Un grupo de activistas de Greenpeace en África usaron tres camiones volcadores para descargar cinco toneladas de carbón en la entrada de las oficinas del ente nacional de energía de Sudáfrica: Eskom Megawatt. La acción tuvo como objetivo exigirle que pare la construcción de la planta de energía de carbón de Kusile.
Además de bloquear la entrada, los activistas también desplegaron carteles con el pedido hacia Eskom. Esta acción expone el verdadero costo de la adicción de la empresa al carbón: la destrucción ambiental, la contaminación de valiosos recursos de agua y la destrucción de la salud y el bienestar de la gente.
“En vez de llevar a Sudáfrica a un futuro de energías contaminantes invirtiendo en Kusile, Eskom debería invertir en la gente y en los trabajos ecológicos”, declaró Melita Steele, miembro de la campaña de clima y energía de Greenpeace África.
“Al día de hoy, las inversiones de Eskom en energías renovables se limitan a pequeños proyectos de 100 MW de viento y 100 MW de energía solar. Esto ilustra la falta de compromiso para alcanzar un futuro sustentable para Sudáfrica”.

Si se termina, la planta de carbón de Kusile será una de las mayores plantas de energía de carbón en el mundo, con 4.800 MW de producción contaminante, usando 17 millones de toneladas de carbón por año.
El último informe de Greenpeace África ‘The Advanced Energy [R]evolution‘ (en inglés) demuestra que no necesitamos la construcción de Kusile. En cambio, Sudáfrica debería apuntar a un futuro de energías renovables y seguras. Para el 2030, el 50% de la electricidad debería provenir de fuentes renovables; esto no sólo ayudaría a evitar el catastrófico cambio climático, sino que también podría crear 150.000 puestos de trabajo en los próximos 20 años.

“Greenpeace intentó conversar con Eskom varias veces sobre su adicción al carbón y la energía nuclear. Sin embargo, la empresa no mostró signos de querer cambiar su accionar. Greenpeace hace un llamamiento público para que Eskom deje de contaminar, dado que juega un papel clave en el futuro energético del país y debería encabezar el viaje hacia un futuro más limpio. “Los ciudadanos de Sudáfrica ya no pueden seguir pagando el precio de la adicción de Eskom al carbón”, concluyó Steele.


Please follow and like us:

One thought on “Activistas de Greenpeace África exigen a la empresa Eskom que deje su adicción al carbón”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *