Richard, de la campaña de Océanos, cuenta cómo fue la acción en la que Greenpeace colocó piedras para proteger las reservas marinas de Suecia de la pesca de arrastre.

Ayer, comenzamos a trabajar para detener la pesca de arrastre en dos zonas marinas sensibles en Suecia, llamadas Lilla Middelgrund y Fladen. Debido a que el Gobierno sueco y la Unión Europea dictaron leyes que protegen a estos dos lugares desde el año 2003, podría pensarse que se han puesto en marcha medidas para detener la pesca y otras actividades perjudiciales, pero este no es el caso.

Usando una barcaza con equipos especiales, nuestro equipo está colocando cuidadosamente una serie de bloques de granito en el fondo marino para crear obstáculos y así, evitar que los pescadores buceen estos extrañamente nombrados, pero maravillosos, sensibles y raros hábitats de fondos de maerl y arrecifes de burbujas. La pesca de arrastre es un tipo de pesca altamente destructiva. Los pescadores arrastran a través de una red el fondo marino, y capturan indiscriminadamente todo a su paso. Esto diezma las poblaciones de peces populares, como el lenguado y la solla, y el resultado es una gran cantidad de capturas incidentales no deseadas – y por ende, de peces que son devueltos al mar muertos o moribundos. De hecho, la mayoría de los países europeos han hecho poco para proteger los sitios que se han designado por ley. Esta situación es claramente absurda. Las bibliotecas están repletas de evidencia científica que apunta a la necesidad de proteger totalmente las reservas marinas – áreas donde todo uso extractivo, incluida la pesca, está prohibido para garantizar una verdadera protección de los ecosistemas marinos.

Por esta razón, no es la primera vez que utilizamos piedras como obstáculos para la pesca dentro de un área protegida. Hace casi exactamente un año que situamos estratégicamente 320 rocas en el coral Sylt, situado en aguas alemanas. La gran noticia es que los pescadores han evitado la zona y los cantos rodados se han convertido en parte del entorno natural y están siendo colonizados por una rica comunidad de plantas y criaturas marinas.

Es claro que se requiere más que sólo aparecer con algunas piedras grandes. Nuestro equipo en Suecia ha planificado y preparado este trabajo durante meses. Un paso importante fue la preparación de una evaluación de impacto ambiental para determinar si la actividad podía afectar adversamente al medio ambiente o no. El equipo también ha invitado a todos los interesados – los pescadores, y todos los políticos – a hacer cometarios nuestros planes para colocar estas piedras. La conclusión de la evaluación de impacto fue que colocar las piedras no afecta negativamente el medio ambiente marino, y la autoridad responsable compartió esta opinión y nos dijo que no se necesita un permiso para ponerlas. Los pescadores de Varberg, que está cerca de la zona, también reconocieron la importancia de nuestra propuesta. Como dijo uno de ellos: "Tenemos que proteger a los bancos superficiales y a los refugios que existen allí”.

También se necesita más que las piedras para garantizar la protección a largo plazo de estos y otros sitios, por eso Greenpeace reclama al gobierno sueco que ponga en marcha una prohibición permanente de pesca en el Fladen y Lilla Middelgrund. Al mismo tiempo, Suecia debería trabajar con sus vecinos en Europa para cambiar las normas pesqueras en la Unión Europea, para que sea más fácil proteger las zonas marítimas de los efectos de la pesca.

Por supuesto que las reservas marinas no sólo son necesarias para proteger las aguas de Europa, sino las de todo el mundo, por lo que Greenpeace hace campaña para lograr una red mundial que cubra el 40% de los océanos del mundo.

Please follow and like us:

One thought on “Greenpeace protege reservas marinas de Suecia con bloques de granito”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *