un mensaje particular a cada uno de los legisladores de la CDU, solicitándoles votar en contra del nuevo proyecto de ley que proponía extender los plazos de energía nuclear.
«Veremos si los políticos de la CDU hacen política para las personas o para las cuatro empresas de energía nuclear», señaló Münchmeyer.
La ley, finalmente fue aprobada ayer, en la Cámara Baja del Parlamento, en donde el partido tiene mayoría. El gobierno la redactó de tal manera que no fue necesario su paso por la Cámara Alta, donde están representados los 16 estados federados alemanes. La oposición ya anunció que presentará medidas legales contra el procedimiento.


Please follow and like us:

2 thoughts on “Activistas de Greenpeace Alemania reclamaron en la sede del partido demócrata para mostrar su desacuerdo con la nueva ley de energía nuclear”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *