El grupo de voluntarios de Córdoba cumplió 7 años. Todo comenzó el 15 de mayo de 2007 con la campaña por la Ley de Bosques. En una acción directa, tres activistas personificados como senadores somnolientos dormían junto con el proyecto de ley que debían tratar. Desde entonces, este maravilloso no hizo más que crecer y fortalecerse. Hoy celebramos su cumpleaños con el emotivo testimonio de una de las voluntarias, Francesca Bottaro Castilla:

"Son siete los días de la semana, las notas musicales, siete las artes y las maravillas del mundo. Los hindúes reconocen siete ramas del saber y son siete los colores del arcoíris. También son siete los años que cumple el voluntariado de Geenpeace en Córdoba. Dicen que la palabra recordar proviene del latín re-cordis y significa volver a pasar por el corazón. Hace más de un año que formo parte del grupo de voluntarios y no sólo usamos el corazón para todo lo que hacemos sino también el alma y el cuerpo. Porque cuando algo se hace con pasión y amor, todo está unido y en armonía.

En Greenpeace cumplí mi sueño. Mi sueño de luchar por un mundo más sano, ecológico y pacífico. Pero además de cumplir mi sueño empecé a vivir y sentir cosas que nunca había sentido antes. Hoy quiero recordar lo que aprendí en más de un año de voluntariado en este grupo.

Aprendí el significado de la palabra adrenalina cada vez que hacíamos una acción o una demostración en la calle. La adrenalina de saber que estaba haciendo lo correcto, porque estaba luchando por todos los seres vivos del planeta.

Aprendí del compañerismo y la unión en cada reunión, en cada preparamiento previo. Todos para uno y uno para todos.


Aprendí a hablar con las personas, contarles sobre nuestros proyectos y explicarles que se puede tener un mundo más limpio.

Aprendí del esfuerzo. Un esfuerzo que como se hace con mucho amor ni se siente.

Aprendí de la responsabilidad. Porque ser voluntario también es un trabajo, y uno muy serio cuando se pone en juego la vida de las personas, animales y plantas.

Aprendí que todo vale, cada granito de arena sirve para construir, desde salir a juntar firmas para cerrar la Central Nuclear de Embalse hasta disfrazarme de oso para evitar la destrucción del ártico.


Son siete años de aprendizaje. Siete años de trabajo incansable. Siete años de proteger nuestro planeta, siete años de esperanzas teñidas de verde. También son siete los colores del arco iris y nosotros somos los guerreros del arco iris que desde Córdoba decimos “queremos paz y queremos que sea verde”.

¡Siete años y vamos por más! ¡Feliz Cumpleaños!"

¿Querés ser voluntario de Greenpeace? Hay grupos en ocho ciudades del país. ¡Entrá a este link e inscribite!

Please follow and like us:

3 thoughts on “El emotivo testimonio de una voluntaria de Córdoba para celebrar los 7 años del grupo local”

  1. Muy bueno, genial el testimonio, en el grupo de voluntarios de Salta somos nuevitos, no cumplimos nuestro primer añito todavía pero comparto cada una de esas palabras, cada voluntario aporta mucho desde su lugar y de todos se aprende un poco, la calidad de la gente es lo mejor que tiene Greenpeace y no se termina de aprender nunca. Feliz cumpleaños a todos los chicos de Córdoba, por suerte pude conocer algunos y son muy buenas personas, espero que cumplan muchos años mas y que en algún momento podamos conocernos. Saludos desde Salta, son bienvenidos si en algún momento vienen por estos pagos, avisen y los estaremos esperando 🙂

  2. Gracias por poner en palabras lo que muchos sentimos. Ser voluntario le da un sentido a nuestras vidas, cuando hablás de granito de arena me identifico, espero llegar a ser, si no un ladrillo, al menos una piedrita. Gracias a todos por brindarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *