San Pablo, Brasil 07 de junio 2012 – Greenpeace Internacional dio a conocer un informe sobre la empresa JBS, la mayor compañía mundial de carne, con nuevas pruebas que vinculan sus negocios con la deforestación en el Amazonas. La expansión de la ganadería es la principal causa de la deforestación en la selva brasilera.

Ante los resultados de la investigación, siete clientes internacionales de cueros y carnes de JBS, Adidas, Ikea, Clarks, Princes, Sainsbury´s , Asda y el Grupo de Alimentos Sligro, reaccionaron rápidamente y cancelaron sus contratos con el gigante de la carne.

"El mercado internacional no está interesado en comprar a costa de la destrucción del Amazonas. Estas cancelaciones de contratos muestran claramente que si JBS no modifica su cadena de suministro, la compañía seguirá perdiendo negocios ", declaró Annette Cotter, miembro de la campaña de Bosques de Greenpeace Internacional.
"Hasta que la JBS demuestre claramente que está implementando el Acuerdo de Ganado que firmó en el año 2009, otros consumidores también deberían eliminar a la empresa de su cadena de suministro", agregó Cotter.

En el 2009, los principales mataderos brasileños, incluyendo la JBS, se comprometieron a garantizar que quitarían de sus cadenas productivas a aquellas granjas que incurrieran en prácticas de deforestación. Casi tres años después, poco se ha hecho por la industria.

En particular, la JBS – la empresa con mayor participación en el mercado – ha estado negándose sistemáticamente a cumplir con los criterios mínimos para evitar que el ganado alimentado en tierras deforestadas o actividades ilegales entre en su cadena de suministro.

La investigación comparó las condiciones y normas establecidas en el Acuerdo de Ganado con las declaraciones y acciones de JBS y con la investigación de campo realizada por Greenpeace Brasil en los últimos 18 meses. El resultado fue claro: JBS falló en todos los aspectos.

"La expansión de la ganadería es la principal causa de la deforestación en el Amazonas. JBS, en tanto es la mayor empresa de carne del mundo, tiene la responsabilidad y la capacidad de liderar la industria ", declaró Cotter. "A pesar de haber asistido a innumerables reuniones con Greenpeace, las acciones de JBS no se corresponden con sus promesas, que en la práctica aún está muy lejos de la aplicación del Acuerdo de Ganado."

Greenpeace reclama a JBS que aplique plenamente los criterios mínimos del Acuerdo de Ganado y ponga fin inmediatamente a todas las relaciones con granjas que tengan vínculos probados con la destrucción del Amazonas.

Pero la acción de la industria por sí sola no es suficiente. Es necesario que las decisiones responsables que tomen los líderes del mercado también sean acompañadas por un marco jurídico por parte del gobierno para proteger los bosques de Brasil.

Para leer (en inglés) la investigación que demuestra los vínculos de JBS con la destrucción del Amazonas, hacé click aquí.

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *