Uno de los miembros del equipo web de Greenpeace Reino Unido publicó hoy en su blog una nota de opinión retomando el debate sobre los intereses detrás de las empresas que continúan creado una industria de la desinformación en torno a la ciencia del cambio climático, esta vez, en plena víspera a elecciones parlamentarias en Estados Unidos. La compartimos con ustedes:
En noviembre, los ciudadanos de Estados Unidos tendrán la oportunidad de renovar por completo la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. Sin embargo, también será un momento en el que seremos testigos cómo la intervención política y los intereses de las petroleras van de la mano. Tanto BP (British Petroleum) como otras empresas europeas están siendo cómplices en la financiación de candidatos y campañas en contra el control de emisiones de gases de efecto invernadero.
Un informe publicado hoy por la Red Acción Climática de Europa revela que casi el 80% de los fondos de este grupo de compañías europeas ha ido a parar a candidatos que niegan el cambio climático.
Sin embargo, detrás de estos números hay una historia mucho más oscura:estas empresas europeas argumentan en contra de futuros límites a las emisiones de carbono en la Unión Europea diciendo que necesitan que E.E.U.U. realice el cambio primero, algo que paradójicamente obstruyen, porque están realizando una campaña muy activa para que no se concrete
Un miembro de estos grupos, declaró: “En ausencia de un acuerdo internacional que asegure una acción igualmente fuerte en materia de reducción de emisiones por parte de economías de diferentes países, el aumento adicional para la Unión Europea del 20 por ciento sería prematuro e incluso contraproducente.”
Pero es contradictorio que afirmen eso cuando, al mismo tiempo, están realizando un fuerte lobby para que “las economías de diferentes países” no reduzcan sus emisiones.
Para quienes han estado siguiendo los movimientos oscuros de empresas como BP, nada de esto puede sorprender. Incluso Arnold Schwarzenegger, puso fin a sus relaciones con las empresas petroleras.
Schwarzenegger se encerró en una batalla con los lobbystas en California que trataron de suspender su proyecto de ley de emisiones de carbono, bajo la falsa bandera de la creación de nuevos puestos de trabajo. Respondió enfurecido:
“¿Realmente creen que estas empresas, sólo por la bondad de sus aceitosos corazones negros, van a gastar millones y millones de dólares para proteger el empleo? Señores y señoras, no se trata de puestos de trabajo. Se trata de su capacidad para contaminar y por lo tanto, de su idoneidad para proteger sus ganancias
Y tiene razón, los estudios muestran que la industria de las energías limpias crea de tres a siete más puestos de trabajo por unidad de energía que la industria de combustibles fósiles, como el petróleo.
Si estas empresas británicas y europeas continúan ejerciendo fuertes presiones en los E.E.U.U. contra la implementación de leyes climáticas, se pueden imaginar lo que están haciendo aquí, en su propio continente.


Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *