«Juntarse para mejorar el planeta» es el título de una nota publicada en el diario La Nación el domingo pasado que explora la idea que sostiene que «la unión hace la fuerza». Este concepto hoy es una realidad cada vez más fuerte y se evidencia a nivel social en distintos comportamiento que generan resultados para modificar el mundo en el que vivimos. De hecho, el éxito de las campañas de Greenpeace está basado en el apoyo de personas que sumadas a una misma causa, reclaman, presionan y logran cambiar comportamientos de empresas y gobiernos cuyas decisiones afectan y dañan al medioambiente. Hoy queremos compartir este interesante y esperanzador artículo con ustedes:

Juntarse para mejorar el planeta


Ya se sabe: la unión hace la fuerza. Y en causas ambientalistas también. Votos en las redes sociales, maifestaciones, recolecciones de firmas… Todo ayuda
Por Valentina Ruderman
LA NACION
Foto: Cereceda

El grupo de amigos que protagoniza el clásico de los años 80, Los Goonies, decide escaparse para buscar un tesoro que puede salvar el bolsillo del padre de Mickey, así como en Toy Story 3 los juguetes se organizan para huir de la guardería y volver con su dueño. Si algo dejaron las mejores películas para chicos es la idea de que juntos se consiguen mejores resultados que separados. En el mundo de los adultos el problema es que, aunque muchas veces un impacto negativo se genere entre todos, no se soluciona entre todos. En muchos casos, no se conocen siquiera las consecuencias de las acciones negativas. Se sabe, por ejemplo, que tirar un papel en la calle contamina pero no que mandar un e-mail también representa un impacto.
Actividades que casi la totalidad de la población realiza por día en su computadora, también emiten gases con efecto invernadero a la atmósfera. Según la Agencia para el Medio Ambiente y el Control de la Energía (Ademe, por sus siglas en francés), una persona que recibe 58 mails por día y envía 33 genera 136 kilos de emisiones de carbono por año. No es mucho, teniendo en cuenta que la dieta de una persona promedio sube a 2920 kilos, según Carbon Fund, organización especializada en compensaciones de carbono, pero es significativo.
En la sección Medio Ambiente del diario británico The Guardian se estima que la cantidad de energía que necesitarán las redes de telecomunicación en 2020 para conectar a sus usuarios y almacenar la información será aún mayor que si se sumara la electricidad usada en Francia, Alemania, Canadá y Brasil.
Según un informe de la Organización Meteorológica Mundial, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera, son las más altas desde el comienzo de la industria en 1750. El mismo reporte detalla que la Argentina emitió 174 toneladas métricas de este gas en 2010, un número que resulta casi insignificante frente a las 5596 emitidas por Estados Unidos.



Uno de los movimientos más memorables por su rápida efectividad fue Step it up el 3 de noviembre de 2007, cuando ciudadanos de Estados Unidos se reunieron en 1400 sitios icónicos para expresar su intención de frenar el cambio climático. Pocos días después, el presidente Barack Obama prometió trabajar para disminuir las emisiones de carbono en un 80% para 2050.
En la Argentina, Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Greenpeace para lograr la sanción de la ley de bosques, afirmó en el sitio de la ONG que la reglamentación de la ley fue una victoria de la gente, al haberse juntado cerca de un millón y medio de firmas para evitar la degradación de los bosques nativos y preservar las tierras. Los llamados e-mails enviados directamente a la Casa Rosada tuvieron un papel fundamental para que se aplique una vez sancionada.
A nivel global, Greenpeace también estuvo a cargo de una campaña en Facebook para incitar a la red social a que reemplace el carbón por energías renovables para abastecer su centro de datos en Oregon, Estados Unidos. Y 700.000 usuarios se hicieron fans de la página Facebook: no al carbón y lograron que su CEO, Mark Zuckerberg, prometa abandonar las energías sucias e impulsar a otras empresas de servicios informáticos, como Twitter y Apple, a tomar el mismo camino.
Ciudadanos de Gran Bretaña también se unieron en una campaña espontánea en junio pasado, compartiendo y repudiando un video en YouTube que mostraba cómo se maltrataba a un elefante en un circo local. La respuesta masiva llamó la atención del gobierno, que prohibió la presencia de animales en este tipo de espectáculos. Los miembros del Parlamento calificaron el triunfo como un hecho histórico para la protección y el bienestar de los animales.
Más allá del impacto de Internet, el espacio virtual se volvió fundamental para la organización de la ciudadanía dispuesta a incentivar el control de las emisiones de gases efecto invernadero y el impacto en la naturaleza, tanto en las actividades económicas como recreativas.

AGENDA DE BOLSILLO

-Aportar en las campañas de organizaciones no gubernamentales, desde trabajo voluntario hasta dinero, y prestar atención a los cambios cotidianos.

-Seguir las propuestas verdes en Twitter y Facebook. Es una forma de que ganen notoriedad.

-Organizarse en el barrio o el edificio puede ser un primer paso para proyectos a gran escala. Una inquietud de una zona puede ser común en el resto.

-Seguir los proyectos que se lanzan y exigir que se cumplan una vez sancionados.

-Apoyar a las empresas que están cambiando sus hábitos de producción por otros más ecológicos.
Más datos:
-Step it up: http://stepitup2007.org
-Organización Meteorológica Mundial: http://www.wmo.int/pages/index_es.html
-Facebook: Unfriend Coal www.facebook.com/unfriendcoal
-Greenpeace Argentina: www.greenpeace.org.ar
-Carbon Fund: http://www.carbonfund.org

Please follow and like us:

2 thoughts on “Ciudadanía, activismo y el poder de la acción conjunta para cambiar el mundo”

  1. Estimadas personas a todos les comento un sentir muy profundo, da la impresión que los seres humanos no son todos tan humanos, como permitimos que se nos contamine el aire, el agua, los suelos, que pasa ?……. acaso aquellos que practican el daño por «sus intereses económicos» serán HUMANOS? ( lo dejo a vuestro criterio, aunque parezca ridículo, pero realmente serán HUMANOS ?).
    Siento un profundo respeto por vuestro movimiento, por cada uno de vuestro compromiso para con nuestra Biodiversidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *