El fin de semana pasado activistas de Greenpeace se presentaron en las semifinales del Masters en Paris (Francia) para exigir al principal patrocinador del torneo de tenis, el banco BNP Paribas, que deje de invertir en energía nuclear y que cancele sus planes para financiar la construcción de un peligrosos reactor nuclear en Brasil.
Por un lado, el sábado, seis activistas de Greenpeace Internacional colgaron, en el Palacio Omnisport de Bercy, dos banderas de 11 metros cuadrados con la leyenda “BNP: abandone las inversiones radioactivas”. Y, al día siguiente, cuatro activistas de Greenpeace Brasil bailaron una samba en la cancha de tenis donde se jugó la final, entre Robin Soderling y Gael Monfils, sosteniendo carteles que llevaban el mensaje de Greenpeace a los espectadores del juego, muchos de ellos clientes del banco, antes de ser detenidos por los guardias de seguridad.
BNP, el banco que proporciona más fondos a la industria nuclear (más que cualquier otro banco en el mundo) tiene la intención de formar parte de un consorcio bancario francés que proporcionaría un financiamiento de de € 1.1billón para la construcción del reactor nuclear Angra 3, a sólo 150 kilómetros de Río de Janeiro en Brasil.
«Mientras que BNP Paribas utiliza el torneo para publicitar sus servicios, consideramos que los espectadores tienen que ser conscientes del papel jugará en la financiación de la construcción de un reactor nuclear peligroso y obsoleto en Brasil. Sus clientes deben conocer el mal uso que BNP está dando a su dinero y el banco debe anunciar inmediatamente que formará parte del equipo de promoción de las energías renovables en Brasil «, dijo Jan Beránek miembro de la campaña Nuclear de Greenpeace Internacional.

La construcción de Angra 3 comenzó en 1984 y se detuvo en 1986, despuès del desastre nuclear de Chernobyl, cuando los bancos retiraron su financiación. La mayoría de los equipos que se van a utilizar para construir el reactor son anteriores a Chernobyl y fueron abandonados durante los últimos 25 años. Ahora son obsoletos y, por lo tanto, muy peligrosos, dado que no cumplen con normas de seguridad actuales.

Además, como sucede con todos los reactores nucleares, aún no existe una solución permanente o segura para el almacenamiento de residuos nucleares. De hecho, la legalidad del proyecto está en serias dudas, dado que no hubo ningún tipo de análisis de seguridad, en clara violación de las normas internacionales. Debido a estas cuestiones, en julio de este año, un fiscal de Brasil pidió a la compañía eléctrica brasileña Eletronuclear y a la comisión de seguridad nuclear CNEN que detuvieran el proyecto.
«BNP debe dejar de jugar este juego peligroso en el que apuesta por tecnologías peligrosas, nucleares y obsoletas. Por el contrario, tiene que  tomar la iniciativa al apoyar una estrategia ganadora que promuevas las fuentes de energía limpias y renovables «, declaró Sofía Majnoni d’Intignano, miembro de la campaña Nuclear de Greenpeace Francia.




Please follow and like us:

One thought on “Greenpeace pide que no se le “siga el juego” al banco que más invierte en energía nuclear.”

  1. NO A LAS FUENTES DE ENERGIA CONTAMINANTES! SI LAS ENERGIAS LIMPIAS Y RENOVABLES! necesitamos que como sociedad que vive en este país se una y se ponga en total contra con lo que significa el calentamiento global y la contaminacion de nuestros ambientes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *