Nuestro barco El Esperanza tiene 72 metros de largo –el más grande de nuestra flota- y alcanza los 16 nudos de velocidad, ideal para expediciones de larga duración y con acciones rápidas. Tiene capacidad para acomodar a 38 personas entre tripulación y equipo de campañas.

Fue construido bajo pedido de la armada rusa para luchar contra el fuego, siendo la velocidad y la capacidad de navegar en el hielo algunas de las condiciones exigidas por ellos. Esto lo hace perfecto también para nuestro trabajo en las zonas polares.

Tomó muchos meses prepararlo para Greenpeace. Un sistema especial de combustible para evitar derrames, un nuevo y más eficiente sistema diesel/ eléctrico para la propulsión, tratamiento de aguas residuales a bordo (ahora sólo se arroja agua limpia al mar), un sistema de calefacción que aprovecha los desechos, pintura libre de tóxicos, aire acondicionado basado en amonio (en lugar de freón), son sólo algunos de los cambios que se realizaron antes de ponerlo a trabajar para nuestras campañas.

Adicionalmente se colocó el equipo normal de operaciones de Greenpeace, como un helipuerto y grúas para lanzar al agua los gomones, que nos permiten actuar rápido y con efectividad.

¿Quién estuvo a cargo de estas innovaciones y de las operaciones cotidianas de un navío de estas dimensiones? El argentino a bordo que me restaba presentarles: Freddy Toia.

Freddy nació en Mar del Plata, y después de estudiar en la Escuela Nacional de Náutica se dedicó a navegar desde el año 1994. Está con Greenpeace desde el 2002 y ha tenido la suerte de trabajar en los tres barcos: Rainbow Warrior, Arctic Sunrise y el Esperanza.

Sus responsabilidades son la operación, el mantenimiento y la reparación de todo lo mecánico y eléctrico en el barco, como la propulsión, generación de electricidad, equipos de prevención contra la contaminación de agua, desagües, cocina, aire acondicionado y calefacción, etc. Tiene bajo su mando un equipo de ingenieros que trabajan las 24 horas del día en la embarcación.

Su área es de suma importancia para la seguridad y bienestar de toda la tripulación, y él está al mismo nivel que el capitán del barco. Es un puesto difícil que toma muchos años en alcanzarse y los argentinos deben estar orgullosos de tener a un compatriota –que los representa muy bien- allí. Como lo está él al decir que “ayuda desde su lugar en el barco para que las campañas tengan un final feliz”.

Freddy ha participado en muchas de nuestras campañas, estuvo en Papúa Nueva Guinea por la campaña de Bosques, pasó todo un día en una barcaza bloqueando la descarga de tóxicos en Borneo, fue arrestado en Holanda por oponerse al desastre de Bhopal. La campaña contra la pesca ilegal en el Pacífico –en la que estamos ahora-, contra la pesca de arrastre en Alaska, contra el cambio climático en Groenlandia y dos veces en la Antártida contra la matanza de ballenas –en la que estuvo entre el arpón y la ballena varias veces- son algunas de las acciones que demuestran su compromiso con el planeta.

Aficionado a la música toda la vida, mientras navega escucha a sus bandas favoritas –Pescado Rabioso, Los Redondos, Divididos, Árbol, etc.- y toca la guitarra eléctrica en una banda casi-profesional que han montado en el Esperanza en el mismísimo cuarto de control.

Otra faceta en su carrera de marino es la de tatuador. Aprendió a tatuar en el 97 y desde allí han pasado por sus manos unas 20 o 30 personas de Greenpeace que no pierden la oportunidad de hacerse uno en el barco en el que navegan y que confían en su ya ganado prestigio de tener una mano firme y hábil.

Como los demás miembros de Greenpeace, Freddy está feliz de tener esta oportunidad de hacer algo positivo. “Puedo poner mi trabajo al servicio de algo que no es destructivo” dice, y aclara que así se hace más fácil el estar lejos de su familia a quienes extraña muchísimo en sus largos viajes por el mundo.

Freddy es otro ejemplo de cómo una persona “común” que hace bien su trabajo y piensa en el futuro puede convertirse en un defensor del planeta e influir positivamente en su suerte . Cada uno de nosotros podemos hacer lo mismo desde nuestros lugares.

Ya nos estamos acercando al final de este viaje de casi tres meses luchando por los océanos. Les mando un abrazo y les agradezco por seguir nuestra expedición.

Please follow and like us:

11 thoughts on “Freddy Toia, el tercer argentino del Esperanza”

  1. Hola! Les quería decir que me parece muy bien lo que hacen por el planeta, y que yo tambien hago mi parte: con 3 amigas hicimos la pagina web que escribi arriba, para intentar concientizar a la gente. Si nosotras (que estamos en 1º año de secundaria) estamos lo bastante consientes como pra darnos cuenta de que nos estamos destruyen a nosotros mismos, creo que las personas en general podrían hacer muchos más. En la ciudad donde vivimos ya hicimos volantes para repartir en el centro, aprovechando las actividades de otra agrupación ambientalista, de conocidos mios. Saludos y mucha suerte.

  2. hola ,ya hable con vos por el tema de las minas encontre las leyes que las rigen y por supuesto no cumplen ninguna ,sobre todo las de impacto ambiental,ojala nos apoyen,ya encontre un abogado que se ocupa del tema ,te lo comento porque es importante que todos desde algun punto hagamos algo ,una consulta,no se puede tirar nitrogeno liquido a los glaciares para demorar lo mas posible el derretimiento?digo se que se puede ya averigue.y no se pueden volver a bombardear las nubes como se hacia antes para que llueva en las zonas que lo necesitan ,,,,antes se hacia y en china se hizo nevar de esta forma…

  3. Quisiera decir muchas cosas,pero se que en realidad ya las saben,soy otro ser mas que quiere un mundo mejor,tengo tres maravillosos hijos que desde ya toman conciencia de este panorama desastroso en el que el planeta «vive»nuestro mundo,y desde nuestra alma les decimos…NO SE RINDAN,LUCHEMOS TODOS COMO PODAMOS POR ESTA PRECIOSA CREACION,QUE ES ESTE PLANETA Y TODOS LOS SERES QUE EN EL VIVIMOS,SE QUE GANAREMOS AL FINAL,EL MUNDO LO NECESITA.SUERTE MAS QUE SUERTE!!!!!

  4. Adelante Capo!!
    Orgullosos de ti, y admirados de tu desempeño te saludamos desde Castro Urdiales.
    Un abrazo fuerte y buen viaje de regreso.

  5. Grande CAPO!!! Una abrazo desde Castro, orgullosos y admirados te alentamos a seguir como un Grande.
    Fuerza en esta tarea tan importante de concientizarnos con las repercuciones medioambientales de las actividades humanas.
    Un colega del Mundo de l Mantenimiento.

  6. Magari il mondo potessi avere più gente come te , proffesionista, altruista e rispettosa dell’ambiente!!! Bravo Freddy!!!!Siamo tutti orgogliosi di te…TVB Zio!!!

Responder a anabella Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *