Foto: ©Greenpeace/Alexandre Cappi

Después intensas protestas repartidas por todo Brasil contra el aumento de las tarifas del transporte público y tras la respuesta violenta de las fuerzas policiales para reprimir a los manifestantes, las ciudades de San Pablo y Río de Janeiro escucharon la voz del pueblo. A partir del próximo lunes las tarifas del transporte volverán a los precios anteriores. Pero está claro que el precio del transporte era un tema menor. La gente reclamó su espacio en las decisiones públicas. Y en esta nota Leandro Medeiros, Coordinador de Comunicaciones de Greenpeace Brasil, nos cuenta lo que significa este día:
«Los brasileños finalmente se han despertado. ¿Suena demasiado optimista? Puede ser. Pero sin duda, este es un día para recordar. Esas personas que solían ver cambios importantes inertes en su país, finalmente decidieron mostrar su derecho a estar en desacuerdo con las decisiones del gobierno.
Después de grandes protestas a las cuales se sumaron miles de personas en las calles, San Pablo y Río de Janeiro, dos de las principales capitales brasileñas, anunciaron una reducción en las tarifas de transporte público.
El aumento de 20 centavos en el costo del transporte había sido la última gota en rebalsar el vaso. Generó que se expresara el descontento general del pueblo para con servicios públicos como el sistema de salud, educación, etc. En el fondo, la gente quería demostrar que es un actor relevante en el proceso político.
Greenpeace es una organización que utiliza las protestas pacíficas para ejercer presión sobre gobiernos y corporaciones, como modo de reclamar un cambio de comportamiento. Después que saber que la policía reprimió violentamente a los manifestantes decidimos unirnos a las personas que defendían su derecho a la libertad de protesta.

Así que participamos en la quinta gran protesta, que tuvo lugar en Sao Paulo el lunes pasado. En el mismo día, hubo disturbios en todo el país. Nuestra participación fue muy discreta y sin bandera. Sólo queríamos sentirnos parte de la multitud y ayudar a aumentar el número de la gente que pedía por un transporte mejor. Al final, todos somos ciudadanos cansados de pasar horas en el tráfico todos los días.
Durante décadas, Brasil ha estado estimulando una movilidad basada en los autos. Eso explica parte del caos urbano en las principales ciudades brasileñas. Hoy en día, los políticos brasileños se comprometieron a iniciar un debate público sobre el sistema de transporte.
Mejor tarde que nunca. Todos somos conscientes de que un transporte público eficiente y de alta calidad es la manera de garantizar el correcto ir y venir y reducir las emisiones de efecto invernadero urbanas. Las tarifas son sólo parte menor en esta discusión. Esperemos que los veinte centavos sean el comienzo de un gran debate sobre el futuro que se quiere para nuestras ciudades».
Greenpeace Brasil está llevando adelante una campaña por la movilidad sostenible. Considera que ciudades con más de 20.000 habitantes deberían elaborar de manera participativa planes de movilidad urbana, que necesitan para asegurar el acceso universal y la accesibilidad, priorizando el transporte no motorizado (peatonal y ciclista) y el transporte público.





 

Please follow and like us:

One thought on “Brasil escuchó la voz del pueblo que reclamó su espacio en las decisiones públicas.”

  1. Bien por Brasil! Es muy bueno que sean concientes de la dimensión que tienen 20 centavos por persona en toda inversión pública, lo que significa. Y asi, darle VALOR al bolsillo del pueblo, que se gana lo que tiene con esfuerzo y trabajo. Se tiene que hacer valorar el dinero del pueblo, porque es muy grande la inversión que se hace entre todos los ciudadanos destinada a el transporte, educación, salud, etc.. y no viene mal refrescarselo a nuestros gobernantes!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *