El Rainbow Warrior está finalizando el primer tramo de su viaje en el tour que verá a sus tripulantes defender al medioambiente navegando los océanos del mundo. Esta vez, dejan atrás a Alemania dispuestos a seguir su camino con destino a Holanda. Nuesto compañero Pablo Bullrich hoy nos cuenta cómo fue esa emotiva despedida. Lo compartimos con ustedes:

“Vuelvo a escribirles desde el Rainbow Warrior como hago cada vez que tengo un tiempo libre y algo de conectividad, que, lamentablemente, en el mar no es excelente. Más aún, si a ello le agregamos que las condiciones son algo difíciles para escribir: El barco en este momento está inclinado 23 grados y estamos navegando a 13.8 nudos con las 5 velas abiertas así que vamos rebotando bastante entre las olas. Por lo tanto, escribir o leer cualquier cosa a los cinco minutos ya genera un mareo.

Todos seguimos tratando de conocer el barco y asentarnos en él. Todavía estamos probando como es la navegación con estas velas y este tipo de mástiles (únicos en su especie para este tipo de embarcaciones).

Pero hoy quiero contarles cómo fue nuestra despedida de Hamburgo. Salimos muy tarde en la noche. Bueno, en realidad muy temprano en la mañana. Eran las 2 AM y no habíamos dormido después de un larguísimo día de trabajo y estábamos en la cubierta haciendo las maniobras de desamarre y partida.

Media hora antes habíamos visto al velero Beluga II, que saldría en señal de buena fé a marcarnos el rumbo durante casi todo nuestro viaje a Holanda. Fue extremadamente difícil, entre el cansancio y el frío, poder reaccionar correctamente frente a tareas que exigían todo nuestro esfuerzo. Pero, cuando finalmente logramos salir del puerto, una imagen me devolvió las fuerzas automáticamente.

Era un gomón de Greenpeace que llevaba a cuatro voluntarios, quienes nos mostraban una bandera que flameaba en el fuerte viento de la noche helada. Su mensaje era: “Cheers – See You. GP Germany” (Un abrazo, nos vemos. Greenpeace Alemania). No sólo recupere las fuerzas automáticamente si no que me puse a reflexionar sobre lo que estaba viendo. Pensé que esos chicos habían tenido la valiosa voluntad de quedarse despiertos con el único motivo de despedirnos y escoltarnos por la primera hora hacia la salida de la ciudad. Cuatro voluntarios que, contrario a nuestro cansancio, nos saludaban efusivamente y afrontaban el agua helada que entraba al gomón sin que ello los desanimara o los incomodara.

Ellos estaban ahí, firmes y presentes, para despedirnos a nosotros. Sentí una gran alegría y emoción al saber que estaba formando parte de ese rito. Fue allí cuando, una vez más, me di cuenta de lo afortunado que soy. Sé que cualquiera de ellos y tantos otros que permanecen en varias ocasiones en el anonimato mueren de ganas de estar a bordo, y que para ellos, al igual que lo es ahora para mí, eso sería cumplir un sueño.

Dejamos atrás Hamburgo, despidiendo a increíbles personas de allí. Personas que nos recibieron con las manos abiertas y dispuestas a colaborar. Voluntarios que nos ayudaban a hacer las guardias nocturnas más entretenidas con sus charlas, o aquellos que nos daban una mano armando, cuidando y, más tarde, desarmando la exhibición de fotos.

Christina, Hano, Joy, Alejandra, Nena y tantos otros que, de forma anónima, se acercaron a brindar su ayuda estos días. Y dejarlos atrás fue difícil porque la realidad es que ya nos estábamos encariñando con ellos… y viceversa. Les dejo un video que muestra los preparativos que hicimos para salir a tiempo, nuestro trabajo en la cubierta y también van a poder conocer un poco al resto de la tripulación:

Estas primeras semanas pasaron mucho más rápido de lo que imaginé y, a pesar de dejar atrás recuerdos y personas inolvidables, nosotros debemos seguir nuestro camino. ¡Hasta la próxima!".

Pablo

Suscribite al blog de Pablo en el Rainbow Warrior III y recibí en tu casilla de mail las actualizaciones del viaje. Hacé click aquí

Please follow and like us:

7 thoughts on “El Rainbow Warrior III deja atrás a Hamburgo y sigue su viaje con muy buenos recuerdos”

  1. Querido amigo Pablo:La experiencia,voluntad y amor por el mundo que Uds. tienen,los lleva por caminos de lucha,conocimientos y pelear sin violencia contra grandes emporios mundiales que corrompen el planeta sin importarles el futuro de sus nietos ni de seres humanos que dia a dia contemplan con tristeza la depredaciòn de nuestras aguas y la contaminaciòn progresiva del ambiente.Gracias en nombre de la raza humana y de los animales que pueblan el mundo,nuestra casa.Millones estamos acompañàndolos,aunque no nos vean, pero si sentiran en sus corazones el agradecimiento que les enviamos y la fuerzo por continuar en esa mision de milagros.UN ABRAZO A TODOS.

  2. pablo» el navegante» como estas ?por lo que veo muy ocupado , miro siempre los videos ,que bueno q nos tengan informados de lo q ocurre en Rainbow Warrior III ,te cuento que estoy concurriendo a las reuniones de voluntarios en mar del plata , soy la mas grande dado que su mayoria son muy jovenes y eso me llama poderosamente la atencion y me pregunto ,a los mayores no les interesa preservar el medio ambiente , la naturaleza este mundo , o es que cuando nos ponemos grandes tenemos otras metas e ideales .nos olvidamos de cuando queriamos» cambiar y salvar a el mundo » que pena… te mando un abrazo muy grande desde mi ♥.

  3. Estimado amigo «pablito» ,cada dia me asombro mas, viendo los lugares por donde andas ,adquiriendo experiencias que me imagino a tu regreso,aras un amplio informes y mas ampliado hasta con la mas minima experiencia y anhnedotas,por las que has pasado,me imagino tu alegria junto a personalidades que nunca pensastes conocer y hoy estas no solo navegando sino pasando largas jornadas de las cuales cada una es una nueva experiencia,siendo el preculsor como primer navegante en el RAINBOW de «greenpeace»ARGENTINA, estoy seguro que estamos bien representados espero sigas gozando de cada jornada y pensa que a la distancia estamos con vos ,un fuerte abrazo.

Responder a osvaldo luis aimone Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *