En varios idiomas africanos usamos el proverbio "Yo soy, porque tú eres". Esto significa que tu sentido de ser humano está determinado por las relaciones que tenés con otras personas. Este proverbio influenció no sólo mi forma de pensar sobre las relaciones humanas, sino también sobre la naturaleza y el medio ambiente. A menos que reconozcamos que debemos unirnos en comunidades en los países ricos y pobres y cortar toda la gama de divisiones que nos separan, a menos que reconozcamos que todos estamos juntos en esto, no seremos capaces de abordar los desafíos ambientales a los que nos enfrentamos y, ciertamente, no seremos capaces de abordar el problema del cambio climático.

Hoy nos encontramos en una encrucijada. El futuro de nuestro planeta está en juego. Los efectos del cambio climático afectan a millones de personas en todo el mundo. Estamos en un momento en el que la sociedad civil tiene que ser valiente y audaz, pacífica y principios en unirse para garantizar que frenemos un catastrófico cambio climático – el mayor reto que nuestro planeta haya enfrentado jamás.

Me uní a Greenpeace en un momento crucial. Estamos a algunas semanas de la Cumbre sobre el Clima de las Naciones Unidas en Copenhague. Todavía hay mucho trabajo de campaña para hacer en las semanas restantes. Nuestros líderes del mundo no han actuado con valentía en el período previo a las negociaciones, están dormidos en el medio de una crisis y tienen que despertar y darse cuenta de que perdieron un tiempo valioso.

Ellos se niegan a escuchar a los muchos científicos y economistas que dieron pruebas concretas de la realidad del cambio climático, pero lo más importante es que se niegan a escuchar a sus propios ciudadanos que están pidiendo una acción urgente. Queremos que las voces de los ciudadanos sean oídas una vez más. Tenemos que levantarnos y decirles a los líderes mundiales más poderosos que si pudieron encontrar miles de millones de dólares para rescatar a los bancos, ¿por qué no pueden encontrar una fracción de esa cantidad de dinero para rescatar el medio ambiente y a los pobres?

El cambio climático descontrolado no es inevitable. Tenemos una oportunidad a través de nuestra creatividad y nuestro activismo para impulsar una economía verde que cree puestos de trabajo sostenibles; necesitamos perseguir una revolución energética, que busque promover el uso de energías renovables como la energía eólica y solar y aumente la eficiencia energética. Si somos capaces de aprovechar todas estas oportunidades podremos abordar los problemas de la pobreza, la creación de empleo y la protección del clima de forma simultánea. Necesitamos que los líderes mundiales actúen con valentía para asegurar que un acuerdo justo, ambicioso y obligatorio salga de Copenhague.

Después de varios años de trabajo en el movimiento de lucha contra la pobreza, he llegado a ver cómo la lucha contra la pobreza y la lucha contra el cambio climático están íntimamente vinculados. Mi experiencia en trabajar con la lucha contra el apartheid y los movimientos de justicia social me enseñó que cuando la humanidad se enfrenta a un reto importante, una gran injusticia, es sólo cuando los hombres y mujeres decentes están dispuestos a ponerse de pie y entienden que el cambio se produce realmente. Creo que Greenpeace es una organización que puede hacer una diferencia y ayudar a los hombres y mujeres de todo el mundo a encontrar una voz, a protestar y crear el cambio.

Ser llamado para liderar Greenpeace es uno de los mayores privilegios que pueda imaginar. Cuando se me propuso considerar tomar este cargo era el día 19 de una huelga de hambre de 25 días para protestar contra el gobierno de Robert Mugabe en Zimbabwe. Yo me sentía bastante débil y me preguntaba si estaba realmente preparado para el desafío de un papel tan importante. También me preguntaba si era demasiado pronto para dejar el trabajo en el que me había involucrado tanto en el nombre de los pobres. Cuando más tarde le conté a mi hija me dijo que nunca volvería a hablarme si no consideraba seriamente la oferta. También me señaló que Greenpeace trabajó siempre para los pobres, sólo que de una manera diferente. Para ella, Greenpeace y sus seguidores son los activistas verdaderos, los verdaderos héroes que dedican sus vidas a la lucha por la justicia climática. El entusiasmo de mi hija es el entusiasmo de la generación más joven que tendrá que lidiar con las consecuencias de las decisiones de mi generación está tomando ahora. Su entusiasmo me da esperanzas de que seremos capaces de enfrentar el grave peligro del cambio climático y encontrar soluciones que preserven el planeta para ella y para las generaciones futuras.

Me siento profundamente honrado de unirme a Greenpeace como Director Ejecutivo internacional, especialmente en este punto en el tiempo.

Me siento orgulloso de ser parte de una organización que está dispuesta a resistir al poder, a parar a la gente en las calles, a dominar la ciencia, a debatir con los políticos, a utilizar todos los medios pacíficos posibles para crear un mundo más verde, pacífico y equitativo. Estoy convencido de que podemos desarrollar un futuro sostenible para el planeta, pero necesita de la participación de todos nosotros. Estoy increíblemente honrado, emocionado y ansioso por trabajar con todos ustedes.

    Kumi Naidoo

  • Exigí a los líderes del mundo que asuman su responsabilidad en Copenhague y aseguren un acuerdo que salve los glaciares y el clima, hacé click aquí.

Please follow and like us:

2 thoughts on “El nuevo Director de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, se presenta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *