Evgenia
El 10 de julio de 1985, el Rainbow Warrior, buque insignia de Greenpeace, fue hundido en el puerto de Auckland, Nueva Zelanda, momentos antes de partir hacia una protesta contra pruebas de armas nucleares llevadas a cabo por el gobierno francés. Fernando Pereira, fotógrafo de la organización, perdió la vida en ese atentado.
A pocos días de haberse cumplido el trigésimo aniversario de este acontecimiento, compartimos una nueva entrega de “Historias de Coraje”, relatos de personas que, como Fernando, son ejemplo de coraje y compromiso con el medio ambiente.
¿¡Una Autopista Dónde!?
En 2007, Evgenia Chirikova era una joven madre de dos niñas que, junto a su familia, había decidido mudarse a los suburbios del norte de Moscú. Buscaba estar más en contacto con la naturaleza y disfrutar de los bosques de la región. Un mañana, mientras caminaba por la zona, encontró docenas de “X” marcadas en rojo en varios árboles. La curiosidad la impulsó a investigar el por qué de esas señales y descubrió que el área estaba a punto de ser deforestada para la construcción de una súper autopista que conectaría Moscú con San Petersburgo.
Sin experiencia en protestas sociales, Chirikova abandonó su trabajo como ingeniera y fundó una organización enfocada en salvar el bosque Khimki. A partir de ese momento, el proyecto de la súper autopista, que en realidad era un regalo corrupto para compañías constructoras con amigos en el poder, tuvo que enfrentar una creciente oposición social impulsada por el grupo creado por Evgenia.
El Banco Europeo para la Reconstrucción y Desarrollo, y el Banco Europeo de Inversión, principales fuentes de financiación del proyecto, decidieron no apoyar la construcción de la autopista por los problemas que generaría para el medio ambiente de la región. Además no estaban dispuestos a asumir el costo financiero que implicaría tener que replantar los árboles destruidos.
No fue tarea fácil para Chirikova y sus aliados, quienes tuvieron que soportar una gran presión por parte del gobierno ruso. Evgenia fue arrestada en varias ocasiones, bajo la falsa acusación de ser espía norteamericana. Como si fuera poco, fue amenazada con perder la tenencia de sus hijas por absurdas demandas de maltrato y negligencia infantil.
En 2012, Chirikova ganó el premio Goldman al medio ambiente por sus esfuerzos para salvar el bosque Khimki. Sin embargo, a comienzos de este año, tuvo que abandonar el país junto a su familia, por miedo a las represalias del gobierno. A pesar de eso, continúa luchando para proteger el medio ambiente y participa activamente de la plataforma online Activatica.org, que ayuda a publicar novedades y tomar acción en problemas ambientales que rara vez son cubiertos por los medios de información.
Para leer más Historias de Coraje hacé click aquí.

Please follow and like us:

One thought on “HISTORIAS DE CORAJE: ¿¡UNA AUTOPISTA DÓNDE!?”

Responder a jose omar Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *