foto1
Estar en el medio del océano Índico a bordo del Esperanza, el barco más grande de Greenpeace, es increíble. Es de noche y alrededor se siente la inmensidad del mar, la potencia de las olas, y la oscuridad. Pero a los lejos algo brilla en el horizonte. A medida que nos acercamos vemos intensos rayos de luz que salen de al menos 80 lámparas de alta potencia dirigidas al mar. Las luces son del Explorer II, una embarcación de la cadena de suministro de Thai Union, la empresa atunera más grande del mundo. Además, es proveedora de compañías importantes como Mars, dueña de la marca de alimentos para gatos Whiskas.
A continuación, Tom Lowe, Editor multimedia del equipo de comunicaciones de Greenpeace Internacional, que estuvo a bordo del Esperanza en ese momento, te cuenta cómo hicieron para impedir que este barco continúe con la explotación de la zona.
foto2
Arifsyah Nasution, de la campaña de Océanos de Greenpeace en el sudeste de Asia, también estuvo allí: «En primer lugar, localizamos el Explorer II, cuando lo vimos brillaba a lo lejos en la noche irradiando luces directo al agua, probablemente con la intención de atraer a los peces. Es una práctica muy polémica y no es de extrañar que la gente esté pidiendo medidas severas contra ella. Nosotros sabíamos que teníamos que encararla directamente«.
foto3
Tantas luces parecen tener un solo propósito: atraer a todo tipo de animales del océano. Pero no podemos dejar que continúe como hasta ahora. Están matando la vida marina de manera indiscriminada, vaciando los océanos con la sobrepesca y robando a las comunidades locales su medio de vida: la pesca.
foto4
A la mañana siguiente nos contactamos con el Explorer II por radio frecuencia. Le preguntamos sobre del uso de las luces y el incumplimiento de las reglas de navegación. La única respuesta fue «Usted debe ponerse en contacto con nuestra empresa».
Sin embargo, decidimos actuar allí mismo. Subimos a nuestro gomón y nos acercamos al buque. El mensaje era claro ¨Detengan la pesca sucia¨.
foto5
Habíamos llevado pintura que no contamina el medio ambiente para intentar cubrir las lámparas y tapar la luz emitida. Nos preparamos y empezamos a rociar las luces de la nave. Queríamos que el Explorer II regrese al puerto y saque los focos de luz de su cubiertaFinalmente, logramos desactivar algunas:
Desde Greenpeace estamos pidiendo que Thai Union implemente prácticas de pesca sostenible y que garantice que su cadena de suministro respete los derechos humanos.
foto6
Por suerte, recibimos una buena noticia desde la Comisión del Atún del Océano Índico: se prohibió la utilización del tipo de luces que usan los buques como el Explorer II para recolectar peces.
Es fácil sentirse pequeño en este amplio mar, pero nosotros, como seres humanos lo estamos afectando en forma muy grave. Se necesita un movimiento de cientos de miles de personas para exigir cambios y el respeto de nuestros océanos, pero, afortunadamente, eso es exactamente lo que tenemos.
 
 
 

Please follow and like us:

7 thoughts on “Greenpeace en acción: Cómo perseguimos a un barco que pesca de forma ilegal”

  1. GRACIAS GREENPEACE!!!!!, POR DESENMASCAR A ESTOS LADRONES QUE REALIZAN LA PESCA DE MANERA ILEGAL, GRACIAS VALIENTES!!! VAMOS GREENPEACE!!! MI APOYO INCONDICIONAL!!!

  2. Aunque mi ayuda económica es poquita y solo en España, siempre tendreis mi apoyo esteis donde esteis.
    Que nuestro planeta deje de sufrir!

  3. felicito a todo los integrantes, se juegan la vida por nosotros y por el mundo, que Dios los Proteja siempre y la Virgen María los ilumine, cuidense por favor. los quiero mucho y gracias por cuidar el futuro de mis hijos y de mis nietos.

  4. Quiero felicitar a Greenpeace desde ya por todo su coraje y perseverancia en combatir siempre lo que daña a nuestro planeta y a nosotros.
    Pero no quiero dejar también de felicitar la acción tomada por la Comisión del Atún, esperemos sea genuina y duradera.

  5. Rebueno lo que ustedes hacen: Yo lamento en lo más profundo de mi corazón que no sea joven para solicitarles a ustedes me permitan embarcar para integrar la tripulación. Tengo 74 años, tengo la fuerza y el espíritu joven, pero no para realizar las tareas de usted. Quizás únicamente para hacerles café.
    Adelante muchachos. No bajen ante ningún GOBIERNO LAS MANOS PARA DEFENDER EN CUALQUIER LUGAR DEL MUNDO, NUESTRA ÚNICA CASA QUE TENEMOS PARA VIVIR. NO TENEMOS OTRA PARA CAMBIARNOS. ES LA ÚNICA Y BASTA.
    Un fuert5e abrazo a cada uno. Carlos

  6. Hay corajudos y tener gran amor por lo justo ,para pararse ante hombres que se han «insensibilizado»y montados en empresas y aún gobiernos que miran para otro lado !!
    Si me alegro de haberlos visitado en el Esperanza ,en Mardelplata y haberme asociado,con poquito pero si todos nos animamos a ese pequeño diezmo entonces sumaremos millones .Bueno ENTONCES SEAMOS TODOS
    MIEMBROS ACTIVOS DE LA TRIBPULACIÓN DEL ESPERANZA,LOS QUE AMAMOS DEFENDER EL
    MEDIO AMBIENTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *