Estamos muy contentos: ¡Alcanzamos el millón y medio de seguidores en Facebook! Quiere decir que 1.500.000 personas creen en nosotros, difunden nuestras campañas y se sienten inspiradas por nuestros mensajes para proteger el planeta. Esto significa muchísimo para nosotros porque el activismo ayudado por las nuevas tecnologías es una forma de participación que colabora para obtener muchos éxitos en la defensa del medio ambiente. ¡Para celebrar este acontecimiento hicimos un nuevo video!

¡Miralo y compartilo!

Nuestros primeros pasos en Facebook

Todo empezó en 2008 cuando comenzamos a darnos cuenta de que la red social Facebook -aunque aún no todo el mundo entendiera cómo funcionaba- no paraba de crecer. De a poco fuimos encontrando en ella nuevas formas de participación y de creación colectiva. Era, además, una oportunidad para interactuar de manera inmediata con nuestros seguidores y que ellos, a su vez, pudieran comunicarse entre sí.

Desde el principio estuvimos dispuestos a abrir nuestras campañas a la gente”, relata Hernán Nadal, Director de Movilización Pública en Greenpeace Argentina. “Y entendimos que en Facebook no era tan importante lo que podíamos decir nosotros como lo que nos decían las personas”.

Facebook nos daba la posibilidad de establecer conversaciones con nuestros seguidores. Podían consultarnos, alentarnos y enojarse con nosotros”, agrega Mariana Díaz Vaccaro, Coordinadora de Movilización Pública. “La esencia de este nuevo canal era su inmediatez, su transparencia y la posibilidad de que nuestros seguidores se conectaran entre sí. Facebook se convirtió en un verdadero lugar de encuentro”.

Facebook para ganar campañas

Pronto descubrimos que Facebook podía ser un espacio clave para exponer y presionar a las empresas que contaminan el planeta. Una buena muestra de ese potencial fue a través de la campaña de Basura Electrónica El que las hace las paga en julio de 2010 en la que Greenpeace reclamaba a las fabricantes de pilas que se repartían el 80 por ciento del mercado –Duracell y Energizer– que se hicieran responsables de 10 toneladas de pilas y baterías que estaban acopiadas en la Ciudad de Buenos Aires y que las exportaran para su reciclado.

 

Acompañando la petición online y, sabiendo que las marcas eran importantes anunciantes en los medios tradicionales, una estrategia fuerte en redes sociales pidiendo a las personas que directamente escribieran su reclamo en la página oficial de Duracell, en las páginas de su compañía dueña y marcas subsidiarias y en la del CEO de la empresa. Hasta hubo quienes crearon perfiles para contactar a los empleados de la empresa. Al mismo tiempo, bajo el lema, “Conejizate”, las personas podían tomarse una foto con una careta del conejo emblema de Duracell y enviárnosla. La adhesión del público fue masiva. ¡No parábamos de de recibir imágenes de personas disfrazadas de conejitos rosados!

¿El resultado? Después de tres meses de presión, Duracell se comprometió al tratamiento de sus residuos. La otra gran fabricante –Energizer-, supo que sería su turno, y -temiendo la exposición pública- asumió enseguida las misma responsabilidad. En este caso fue claro cómo las redes sociales fueron un canal imprescindible para la participación de la gente, y cómo a las marcas les interesa lo que opinen sus consumidores.

Pero las posibilidades que nos daba Facebook fueron aun más allá cuando nos sumamos a la campaña de Greenpeace Internacional que utilizaba Facebook para reclamar al propio Facebook. ¡Y tuvimos éxito! Logramos establecer en el 2011 un récord Guinness cuando miles de usuarios de la red social en todo el mundo se sumaron al pedido de la organización de lograr la mayor cantidad de comentarios posibles en un post de Facebook en 24 hs: ¡Reunimos 80.030 comentarios en un día! De ese total, alrededor del 30 por ciento provenía de seguidores argentinos de Greenpeace. Pedíamos que el gigante de la redes no utilice energía basada en el carbón en sus nuevas plantas en EE.UU. Como resultado, Facebook se comprometió a trabajar junto a nuestra organización en la promoción de energías renovables, alentando a las principales compañías de tecnología a invertir en fuentes limpias de energía.

El crecimiento

Otra decisión clave para el crecimiento de Greenpeace Argentina en Facebook fue contratar a una persona que se pusiera al frente de la página para generar contenidos y asegurar el contacto permanente entre la organización y sus seguidores.

Así llegó Pablo Bullrich, Encargado de Redes o Community Manager de Greenpeace Argentina durante cuatro años. “Al principio nadie entendía muy bien lo que hacía, pero con el tiempo encontraron el valor de tener un canal más para comunicarse con la gente y una herramienta de campañas infalible”, recuerda Pablo.

¿Lo mejor del puesto? No lo duda: “Que todos los días es un trabajo distinto. La mayor parte del tiempo estás detrás de una computadora, pero también te puede tocar cubrir una acción desde adentro. Una de las imágenes más frescas que tengo es la de estar colgado del puente Nicolás Avellaneda (el viejo transbordador de La Boca) transmitiendo lo que estábamos haciendo desde el lugar de los hechos con una vista impresionante de la ciudad de Buenos Aires”.

Las campañas se sucedían – Riachuelo, Ley de Basura Cero, Ley de Bosques, Ley de Basura Electrónica, Ley de Glaciares… -, el trabajo se multiplicaba y la comunidad online crecía a pasos agigantados. Entonces se sumó Bruno Giambelluca al equipo. “Lo mejor de estar de este lado es el gran apoyo que recibimos: miles y miles de usuarios dando apoyo a las campañas y consultando para ser parte de ellas”, resume Bruno.

Protagonistas del cambio

Desde nuestro origen como organización, hacemos campañas que tienen como condición movilizar a las personas, inspirarlas e integrarlas. Comprometerlas para crear presión pública sobre aquellos a quienes estamos reclamando una acción a favor del medio ambiente. Convertirlas en protagonistas del cambio.


Enseguida comprobamos que del otro lado había personas dispuestas a todo eso y más. Nuestros seguidores son curiosos, participativos y comprometidos. Quieren saber qué está pasando constantemente y averiguan la forma de tomar acciones junto a Greenpeace. Difunden, se solidarizan, interactúan y son muy conscientes de que tenemos un solo planeta.

Se trata de una comunidad tan grande e inquieta que convirtió a Greenpeace Argentina en la página de Facebook no comercial con más seguidores de Argentina. Entre las primeras 50 tiene el puesto número 16, pero no sólo eso: es una de las que tiene mayor nivel de participación. Cada minuto, entre 120 mil y 200 mil personas miran, comentan y comparten nuestros mensajes y fotos.

Hay quienes dicen que desde Facebook no se cambia nada”, comenta Bruno, “pero creo que basta ver un caso como el de Estambul estas últimas semanas para entender que a veces las redes sociales cobran vida frente a la insuficiencia de los medios tradicionales”.

Desde Greenpeace consideramos que nuestra comunicación debe tomar todos los caminos que sean necesarios para sumar más voces a la tarea cotidiana de proteger el medio ambiente.

Muchas veces seguirnos en Facebook es sólo el primer paso de una persona para involucrarse y continuar con otro tipo de participación como el voluntariado o la asociación.

Por eso, a través de nuestra página en la mayor red social del mundo buscamos informar, conocer las opiniones y conversar con nuestros seguidores. Y el ida y vuelta es inmediato: en segundos hay miles respondiendo, firmando, reclamando, agradeciendo. Es nuestro modo de estar cerca.

¡Celebrá con nosotros! Mirá y compartí nuestro video haciendo click aquí.

¿Quién sabe? Tal vez en poco tiempo seamos… ¡dos millones!

Greenpeace Argentina.

 

Please follow and like us:

4 thoughts on “Hoy en Greenpeace Argentina celebramos el millón y medio de seguidores en Facebook ¡Gracias!”

  1. Quiero comentarles que en Formosa ya se esta construyendo una nueva planta nuclear y que también tienen pensado en traer a Dioxitek a futuro. Nosotros no podemos decir ni hacer nada.

  2. esta sería una acción muyyyyy importante para nuestra zona….además del Artico y otras:
    GACETILLA DE NUEVO AMBIENTE Gacetilla de Prensa MIENTRAS ONG critica la puesta en escena del Municipio de Berisso, la Fundación WETLANDS emitió comunicado sobre el MONTE RIBEREÑO. la ONG Nuevo Ambiente criticó la puesta en escena y victimización que intenta instalar el Gobierno Municipal de Berisso el supuesto avance de los bodegueros de Mendoza para con el Vino de la Costa, ya que es llamativo que no se detiene en Defender los Recursos Naturales ante la desaparición del Monte Ribereño producto de los vuelcos de refulado del dragado deteriorando gravemente el ecosistema. A la vez WETLANDS (Fundación Internacional de defensa de los Humedales) manifestó su profunda preocupación Desde hace más de 4 meses – expresaron desde nuevo ambiente – se viene denunciando en forma conjunta con distintas ONG`s y Asambleas de defensa del Ambiente sobre la pérdida de más de 30 hectáreas del Monte Ribereño en la Isla Paulino y otras 20 hectáreas en la Isla Santiago (Ensenada), y en donde se pretende arrasar otras 30 hectáreas en el sector continental de Berisso. Nos llama la atención que el Concejo Deliberante no dice nada sobre la violación de la Ley de Paisaje Protegido , La Ley de Bosques Nativos, la ley Integral del medio Ambiente y el Convenio Internacional de defensa de los Humedales RAMSAR, ya que la pérdida del MONTE RIBEREÑO como está ocurriendo es lo que hace peligrar y hará peligrar la producción de los vinos, más allá que provocará un cambio ambiental importante no sólo para Berisso sino también para la región Toda. La biodiversidad que posee el Monte Ribereño de las Islas Paulino y Santiago está en peligro de extinción por negligencias y falta de compromiso de los funcionarios que forman parte del Consorcio y de los municipales, ya que la construcción del Puerto puede llevarse adelante sin degradar el ambiente ribereño. Desde hace meses vienen volcando agua con alto grado de salinidad en el Río Santiago que es extraído de las napas de aguas subterráneas de los pozos construidos para las columnas que sostendrán la base del Puerto de contenedores, por ello ya se ha modificado el ambiente costero y debemos también mencionar la pérdida especies por el vuelco de los refulados del dragado que fueron volcados ilegalmente en la isla Paulino, como así también la construcción de una estación de almacenamiento de combustible en la Isla Santiago convirtiendo la zona en inflamable a pocos metros de las vivienda de los isleños. Por todo ello es que el MUNICIPIO DE BERISSO debería bregar por la defensa del ambiente en general ya que sus funcionarios no habrían leído el articulo 28 de nuestra Constitución, cuando dice que “… Los habitantes de la Provincia tienen el derecho a gozar de un ambiente sano y el deber de conservarlo y protegerlo en su provecho y en el de las generaciones futuras…” y no intentar disfrazar o distraer en falsos debates ante la pèrdida del MONTE, creando una burbuja con la una comisión multisectorial de promoción de la actividad por un supuesto avance de los bodegueros cuyanos para desjerarquizar al Vino de la Costa, Otro de los temas de las últimas horas ha sido el documento de la “Fundación Humedales”, oficina argentina de Wetlands International, en donde expreso su profunda preocupación por el avance sobre los humedales conocidos como Isla Paulino e Isla Santiago, ubicados en los partidos bonaerenses de Ensenada y Berisso, en la Ribera Platense. La Ribera Platense es un área de la baja terraza sobre el estuario del Río de la Plata que se extiende en una franja costera de casi 180 Km. – expresan en el comunicado – Estos terrenos, de 5 o 6 m de altura máxima sobre el nivel medio de las aguas, ocupan un área de unos 300 m a 9 km sobre la plataforma de inundación del Río de la Plata. Este espacio depende funcionalmente del río a través del pulso de inundación, presentando albardones alternantes con cubetas deprimidas a los que llamamos genéricamente cómo humedales y donde se reconoce la influencia subtropical transportada a estas latitudes por los cursos de los ríos Paraná y Uruguay. En estos humedales los pulsos y ritmos de inundación resultan el factor ecológico determinante, operando directamente sobre el ciclo de la materia y el flujo de energía, la producción neta del ecosistema, su autorregulación, adaptación y la sucesión ecológica. la utilización de maquinaria pesada para arrasar el monte y su relleno posterior con el refulado de barros – finalizaron en comunicado – que contienen metales pesados, hidrocarburos y otras sustancias peligrosas vertidas por décadas por las industrias del Polo Petroquímico La Plata, con la finalidad de acondicionamiento del suelo para usos aun no claros, ha producido una transformación irreversible y un enorme impacto ambiental sobre este ecosistema de humedales de la Franja Costera Sur del Río de la Plata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *