Esta mañana en Melbourne (Australia) activistas de Greenpeace se presentaron en la sede Mattel vestidos de tigres de Sumatra (en peligro de extinción) acompañados por una activista caracterizada como «Barbie» que llevaba en la mano una motosierra de color rosa. La acción se relaciona con la investigación de Greenpeace que revela que el material con el que está fabricado el paquete de las muñecas de proviene de las selvas tropicales de Indonesia.

Ya pasaron varios días desde que, con este reclamo a Mattel, Greenpeace comenzó la última etapa de la campaña para detener la deforestación en Indonesia. Ahora hay señales de que tanto esta empresa como Lego están preparándose para hacer cambios en la manera que compran sus embalajes.

Las últimas declaraciones de Mattel, emitidas el viernes en Estados Unidos, sugieren que la empresa ahora reconoce el problema de la deforestación. Sin embargo, todavía tiene que ofrecer más detalles y un cronograma más claro para demostrar que están realmente comprometidos a resolver el problema.

Mientras tanto, en Dinamarca, Lego respondió a las preguntas de la prensa declarando sus intenciones de pasar a usar fuentes de embalajes reciclables y certificadas por el Forest Stewardship Council (FSC). Esto parecería ser un paso positivo, pero aún se esperan más detalles e información sobre cómo van a manejar el tema con Asia Pulp and Paper (APP), la empresa responsable del daño a los bosques de Indonesia. Desafortunadamente, Disney y Hasbro todavía no respondieron a la campaña.

De vuelta en Indonesia, APP no dudó en negar cualquier problema en sus operaciones. En una publicación de su blog, la “directora de sustentabilidad” Aida Greenbury desafió a Greenpeace a “explicar su ataque a la industria papelera y de pulpa de Indonesia en este momento”. Greenpeace siempre explicó claramente que no realiza un ataque a la industria de Indonesia sino que la campaña es para frenar la deforestación en la que APP juega un papel principal. Pero, ¿por qué ahora?

A principios de este año, una de las empresas hermanas de APP del grupo Sinar Mas, Golden Agri Resources (GAR) anunció una nueva política de conservación de bosques y declararon que quieren que sus plantaciones no dejen ninguna ‘huella de deforestación’. La empresa ofreció una gran cantidad de compromisos claros: Proteger las zonas de alta conservación (a través de la implementación de relevamientos independientes); detener los desarrollos en las turberas; proteger zonas de alto almacenamiento de carbón; y, en materia social, implementar los principios de Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI) cuando desarrollen sus plantaciones.

Por esas mismas fechas, APP también anunció un nuevo ‘mapa de sustentabilidad’ a pesar de que haya muy poco de sustentable en sus actividades. El mapa confirma que la empresa seguirá dependiendo de la deforestación para proveer a sus molinos hasta por lo menos 2015, no realiza ningún compromiso para detener el desarrollo de plantaciones en turberas, no incluye la realización de relevamientos independientes, no dijo nada sobre CLPI y no menciona la protección de zonas de alto almacenamiento de carbón.

En los cuatro meses que pasaron desde estos anuncios, APP no hizo nada más para frenar la deforestación de bosques y turberas para sus fábricas de papel y pulpa. Por eso lanzamos esta campaña ahora.

Las respuestas de APP hasta ahora evitaron tocar los temas más relevantes, pero intentaron devolverle la confianza a los accionistas y convencerlos de que todo está bien porque la empresa opera legalmente. APP dice que sigue los lineamientos legales del gobierno de Indonesia y que es su responsabilidad la de “cumplir con estas leyes”.

Irónicamente, el comunicado de prensa de APP que declaraba esto coincidió con un mensaje del Equipo del Presidente para la Erradicación de las Mafias Legales. El equipo pidió que se volvieran a abrir investigaciones de varios casos de tala ilegal en Sumatra entre las que se encuentran varias empresas de Sinar Mas conectadas a APP.

No sorprende que APP haya pasado esto por alto en su respuesta a nuestra campaña. La empresa tampoco hizo referencia a la nueva investigación de Greenpeace que demuestra, una vez más, que sus proveedores están desarrollando plantaciones en turberas, algo ilegal bajo la ley de Indonesia.

APP claramente está siguiendo consejos pésimos de su agencia de relaciones públicas, Cohn and Wolfe. Esto seguramente agrave sus problemas, en vez de mejorarlos. Como señala un experto en sustentabilidad en una carta abierta a la empresa, “sus estrategias de comunicación son un desastre – un caso de estudio global sobre cómo hacer casi todo mal al mismo tiempo”. Y luego concluye, “es tiempo de que escuchen el grito de progreso que los rodea”.


Please follow and like us:

2 thoughts on “La respuesta de la industria del juguete a la campaña de Greenpeace por los bosques de Indonesia”

  1. En la medida en que se sigan haciendo estas campañas de concientización y queden al descubierto estas barbaridades, de a poco las empresas grandes no tendrán mas remedio que ocuparse de la sustentabilidad de su producción porque nadie quiere concertirse en cómplice de la explotación desmedida de nuestros recursos. Hay que insistir e insistir, yo hablo de estos temas permanentemente en mi trabajo y si bien a la gente le cuesta tomar acciones concretas para cuidar el medio ambiente en lo cotidiano, todos pero absolutamente todos están de acuerdo en la importancia que tiene SIGAMOS ASI!

  2. este tipo de noticias deberían aparecer mas en los medios masivos de comunicación. Tendría que haber un apartado en los periódicos sobre ecología para realmente concienciar a la ciudadanía. Me consta que los colegios estan realizando acciones, pero aún queda mucho por hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *