Hace 4 años, la catástrofe de Fukushima dejó en evidencia la urgente necesidad de abandonar el uso de energía nuclear e impulsar el desarrollo de fuentes energéticas renovables. Sin embargo, muchos países (incluyendo Argentina) siguen ignorando esta situación y permanecen atrapados en políticas energéticas del siglo pasado. Shaun Burnie, experto en energía nuclear e integrante de Greenpeace, explica en la siguiente nota de opinión, publicada en el sitio Infobae.com, por qué el gobierno argentino no sólo ha ignorado las lecciones de Fukushima, sino también el fracaso de su propio plan nuclear.
Por Shaun Burnie

En el cuarto aniversario del terremoto, tsunami y desastre nuclear que impactaron en Japón el 11 de marzo de 2011, el desastre de la central de Fukushima continúa. Todos los días sustancias radioactivas se filtran en el Océano Pacífico, existen más de 75 mil lugares en la región que almacenan residuos nucleares y aun se desconoce la ubicación exacta de los tres núcleos de reactores que se fundieron.

Incluso el primer Ministro Shinzō Abe, conocido por su política pro nuclear, se manifestó recientemente: «Hay una montaña de problemas, entre ellos el agua contaminada, la clausura, la indemnización y la contaminación. Cuando pienso en las víctimas que aún viven en condiciones difíciles de evacuación, no creo que podamos usar la palabra «controlada», para describir la planta de Fukushima».

Una de las consecuencias del accidente nuclear de Fukushima es el apagón de los 48 reactores nucleares restantes. Durante 18 meses, no se generó un kilovatio de electricidad en Japón – pero no ha habido cortes de energía o apagones. El pueblo de Japón, que en su mayoría se opone a cualquier reinicio de actividad de los reactores, se resiste a los esfuerzos del Gobierno que pretende poner el reactor en funcionamiento. Por el contrario, crece la demanda de energías renovables – desde 2013 se instalaron más de 600.000 sistemas domésticos de energía solar, colocando a Japón en segundo lugar, detrás de China. Las empresas nucleares en Japón, al igual que en otros lugares del mundo, están en crisis debido a la oposición pública, aumento de los costos y la pérdida frente al negocio de las energías renovables.

Al mismo tiempo, algunos pocos países continúan ignorando las lecciones de Fukushima y permanecen atrapados en políticas energéticas del siglo pasado.

Desafortunadamente, el Gobierno argentino es uno de ellos, con una visión quebrada del futuro energético.

Luego de años de negociaciones, firmaron un acuerdo para la construcción de un reactor Candu 6 de 800 MW para Atucha II; la construcción durará ocho años. Nucleoeléctrica Argentina, titular de los derechos de la tecnología Candú, será quien lleve adelante el diseño, ingeniería, construcción y operación del nuevo reactor, con tecnología nuclear y combustible provistos por China.

Los reactores Candu fueron originariamente diseñados por la AECL, la agencia de energía nuclear de Canadá, con expertos de China, Corea del Sur, Argentina y Rumania pagados con los impuestos de los canadienses. Pero el desastre financiero en que resultó el diseño del reactor, llevó a la Agencia a transferir los derechos de la tecnología. Ese diseño de un reactor nuclear canadiense inseguro de la década de 1970, es el que hoy es construido en Argentina con la asistencia de China.

El Gobierno argentino no sólo ha ignorado las lecciones de Fukushima, sino que ha ignorado el fracaso de su propio plan nuclear. Después de cincuenta años, sólo están operando tres reactores.

Atucha II, conectada a la red en 2014, llevó 33 años de construcción, para una capacidad de 0.745 gigavatios. En comparación, Japón instaló 2,4 gigavatios de energía solar fotovoltaica en los tres meses entre julio y octubre 2014.

Embalse, la segunda central argentina –también con reactor Candu- va a requerir grandes reparaciones que incluyen la sustitución de los cientos de tubos de presión altamente radiactivos, si pretende seguir operando. A decir verdad, la «reconstrucción» de un reactor lleva años y enormes costos

Mientras la asociación estratégica con China puede ser importante para el marketing global de energía nuclear, todos los indicadores muestran que el futuro no está en la energía nuclear sino en las renovables. Mientras China expande su programa nuclear, instaló 26 GW de energía eólica y solar en 2013, y 2.2 GW de nuclear. El gobierno de Argentina parece tener mucho en común con el primer Ministro japonés, Abe, comprometido con un plan nuclear que no tiene sentido, que fracasará en la provisión de energía y no ayudará en la reducción de emisiones que exige el desafío climático.

Con otra visión de futuro, la canciller Angela Merkel pidió esta semana, en su visita a Japón, adoptar el camino elegido por Alemania luego del desastre nuclear de Fukushima; una transición hacia energías renovables y el fin de la energía nuclear. Este mensaje también debe ser escuchado en Buenos Aires.

¿Qué opinás sobre el uso de energía nuclear? Dejá tu comentario abajo.

Please follow and like us:

6 thoughts on “Columna de Opinión: "Argentina ignora la lección atómica de Fukushima"”

  1. Se puede ser tan poco visionario, q esperamos q todos salga mas q mal.Debemos de bregar por la energia renovable para vivir mas seguros todos.O sera q todo ronda sobre arreglos economicos?

  2. LAS CENTRALES ELÉCTRICAS NUCLEARES SON UN VERDADERO PELIGRO…SON ALGO ASÍ COMO UNA BOMBA DE TIEMPO…NOSOTROS CON TODO EL VIENTO QUE TENEMOS EN EL SUR TENDRÍAMOS QUE TENER MAS ENERGÍA EÓLICA ….

  3. Desgraciadamente, Esta gente que esta en el gobierno actual, esta llevando a la Argentina a la bancarrota y como si fuera poco nada mas o nada menos que el brutal proyecto de instalar otra central nuclear. Es tanto la enfermedad que tiene esta gente por el poder y el dinero, que ni siquiera mide las nefastas consecuencias. Los cambios climaticos y los desastres naturales ya se estan sucediendo cada vez mas. Sin embargo, los politicos siguen insistiendo en sus deseos desesperados por tener dinero a toda costa, caiga quien caiga, destruyendo todo lo que tiene que ver con la maravillosa vida que existe en este planeta. Son «carronieros» con aspecto de «personas». En la Argentina hay energias renovables como la eolica y solar en cantidad necesaria para abastecer mas que suficiente a todo el pais.

  4. En que cabeza cabe pretender construir centrales nucleares cuando aun están frescos los desastres catastróficos de Chernovyl y sus posteriores consecuencias traumaticas. Tampoco soy amigo de las energías térmicas en las cuales el combustible es el petróleo o el carbón que contaminan terriblemente el medio ambiente. Nuestro hermoso país cuenta en el sur con kilómetros de costas en las cuales se puede generar energía eléctrica a base de generadores eólicos que no contaminan el medio ambiente y para más y mejor, el viento que sopla constantemente en el sur, es nuestro mejor aliado y no contamina.

  5. YO ESTOY DE ACUERDO TOTALMENTE CON ESTE ARTICULO , PERO PREGUNTO ALGUIEN LE ACERCO AL PRESIDENTE ACTUAL , ESTA INFORMACION. ELLOS SABEN EL RIESGO PARA LA POBLACION DE ESTOS REACTORES NUCLEARES. CLARO COMO AQUI NUNCA PASO NADA. NO PARECE SER IMPORTANTE EL TEMA. HAY ALGUN EXPEDIENTE QUE HALLA SIDO INGRESADO EN LA CASA DE GOBIERNO PARA QUE SEA ASESORADO EL PRESIDENTE? . YO SACO LA SIGUIENTE CONCLUCION :
    LA CENTRAL NUCLEAR DE EZEISA ESTA EN LA LINEA DE LA FALLA GEOLOGICA QUE VIENE DE CHILE Y QUE DIERA MOTIVO A LOS TEMBLORES QUE SUFRIERAMOS HACE UN TIEMPO Y QUE REPERCUTIERA EN VARIAS PROVINCIAS DE ARGENTINA. ES PARA PENSARLO.

  6. Siento que estemos entre los países que menos se preocupen por el ambiente. Construir otra central nuclear sería tener una verdadera bomba de tiempo, porque a la larga o a la corta, sus consecuencias no son para nada una opción, y lo sucedido en Japón, sin embargo, debería ser un ejemplo no solo para Buenos Aires y demás provincias de Argentina sino que lo es, también, para otros países que no toman conciencia de lo peligroso que puede ser esto, tanto para nosotros como para el ambiente. Más allá de todo esto, dicha construcción supone de mucho gasto, algo que no podemos darnos el gusto y mucho menos ahora que la economía esta totalmente limitada. Pero lo que más importa y la gran mayoría ignora, es que los cambios climáticos son cada vez más constantes y eso perjudica a muchos, ya sea en la salud, en lo económico o a nivel ambiental; es decir pudiendo tener energías renovables (ya que contamos con algunos recursos, por ejemplo para tener energía eólica) que ayuden nuestra economía y planeta, el gobierno siempre se fija en como obtener dinero, sin importarles absolutamente nada, y no en como ayudar a las personas, al ambiente y formar parte de aquellos países que son un ejemplo en este tipo de casos, o sea ser parte de los que se preocupan por nosotros en general. ESPERO QUE ESTO ALGÚN DÍA CAMBIE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *