vela_blog
El pasado 12 de septiembre un millón de litros de solución cianurada enriquecida fueron vertidos en la zona de la mina Veladero, en el departamento de Iglesia, provincia de San Juan, poniendo en riesgo la salud de la población y del medio ambiente. Por la filtración ocurrida tendrá que hacerse cargo la empresa Barrick Gold; pero por el hecho de que esta compañía siga operando en una zona protegida por la Ley de Glaciares, ¿quién? A continuación, Gonzalo Strano, Coordinador de la Campaña de Glaciares, te explica el estado actual del cumplimiento de la ley que protege los glaciares de nuestro país:
Por Gonzalo Strano
A exactamente cinco años de que Argentina se convirtiera en el primer país del mundo en sancionar una ley de protección de glaciares, se explota oro a cielo abierto en el emprendimiento Veladero, ubicado dentro de la Reserva de Biósfera de San Guillermo en San Juan, básicamente porque la normativa no se está cumpliendo.
Para entender mejor la gravedad de la situación, retrocedamos en el tiempo: en septiembre de 2010 se aprobó la ley 26.639 de “Régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglacial”. En la norma se consideró a los glaciares como recursos naturales estratégicos y se establecieron los presupuestos mínimos para su conservación, que implican, por ejemplo, la elaboración de un inventario nacional de glaciares y ambiente periglacial, la prohibición de actividades tales como la minería y la explotación hidrocarburífera sobre éstos y en su ambiente, y la realización de auditorías ambientales a los proyectos industriales en ejecución. Además, según indica el artículo 15 de la ley, las áreas donde se ubican los proyectos en ejecución deben ser consideradas prioritarias. El inventario debió comenzarse allí de “manera inmediata”.
Pero hecha la ley, hecha la trampa: la falta de reglamentación de este artículo permitió que esas “zonas prioritarias” nunca se identificaran. Esto hizo que en el emprendimiento Veladero de Barrick Gold se pudiera seguir explotando oro a cielo abierto sobre glaciares y ambiente periglaciar; y generara, entre otros impactos, que un millón de litros de agua cianurada fueran vertidos al ambiente.
El Gobierno de San Juan hizo todo lo posible para que la ley nacional no se aplique, y bajo el consentimiento de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS), su órgano de aplicación, lo consiguió. Los inventarios realizados en base a leyes provinciales sólo facilitan el accionar de las mineras y dejan sin protección a los últimos reservorios de agua dulce de nuestra cordillera. Así las cosas, cumplido el plazo para elaborar los inventarios, en el sitio web donde deberían estar publicados sólo aparecen los resultados de lo hecho en Mendoza, donde -oh, casualidad- no hay minería de oro a cielo abierto sobre glaciares.
Según datos que del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA), organismo responsable de la confección del inventario, Sudamérica tiene cerca de 25.500 km2 cubiertos por glaciares. Un 75 por ciento del área total está ubicada en Chile, y nuestro país ocupa el segundo puesto con cerca del 15 por ciento del área total, lo que lo convierte en uno de los escasos lugares en el mundo con miles de kilómetros cuadrados de glaciares. Y también, es uno de los pocos en los que una ley nacional sancionada hace ya cinco años se escurre como el millón de litros de agua cianurada en Veladero.  

Please follow and like us:

One thought on “CINCO AÑOS DE LA LEY DE GLACIARES: "HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA"”

  1. La naturaleza es buena, generosa y pródiga en belleza. El hombre, en su codicia, la destruye sin piedad y sin pensar en el daño que deja como herencia, para que lo sufran sus nietos y su descendencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *