Action at Tihange Nuclear Power Plant in Belgium Aktion am Atomkraftwerk Tihange
Accidentes nucleares como los de Chernobyl y Fukushima dejaron en claro los peligros que este tipo de energía conlleva. Afecta el medio ambiente, a los animales y el estilo de vida de comunidades enteras, dejando un área cubierta de contaminación invisible por décadas. A continuación, Paul Horsman, director de campañas de Greenpeace Andino, te cuenta las razones por las que debemos abandonar el uso de energías contaminantes y avanzar hacia energías limpias:
Por Paul Horsman
Hace 30 años, el 26 de abril de 1986, el peor accidente nuclear en el mundo irrumpió una mañana silenciosa en Ucrania, cuando el reactor cuatro de la planta nuclear en Chernobyl explotó. Las llamas del fuego emitieron durante 10 días una radiación letal al aire, contaminando gran parte del territorio de la ahora ex Unión Soviética. La nube radioactiva continuó dispersándose a través de Europa, llegando tan lejos como hasta el Reino Unido. Más de 100 mil personas fueron forzadas a abandonar sus hogares, muchas no pudieron regresar.
Fueron dos explosiones las que destruyeron el reactor. La culpa se le atribuyó a una combinación de fallos: el diseño ineficiente de la planta, el error humano y medidas de seguridad inadecuadas. Durante los siguientes seis meses fue necesario construir el «sarcófago», un domo hecho para cubrir las ruinas. Se esperaba que este pudiera proveer protección por 20 o 30 años. Hoy, esta estructura se encuentra agrietada y con fugas, por lo que para el 2017 esperan adecuar una nueva cubierta de acero.
Nadie realmente sabrá con exactitud cuánta radiación fue liberada, el número de personas muertas por la tragedia ni la cantidad de víctimas que aún sufren los efectos de la radiación, como, por ejemplo, los llamados «liquidadores», esas almas valientes que limpiaron las zonas del accidente e instalaron el sarcófago sobre la planta nuclear. Tampoco se sabe cuánto combustible permanece en el reactor. Mediciones mostraron la existencia de altos niveles radioactivos en las ruinas, lo que sigue siendo una amenaza para el medio ambiente y las personas.
Cuando el desastre sucedió, un área aproximadamente del tamaño de Paraguay fue expuesta a los altos niveles de radiación que requirieron la evacuación o restricciones en el uso del suelo o producción de la comida. En esa zona vivían 8 millones de personas.
Actualmente 10 mil kilómetros cuadrados aún son inutilizables para cualquier actividad económica y durante miles de años será imposible vivir en Chernobyl. No obstante, se han hallado otras zonas expuestas donde no se ha hecho nada para que las personas no vayan.
Los efectos en la salud son innumerables, entre estos se incluye un incremento de cáncer de tiroides en los chicos y en quienes hicieron trabajo de limpieza, que también sufren de leucemia; aumentaron los casos de cáncer de mama, de hecho, en el caso de las zonas más contaminadas de Bielorrusia y Ucrania, este se duplicó. Además, aumentaron los casos de cataratas en la vista, hubo una disminución de la función cognitiva y se acrecentó la mortalidad de los liquidadores. También, se incrementaron los desórdenes mentales, como la ansiedad, depresión pos trauma, el alcoholismo y los suicidios.
Hoy 5 millones de personas en Ucrania, Rusia y Bielorrusia todavía viven en áreas contaminadas con radioactividad. Desafortunadamente, estos sobrevivientes enfrentan un futuro incierto. La radiación se encuentra en todas partes y, debido a la insuficiencia del gobierno, la gente está consumiendo más alimentos contaminados, cosechados localmente, tales como champiñones, bayas silvestres y carne de animales silvestres.
Sin embargo, las decisiones tomadas por las autoridades son estúpidas y ofensivas para las víctimas, ya que los gobiernos de estos países planifican gastar millones en la construcción de más plantas nucleares conscientes de los accidentes que ya ocurrieron. Una historia similar fue el accidente en Fukushima, Japón, durante el terremoto seguido de un tsunami en el año 2011. Igual que los hechos de Chernobyl, este desastre provocó una contaminación masiva de material radiactivo que forzó a muchos a abandonar su hogar.
Es evidente que los partidarios de la energía nuclear, la industria, los políticos y sus gobiernos no quieren reconocer los daños generados. La lección aprendida más importante para todos nosotros es que la energía nuclear es peligrosa; es una energía sucia, creada por algunos de los materiales más tóxicos conocidos; es muy cara a diferencia de las fuentes de energías limpias y renovables, seguras y económicamente viables que utilizan, por ejemplo, el viento, el sol y el calor de la tierra.
Las energías renovables crecen rápidamente a nivel mundial, con precios mucho más baratos que la nuclear, incluso más baratos que el carbón y el gas.
Las plantas nucleares no deberían construirse y las que hoy existen deberían eliminarse ya que pertenecen a un sistema tecnológico industrial fallido del siglo 20. El siglo 21 apunta a fuentes seguras como el sol y el viento.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *