A raiz de los acontecimientos producidos la semana pasada con la serie de actividades realizadas por Greenpeace como parte de la campaña de clima, el informe periodístico semanal sobre medio ambiente «Ambiente y medio» incluyó en su edición número 220 (página 2) una nota denominada «La solicitada de Greenpeace desató un clima turbio» escrita por Sergio Federovisky. Aquí la reproducimos (las negritas son nuestras):
La solicitada que Greenpeace publicó en The Washington Post para denunciar el contrasentido de construir una planta energética alimentada a carbón en el momento en que la presidenta Cristina pisaba suelo estadounidense, fue analizada desde algunos pocos ángulos y todos asociados al sensacionalismo o el fanatismo.
La prensa oficialista o sus adláteres de ese bochorno periodístico llamado 6,7,8 en el que sólo participan aquellos que no tienen ninguna crítica –siquiera constructiva- respecto del gobierno, lógicamente la condenaron y la tomaron, como hacen con todo, como una muestra más de “la máquina de impedir”. Lógicamente, desde la mente achicada por exceso de obediencia es muy sencillo concluir que Greenpeace y Clarín se confabularon esta vez para ejercer una actividad destituyente, como es la de señalar públicamente un error ambiental grosero del gobierno.
Como muchos de los que se sientan a esa mesa así como otros que escriben en medios hiperoficialistas han perdido todo criterio periodístico, no son capaces de confrontar otra idea que no sea la propia y sueñan con que todos los que señalan alguna diferencia son como Clarín y lo hacen para obstaculizar la revolución progresista que está en marcha. Si no fuera de este modo, podrían haberse preguntado –como de hecho hace el mundo profesional y criterioso- si no hay otras formas de producir energía que no sean una central térmica que utilizará un combustible y una tecnología propia de la mitad del siglo pasado contraindicada para cualquier emprendimiento energético que se efectúe en tiempos de cambio climático.

Hay quienes también instalaron su crítica alrededor de por qué Greenpeace gastó setenta mil dólares en una solicitada en un medio extranjero, aunque eso hace al aspecto más banal y anecdótico del episodio: cuando Greenpeace puso en bolas a una chica frente a los líderes de Europa para protestar por un hecho políticamente más correcto como Botnia, nadie se preguntó cuánto habían gastado en pasaje y alojamiento. Del lado del periodismo opositor (parece mentira que ya nadie ejerza periodismo a secas en la Argentina) el énfasis estuvo instalado en indicar el malestar que la solicitada provocó en las huestes oficialistas, especialmente en el embajador en Estados Unidos, Héctor Timerman, a quien se le escapó una tortuga renga.
Conviene sin embargo hacer un ejercicio elemental, tal como es el de analizar el texto de la solicitada y evaluar si el gobierno debe corregir algún rumbo en ese aspecto: resulta casi estúpido suponer que porque se defienden correctamente los derechos humanos, no se puede criticar una política energética que atrasa cincuenta años. En el texto publicado, titulado “Don’t cry for me, Patagonia”, se sostiene que “una mujer con visión de largo plazo no pondría en riesgo los glaciares y las reservas de agua de la Argentina”. Recordemos que es la misma mujer que, a instancias del lobby de Barrick y las demás mineras multinacionales con la anuencia del genuflexo Daniel Filmus, vetó la ley de glaciares, tema del que los progresistas ex periodistas de 6,7,8 jamás se han ocupado.
El carbón de Río Turbio será la peor contribución al cambio climático, señala la solicitada, que con criterio, indica a la presidenta que “invirtiendo en empleos verdes y promoviendo la energía eólica en la Patagonia, su administración tiene la oportunidad de generar un suministro eléctrico limpio, eficiente, moderno y descentralizado”.

Greenpeace Argentina exige al Gobierno Nacional que abandone la construcción de la central térmica de Río Turbio. Exigile vos también a Cristina que abandone el carbón y desarrolle la energía eólica. Completa el formulario y enviale tu reclamo. hacé click aquí.






Please follow and like us:

4 thoughts on “Ambiente y Medio: "La solicitada de Greenpeace generó un clima turbio"”

  1. Este gobierno K tiene delirio de persecución y arremete contra los medios de INFORMACIÓN: Clarín y GreenPeace que lo único que hace es transmitir noticias al pueblo Argentino sobre las verdades turbias que la presidenta, sus súbditos y el Jefe de Gobierno porteño no quieren que salgan a la luz los pésimos desempeños de sus funciones.
    Yo, como ciudadana argentina, me hago cargo de lo que diré: Ojalá que los Argentinos no peronistas, votemos x un cambio gubernamental en el 2011, x que esto YA NO DA PARA MÁS y que se vaya este gobierno Korrupto, montonero y manipulador en todo sentido.
    MJ
    ;K

  2. Cómo cambio greenpeace argentina!! ahora utilizan la gran pelea mediática para alcanzar pequeños logros… eso es pan para hoy y hambre para mañana. Se han vuelto ferrios opositores, cuando antes sus denuncias tenían nombres de empresas, antes sus denuncias eran claras, ahora están envueltas en un halo de amarga condescendencia con aquellos medios que nunca publicaban sus acciones… Ya no lo recuerdan? «Activistas desatan un caos en la ciudad» para citar un ejemplo… Ahora estos mismo medios los están utilizando…
    Se escaparon de su linea independiente, para acomodarse bajo una bandera engañosa. Me da muchísima pena, porque lo que denuncian es cierto, EXISTEN OTRAS FORMAS DE PRODUCIR ENERGÍA que son mas ambientalmente sostenibles. Y eso es lo que tiene que destacar en sus denuncias y sobretodo sus PROYECTOS que se que los tienen, muestren alternativas, no se monten en este desesperado salvatage a una oposición que siempre fue vacía y sin un proyecto claro, ni hablar en lo ambiental. Aprovechemos este aire nuevo, la cumbre en Bolivia es un ejemplo…
    Nunca pensé que esto sería verdad pero aquí estamos frente a la agonía de las utopías…

  3. Querido Greenpeace:
    Me encanta su lavor, en el futoro quisiera poder unirme a su agrupacion ya que yo soy una persona que se preocupa mucho por la naturaleza y el mundo, por hacer esto me e llegado a pelear con mis amigos… pero haria todo por salvar al mundo
    atte: Catalina Gutierrez

  4. Atte. Greenpeace / Atte. Laura Colombo.
    Siendo que he participado activamente con Uds. suscribiendome a los pedidos a nuestra Sra.Presidenta del NO a la ley de Glaciares, siendo que tampoco soy del oficialismo sin que medie una critica por lo que esta MAL, tampoco comparto la opinion de Uds, de que las criticas a dicha solicitado tengan solo que ver con el ambito oficialista, o es que el MEDIO ( en este caso el Washington Post), justifica el FIN por el que todos estamos de acuerdo.?
    Creo a mi entender que si se publica un aviso, a pagina completa, en un diario como el Washington Post, que no se caracteriza por su posiciones muy progresistas que digamos, y menos historicamente con Argentina, que ademas representa a un medio de un pais que Uds. bien saben se manejan por «intereses nacionales» como su diplomacia lo hace saber y no por conciencia ecologica, y sumandole a esto, que es HOY este pais el que esta a la cabeza junto con China, de emisiones de CO2, me parece que no es el lugar adecuado para que defendamos nuestros derechos a los recursos naturales que todos queremos proteger en Argentina. No quiero MEDIOS (en este caso informativos americanos) que tengan la posibilidad de participar del debate, cuando historicamente han estado en la vereda opuesta, defendiendo «sus» propios intereses. Hay otros medios o lugares para que defendamos lo nuestro.
    Sin mas, los saluda atte.
    Arq. Fernando Albar-Diaz
    PD:lamento recien haber podido hoy descubrir el link, siendo que estaba buscando justamente informacion para concurrir a la marcha de hoy 28 de octubre por, la aprobacion de la Ley de Glaciares por parte del Senado. Pero en su momento no encontre la forma de hacerles llegar lo anteriormente dicho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *