Especial de Agroecología
Suscribite para recibir semanalmente los artículos. Hacé click acá.
La comida es sabor, es familia, es cultura. En la comida hay ciencia, identidad, religión de los pueblos, cultura. Comer es conectarnos. Pero ¿Sabes de dónde viene nuestra comida? ¿Cómo se produce y quién la cosecha? Cada vez más recetas familiares son empaquetadas en góndolas de supermercados. Muchas frutas, verduras y hasta la yerba mate están expuestas a productos químicos, los agrotóxicos. En esta nota te contamos por qué hay que decirle NO a los transgénicos.

  1. La ingeniería genética se basa en más incertidumbres que conocimientos

Los transgénicos son organismos a los que se les ha insertado material genético, generalmente de otras especies, por métodos que jamás podrían ocurrir en la naturaleza. Durante el proceso aparecen todo tipo de efectos inesperados y los dueños de esta obra, aseguran que no hay evidencias de que tengan impactos negativos sobre la salud o el medio ambiente, y que los que los cuestionan no son científicos. La realidad es peor, porque los transgénicos no son inertes, sino organismos vivos que se reproducen en el ambiente, fuera de control de los que los han creado.

  1. Conllevan riesgos para la salud

Los alimentos transgénicos conllevan efectos impredecibles para la salud: ni los que construyen transgénicos saben qué efectos pueden tener en la salud humana y animal, al recombinarse, por ejemplo, con nuestras propias bacterias o ante la posibilidad de que nuestros órganos incorporen parte de estos transgénicos.

  1. Tienen impactos sobre el medioambiente y los cultivos

Es claro y está demostrado con la contaminación transgénica del maíz en México, que una vez que los transgénicos sean liberados, contaminarán los demás cultivos, por polen, viento e insectos. Los cultivos insecticidas pueden afectar a otras especies que no son plaga de los cultivos,tal como se comprobó que el polen de maíz afecta a las mariposas Monarca— y en países de gran biodiversidad, los riesgos se multiplican.

  1. No solucionan el hambre en el mundo: la aumentan

Según los promotores de los transgénicos, deberíamos aceptar todos estos riesgos, porque necesitamos más alimentos para la creciente población mundial. Pero la producción de alimentos no es la causa del hambre en el mundo. Actualmente se producen el equivalente a 3,500 calorías diarias por habitante del planeta: cerca de 2 kilos diarios de alimentos por persona. El hambre en el mundo no es un problema tecnológico. Es un problema de injusticia social y desequilibrio en la distribución de los alimentos y la tierra para sembrarlos. Los transgénicos aumentan estos problemas.

  1. Cuestan más, rinden menos, usan más químicos

Desde que Estados Unidos comenzó con los transgénicos en 1996, el uso de agroquímicos aumentó en 23 millones de kilos. Los cultivos transgénicos también producen menos. Las semillas transgénicas son más caras que las convencionales. Esto hace que en algunos casos, aún cuando provisoriamente haya un pequeño aumento de producción, éste no compensa el gasto extra en semilla.

  1. Son un ataque a la soberanía

Prácticamente todos los cultivos transgénicos en el mundo están en manos de cinco empresas transnacionales. Son Monsanto, Syngenta (Novartis + AstraZeneca), Dupont, Bayer (Aventis) y Dow. Monsanto sola controla más de 90% de las ventas de agrotransgénicos. Las mismas empresas controlan la venta de semillas y son las mayores productoras de agrotóxicos. Lo cual explica porqué más de las tres cuartas partes de los transgénicos que se producen en realidad son tolerantes a herbicidas y aumentan el uso neto de agrotóxicos. Aceptar la producción de transgénicos significa entregar a los agricultores, de manos atadas, a las pocas transnacionales que dominan el negocio y enajenar la soberanía alimentaria de los países.

  1. Privatizan la vida

Todos los transgénicos están patentados, la mayoría en manos de las mismas empresas que los producen. Esto significa un atentado ético, en tanto son patentes sobre seres vivos, y además son una violación flagrante a los llamados “Derechos de los Agricultores” reconocidos en Naciones Unidas como el derecho de todos los agricultores a guardar su semilla para la próxima cosecha. Las patenten impiden esto y obligan a los agricultores a comprar semillas nuevas cada año. Si no lo hacen, se convierten en delicuentes. Las empresas multinacionales de transgénicos tienen iniciados cientos de juicios a campesinos de Norteamérica, por “uso indebido de patente”.

  1. Lo que viene: semillas suicidas y cultivos tóxicos

La próxima generación de transgénicos incluye cultivos manipulados para producir sustancias no comestibles como plásticos, espermicidas, abortivos, vacunas. En Estados Unidos hay más de 300 experimentos secretos (pero legales) de producción transgénica de sustancias no comestibles en cultivos: fundamentalmente en maíz. Se nombra la producción de vacunas en plantas como si esto fuera algo positivo: ¿pero qué sucedería con estos farmacultivos si se colaran inadvertidamente en la cadena alimentaria? La mayoría de nosotros ha sido vacunado contra algunas enfermedades -¿pero se vacunaría usted todos los días? ¿qué efectos tendría esto?. Ya se han producido escapes accidentales de estos cultivos.

  1. La coexistencia no es posible ni el control tampoco

Tarde o temprano, los cultivos transgénicos contaminarán todos los demás y llegarán al consumo, sea en los campos o en el proceso post-cosecha. Para detectar si hay transgénicos, dependemos de que la propia empresa que los produce nos entregue la información, cosa que son renuentes a hacer, y por la que ponen altos costos que cargan a las víctimas de la contaminación.

  1. Ataque al corazón de las culturas

La contaminación del maíz en México, su centro de origen, concentra todos los problemas que describimos hasta aquí, pero además es un ataque violento al corazón mismo de las culturas mexicanas: a su vasta cultura culinaria y los mil usos que se le dan al maíz, a sus economías campesinas, a las bases de la autonomía indígena. Con esta guerra biológica al maíz tradicional, las transnacionales podrían apropiarse y privatizar este tesoro milenario y colectivo de los mesoamericanos, obligando a los creadores del maíz a pagar para seguir usándolo en el futuro.
Las empresas multinacionales productoras y distribuidoras de transgénicos, así como los que favorecen las importaciones de maíz OGT, los que quieren levantar la moratoria que impide sembrar maíz OGT, o aprobar una ley de bioseguridad para legalizarlos, asumen una inmensa deuda histórica que los pueblos de México no van a permitir ni olvidar.
Fuente: El Galpón
¿Qué te pareció la nota? ¡Déjanos tu comentario!

Please follow and like us:

15 thoughts on “ESTOS SON LOS 10 MOTIVOS PARA DECIRLE NO A LOS TRANSGÉNICOS”

  1. Hace ya bastante tiempo que este tema me tiene preocupada. He notado que los niños nacen con problemas de todo tipo, sobre todo neurologicos. Nuevas enfermedades, cada vez mas casos de cancer en personas jovenes y niños. Y aun falta mucho para detectar. No hay dudas de que de eso se trata: es una guerra biológica.

  2. Es evidente el ataque global con el objetivo de dominzción . Ya el presidente Busch padre en visita a una demostración de Monsanto expresó que tendrían todo el apoyo del goboerno para expandir en el mundo.
    Argentina en la década del 70 con el gpbierno militar le dió todo el apoyo a Monsanto , e incluso en la desaparición de químicos de la empresa que se oponían a semejante aberración tecnológica.
    Argentina es uno de lospaises más atacados por el uso abusivo de agrotoxicos de todo tipo. Bueno es solo ver los desastres ecológicos que se hacen con las minas a cielo abierto, en las que para colmo no deja ganancia alguna al pais, y sí muchos hzbitantes con cáncer.
    Otro ,ataques con incendios desmatando 340.000ha en la prov. de Salta. Tal lo que se pretende hacer actualmente en la prov. de Cordoba.
    Que pueden esperar de un pais saqueado y devastado, continuamentz sin ningún proteccionismo a la naturalesa respetado, en cientos de años. Será que no temen a la ira de Dios ?

  3. gracias por su ayuda, para una persona común es imposible saber cual es el alimento contaminado, no como soja, pero los otros no sabemos, gracias por su informe.

  4. INFORMACION MUCHO MAS QUE IMPORTANTE, TE PERMITE TENER CONMOCIMIENTOS PARA DECIDIR VIVIR O SIMPLEMENTE DEJARSE MORIR…. FELIICITACIONES POR LA CONTUNDENCIA, SINCERIDAD, CORAJE, AMOR AL PROJIMO Y VALENTIA PARA HACER TODO LO QUE HACEN, MI MAS SINCERA GRATITUD POR TODOS LOS TRABAJOS QUE REALIZAN, REALMENTE SON SERES HUMANOS CIVILIZADOS TRABAJANDO POR LA VERDAD, LA SALUD DEL PLANETA Y LAS PERSONAS…GRACIAS, GRACIAS GRACIAS

  5. Ok… todo muy bien , y de que nos alimentamos entonces, hoy el mundo no pude cultivar su quinta y dependemos de horarios y tiempo así q amigos denos la solución? Ya eso los sabemos desde hace rato…busquen una salida ya q los Ogopólios llena el mundo de estos productos.
    gracias

  6. MUY BUENO EL INFORME, tengo conocimiento sobre los transgenicos y los agroquimicos lo perjudicial para la salud y observo algunas consecuencias en los animales de corral, en como cambio la postura y reproduccion,mi observacion no es cientifica solamente de observacion y comparacion con epocas anteriores,cuando una gallina,pato o ganso se alimentaba lo que ofrecia la naturaleza y cuando por falta de espacio tuvimos que ponerlos en corral, con la huerta nos paso algo parecido ,las semillas no sirven ni las del Inta ni las que se sacan de las verduras que se compran en el mercado,solo las importadas que vienen con los quimicos y poniendo los abonos que te venden y los agroquimicos que te recetan,con este estado semifeudal todo va a seguir asi o peor,creo que con otra politica y otro gobierno podemos revertir nuestro futuro

  7. La nota me parece muy buena y de gran interés para la mayoría de las personas que seguramente no están al tanto de estos problemas con los transgénicos como es mi caso por ejemplo, esto sería bueno publicarlo en medios periodísticos de consumo masivo como noticieros de televisión, radios, y diarios importantes de todo el país, esto es si es que ya no lo están asiendo. Aparte de lo malo de los transgénicos lo que más me impacta es la dependencia a la que nos están llevando estas empresas multinacionales, es de TERROR, gracias GREENPEACE por la nota.

  8. La nota me parece sobresaliente. Ojalá tomemos conciencia lo más pronto posible. No hay tiempo. Es como un suicidio colectivo.

  9. Gracias por este informe pero creo que hay muchas personas como yo que ya no saben que comer. Me interesa conocer que es lo que hoy por hoy puede ser un alimento confiable. Hace tiempo que deje de comer carnes de forma habitual y me volqué mas a las verduras, pero cuál seria una alimentación saludable en general? Los nutricionistas dan una larga lista de alimentos que en su mayoría no se habla bien de ellos. Entonces que se hace? Por ejemplo con los lácteos, las carnes, entre otros que son de consumo general más en los niños. Gracias!!

Responder a José Antonio Huidobro Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *