Cuatro activistas de Greenpeace México subieron ayer a la plataforma de perforación de aguas profundas PetroRig III (o Centenario), a 100 km de la costa de Veracruz, y durante cuatro horas desplegaron carteles con los mensajes “Petróleo = cambio climático” y “Go beyond oil!” para pedir a los líderes mundiales que en la cumbre del clima de Cancún apuesten por un sistema energético que abandone la dependencia del petróleo.

Después de escalar más de 20 metros de altura, los activistas denunciaron, de esta manera, la incongruencia del discurso del gobierno mexicano, que constantemente afirma que busca dar una lucha contundente contra el cambio climático, y la realidad que su política energética.  Más aún, siendo México el país que el 29 de noviembre será sede de la décimo sexta conferencia de Naciones Unidas sobre cambio climático (COP 16), que tendrá lugar en Cancún.

“La exploración de petróleo en las aguas profundas del Golfo de México es un riesgo innecesario que aumentará la responsabilidad de México en el problema del cambio climático. Peor aún, si tales exploraciones llegaran a encontrar petróleo, la extracción en aguas profundas distraerá aún más la atención de las soluciones reales al cambio climático, como lo son las fuentes de energías renovables, limpias y sustentables así como las medidas obligatorias de eficiencia energética”, señaló Gustavo Ampugnani, coordinador de la campaña de clima y energía de  Greenpeace México.

La PetroRig III, renombrada Centenario, es una plataforma petrolera semisumergible diseñada para perforar en aguas ultra profundas (hasta 2,134 metros), y fue contratada por Petróleos Mexicanos para operar en aguas profundas desde julio de 2010 hasta julio de 2015; el alquiler de esta instalación cuesta diariamente 495 mil dólares.

“México debe ir más allá de ser sede de la próxima conferencia, debe tener la calidad moral para organizarla. Estas plataformas simbolizan un futuro adverso para el clima y los ecosistemas marinos del golfo, además de que son la prueba de la contradicción que existe entre un discurso gubernamental que se rasga la vestiduras por el cambio climático y una realidad irrefutable: al gobierno de México le interesa más el petróleo que detener el cambio climático”, declaró Alejandro Olivera, coordinador de la campaña de océanos de Greenpeace México, a bordo del barco Arctic Sunrise.

Para que el mundo detenga sus dependencia del petróleo Greenpeace exige:

  • -La prohibición de nuevas perforaciones en alta mar y la exploración de otras fuentes no convencionales de petróleo de altos riesgo y coste.
  • -Eliminación gradual de las perforaciones de petróleo existentes.
  • -Que las empresas petroleras estén completamente aseguradas para cubrir sus responsabilidades en caso de vertidos y accidentes.
  • -La cancelación de los subsidios a los combustibles fósiles.
  • -Leyes fuertes y políticas que promuevan una [R]evolución Energética basada en las  energías limpias así como en la eficiencia energética.



Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *