Madre
El 10 de julio de 1985, el Rainbow Warrior, buque insignia de Greenpeace, fue hundido en el puerto de Auckland, Nueva Zelanda, momentos antes de partir hacia una protesta contra pruebas de armas nucleares llevadas a cabo por el gobierno francés. Fernando Pereira, fotógrafo de la organización, perdió la vida en ese atentado.
A pocos días de cumplirse treinta años de este acontecimiento, compartimos una nueva entrega de “Historias de Coraje”, relatos de personas que, como Fernando, son ejemplo de coraje y compromiso con el medio ambiente.
La preocupación de una madre
Era el año 1978 y Lois Marine Gibbs, un ama de casa que vivía en Love Canal, un barrio de Nueva York, estaba sumamente preocupada por los problemas de salud que sufría su comunidad. Un día, mientras investigaba el por qué de los síntomas, se topó con la cruda verdad: la escuela primaria donde su hijo concurría cinco días a la semana estaba construida al lado de un depósito que almacenaba 20 mil toneladas de residuos químicos.
Sin tener experiencia en activismo, ni ningún conocimiento sobre cómo movilizar a su comunidad, pero con una gran preocupación por la salud de su hijo, formó la Asosación de Propietarios de Love Canal con el objetivo de llevar su problemática a los más altos funcionarios políticos.
Y lo logró, el presidente de los Estados Unidos de aquél entonces, Jimmy Carter, anunció el estado de emergencia sanitaria en la ciudad. Fue la primera vez que fondos para este tipo de emergencias fueron utilizados para otros fines fuera de desastres naturales.
En 1980, Lois estableció el Centro para la Salud, Medio ambiente y Justicia, donde el día de hoy ocupa el puesto de Directora Ejecutiva. En 1990, con una vida dedicada al bien común, Gibbs recibió el premio Goldman al Medio ambiente.
El amor de una madre puede llegar muy lejos, más lejos de lo que la imaginación puede alcanzar.

Please follow and like us:

One thought on “HISTORIAS DE CORAJE: LA PREOCUPACIÓN DE UNA MADRE”

  1. Creo que no solo la motivo el amor por su hijo aunque este fue el motor central de su preocupación. Hay muchas personas como ellas, con ganas de mejorar este mundo en el que vivimos, solo que aveces sus deseos quedan en eso…deseos. Admiro profundamente a todas esas personas que aportan con mucho o poco para que vivamos en un mundo mejor. Si se dan a conocer historias como esta, talves se llegue mas lejos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *