malala
El 10 de julio de 1985, el Rainbow Warrior, buque insignia de Greenpeace, fue hundido en el puerto de Auckland, Nueva Zelanda, momentos antes de partir hacia una protesta contra pruebas de armas nucleares llevadas a cabo por el gobierno francés. Fernando Pereira, fotógrafo de la organización, perdió la vida en ese atentado.
A pocos días de haberse cumplido el trigésimo aniversario de este acontecimiento, compartimos una nueva entrega de “Historias de Coraje”, relatos de personas que, como Fernando, son ejemplo de coraje y compromiso con el medio ambiente.
La Valentía De Una Niña
Malala Yousafzai tenía sólo 11 años la primera vez que habló sobre cómo era vivir bajo leyes talibanes al noroeste de Pakistán. En ese entonces escribió un blog anónimo para la BBC Urdu, donde detallaba su experiencia y daba su punto de vista sobre la situación de la educación en el país.
Rápidamente, los talibanes intensificaron el control y los límites a la vida cotidiana, además de restringir el nivel de educación de la mujer. Al descubrir que Yousafzai era la autora de la crítica en el blog, los militares comenzaron a amenazarla. Mientras el mundo tomaba nota del coraje de la joven, los líderes talibanes la tenían en la mira.
El 9 de octubre de 2012, mientras Malala viajaba en colectivo hacia su escuela, un hombre preguntó por ella para luego dispararle a sangre fría. Pero Yousafzai fue más fuerte que el odio y sobrevivió al ataque. Después de numerosos tratamientos y gran perseverancia, Malala emergió como una líder más fuerte para pelear por los derechos de la mujer a la educación.
En marzo de 2013 regresó a la escuela en Inglaterra. Un año después recibió el Premio Nobel de la Paz, convirtiéndose en la persona más joven en recibir ese honor.
Para leer más Historias de Coraje hacé click aquí.

Please follow and like us:

3 thoughts on “HISTORIAS DE CORAJE: LA VALENTÍA DE UNA NIÑA”

  1. Como debemos sentirnos de oprimidos para sacar coraje en esta batalla por los derechos de la mujer.Basta con verlo cada dia como maltratan, matan a las mujeres, tal vez saben que no es tan grave el castigo que reciben, por eso siguen siendo en algunos inpugnes. y ni hablar de la trata un gran negocio para el poder.Esto me hace recordar al 8 de marzo dia internacional de la mujer que hasta lucha por sus derechos.

Responder a Fátima Lara Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *