Hoy, el diario Huffington Post publicó una nota escrita por el Director Ejecutivo de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo,  llamada “Largest mobilization ever against CASTOR nuclear transport” en la que nos cuenta su experiencia como partícipe en la que es una de las protestas masivas más concurridas que se hayan hecho en Alemania contra la salida de un tren cargado de residuos nucleares con destino al cementerio nuclear de Gorbelen, al noreste del país. La compartimos con ustedes:
Ahora mismo, en Alemania, estamos asistiendo a una movilización de masas sin precedentes contra los residuos radiactivos y en contra de la prórroga de funcionamiento de 17 reactores nucleares en el país en un promedio de 12 años. Esta protesta anti-CASTOR (barril para el almacenamiento y transporte de materiales radiactivos) es la más grande movilización que Alemania ha visto, e incluye grupos tanto a los jóvenes como a los viejos, los agricultores y los políticos, los grupos ambientales y los jóvenes. Es un verdadero movimiento popular, unido detrás de un objetivo: decir «Nein Danke» – «No, gracias» – a la energía nuclear.
Tuve el honor de dirigirme a este movimiento en un acto público que se realizó ayer en el que me conmoví especialmente por el carácter intergeneracional de la multitud. Familias enteras acudieron en solidaridad con los residentes locales que estuvieron protestando contra los residuos nucleares radiactivos durante los últimos treinta años. Este año, las manifestaciones se intensificaron debido a la decisión adoptada por la canciller Ángela Merkel y su gobierno, de cancelar el plazo legalmente establecido para la eliminación de la energía nuclear en Alemania.
En mi discurso, en el acto de ayer, hice un llamamiento a la Canciller para que ponga fin a su locura nuclear, para que garantice que Alemania sea recordada por su liderazgo en comenzar una revolución energética real y no por su reincidencia en una era anticuada, atómica y obsoleta. Alemania no necesita energía nuclear y es líder mundial en energías renovables – que actualmente emplea a 380.000 personas.
El transporte de desechos nucleares CASTOR es un ejemplo de la locura nuclear, que debe terminar. Se trata de un tren convoy que transporta 11 contenedores con 100 toneladas de residuos radiactivos que re-procesan en Francia y regresan a Alemania después de un año,  para su almacenamiento. Las mediciones de estos contenedores fue realizada por ANDRA (Agencia Nacional para la Gestión de Residuos Radiactivos) y mostraron que la radiactividad en cada recipiente era mayor que la liberada en Chernobyl en 1986 – esto hace que el transporte CASTOR es efectivamente un Chernobyl sobre ruedas.
El destino final de este peligroso convoy es la ciudad de Gorleben, Alemania – donde se va a colocar una instalación de almacenamiento que geológicamente es completamente inadecuada. Por supuesto, no existe un lugar de almacenamiento adecuado para los residuos nucleares – la industria nuclear no tiene una solución permanente para el problema de los residuos radiactivos.
Esta es la razón por la cual la gente de Gorleben se ha movilizado protestando cada año – y este año se sumaron más personas que nunca. Los agricultores locales han abierto sus casas para albergar a los manifestantes que han venido de todo el país. La resistencia del pueblo de Gorleben envía un mensaje valioso y universal: No vamos a ceder ante el gobierno, que está actuando a favor del interés de la industria nuclear, en vez del de sus ciudadanos.





Please follow and like us:

One thought on “Greenpeace dice presente en la movilización anti-nuclear más grande de Alemania”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *