Camila Speziale es voluntaria de Greenpeace hace tres años. Entre otras acciones participó en la protesta contra la Barrick Gold hace más de dos años, cuando junto a 50 activistas acampó en los caminos de acceso a los Proyectos Veladero y Pascua Lama. El último miércoles fue parte del equipo de escalada que, en Día Mundial del Medio Ambiente, exhibió en el Centro Cívico de San Juan un mensaje para el gobernador José Luis Gioja exigiéndole que prohíba cualquier proyecto minero que amenace el hogar del puma. Aquí ella te cuenta cómo vivió este día tan particular:

«Mi función fue colgar y sostener el cartel. Quizá mi mayor desafío era escalar: era la primera vez que estaba colgada a tanta altura. Por eso me preparé física y mentalmente. Al pricincipio estaba nerviosa porque eran muchos metros para subir. Sentía una gran responsabilidad. Sentía que no podía fallar. Pero me serené concentrándome en la idea de que todo iba a salir bien.

Iniciamos la subida temprano, tardamos una hora en subir y permanecimos arriba otras cuatro. El apoyo de mis compañeros me ayudó muchísimo. Nos dábamos ánimo todo el tiempo, el trabajo se hacé más fácil de esa manera.

Después de desplegar el banner miraba para abajo y no lo podía creer… hacía frío pero la adrenalina no me permitía sentirlo. Una vez que la bandera empezó a desplegarse sentí una emoción enorme, y cuando se desenrolló por completo y la gente alentaba y aplaudía, sonreí y apenas podía contener las lágrimas de emoción. Hay un momento en que se te empiezan a acalambrar las piernas. Ahí logramos sentarnos, había viento y empezamos a sentir frío. Pero nos sostuvo el calor con que nos recibió la gente. Hace dos años, en Veladero, habíamos encontrado un público un poco más hostil.

Bajé ya sabiendo que me iban a detener. Lo tomé con tranquilidad porque es lo que sabemos que puede pasar. Había un grupo de mujeres policía vestidas de civil. Ahí aprovechamos para desplegar unos carteles individuales. Nos resistimos pacíficamente a que nos llevaran, pero igual fue todo un poco violento. Nos dejaron moretones, nos metieron en la camioneta, nos sacaron los documentos y la comida y los pusieron en bolsas.

A los chicos los pusieron en otro compartimento. Estábamos totalmente incomunicados, pero al menos oíamos a la gente aplaudiendo, y a los más de 30 medios que fueron a cubrir la acción.

Estuvimos detenidos en la Comisaría durante 8 horas. Al salir con la camioneta encontramos más gente apoyándonos: cantaban el Himno Nacional. No nos veían a través de los vidrios oscuros, pero nosotros a ellos sí. Ya en el juzgado nos devolvieron nuestras cosas. Siguieron las felicitaciones, nos daban besos… “Gracias por hacer lo que están haciendo por nosotros”, nos decían . Ese agradecimiento de corazón fue lo más reconfortarte y valioso del día.

Siento indignación y también tristeza por lo que está haciendo la minería con la Reserva San Guillermo. Realizamos esta acción en el Día mundial del Medio Ambiente, el mismo día en el que el gobernador anunción un Plan de Manejo de la Reserva que no defiende nuestros más valiosos recursos porque sigue permitiendo que se realicen actividades mineras en el hogar del puma. Es demasiada la destrucción de un territorio único para satisfacer la ambición por el oro. Lo que rescato es que tanto nosotros, como mucha gente de San Juan y el resto del país no bajamos los brazos. Hay más de 330 mil personas exigiéndole a Gioja que prohíba la minería en la Reserva. Ser parte de un esfuerzo tan enorme me hace sentir que se puede creer y que se pueden cambiar las cosas.

Camila».

Escribile ahora al gobernador de San Juan, José Luis Gioja, para que prohíba la minería dentro de la Reserva San Guillermo. Hacé click aquí.

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *