El Parlamento Europeo aprobó; hoy una resolución para que la zona inhabitada alrededor del Polo Norte sea declarada Santuario de la Humanidad. A propósito de esta gran noticia, el asesor político en asuntos polares de Greenpeace Noruega, Neil Hamilton, escribió un artículo donde explica los puntos más fuertes y débiles de este documento:

Esta noche voy a dormir tranquilo, sabiendo que finalmente algo está ocurriendo en la comunidad internacional para proteger el Ártico. Las cosas no van a cambiar de la noche a la mañana, pero ocurrió algo muy positivo de lo que nuestro movimiento de más de 5 millones de personas puede estar orgulloso.

¿Qué es exactamente lo que pasó?

El Parlamento Europeo aprobó hoy una resolución promoviendo una fuerte protección ambiental en el Ártico. Llamó -entre otras cosas- al establecimiento de un Santuario en la región inhabitada alrededor del Polo Norte.

¡Éste es un gran paso adelante para nuestra campaña! Es el segundo indicio, luego de que Finlandia se uniera a la idea de crear un santuario ártico, de que hay un movimiento internacional en crecimiento que quiere poner a salvo una de las regiones más grandes e inexplotadas de la Tierra: 2.8 millones de kilómetros cuadrados que pertenecen a toda la humanidad. Ésta sería la mayor zona protegida del planeta, conservando los peces, las especies que habitan sobre el hielo –como los osos polares- y una gran variedad de especies de agua helada.

El Océano Ártico sigue siendo una de las áreas menos protegidas del planeta. Parece extraordinario que las naciones costeras que profesan la conservación en otros ámbitos hayan fallado tanto en preservar esta crucial región.

Esta resolución también pide medidas para prevenir la pesca industrial en altamar en el Ártico. Este tipo de medidas fueron rechazadas apenas dos semanas atrás por cinco de los países que controlan estos mares. No lograron un acuerdo para poner límite a la pesca, y simplemente llamaron a los países a obedecer reglas que en verdad no existen.
Necesitamos ir mucho más allá, antes de que los grandes arrastreros industriales avancen sobre la región.

Por último, la Resolución pide algo que es a todas luces obvio, pero está completamente ausente de la conversación dentro del Consejo del Ártico: un acuerdo vinculante para prevenir la contaminación de buques y plataformas petrolíferas. Cómo han sido capaces de funcionar durante tanto tiempo con ‘códigos de conducta’ voluntarios es inexplicable.

Hay una nube oscura en este documento. El texto pide un «enfoque cauteloso» en cuanto a la explotación de la energía en el Ártico, pero desde nuestro punto de vista esto sólo puede significar una cosa: ninguna perforación en absoluto. Si realmente queremos proteger este frágil territorio
entonces es una locura permitir que las plataformas petrolíferas y los buques de perforación se acerquen a él.

Éste claramente no es el final. Los ministros de Exteriores de la Unión Europea tienen trabajo que hacer. El Parlamento Europeo ha señalado con razón que los ministros no han respondido a una propuesta de política de la Comisión Europea y de los Servicios acción exterior de la UE a partir de 2012. En realidad, desde 2009, los ministros de Exteriores de la UE no han hecho nada en el Ártico. Los ministros y la representante de la UE, Catherine Ashton, deben participar en el debate internacional sobre el Ártico antes de que sea demasiado tarde.

Así que ahora la pregunta es cuál será el impacto, tanto dentro de Europa como fuera de sus fronteras, de esta resolución. Estoy seguro de que los Estados costeros se comportarán de correctamente en público pero en privado la historia será otra. En cambio, deberían entender que nadie está amenazando su soberanía, sólo su enfoque. El Océano Ártico es único, productivo y hermoso. Y debe permanecer así.

¿Firmaste por el Ártico? Hacé click aquí.

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *