La semana pasada se lanzó la gira de los “tigres” en Indonesia, durante la cual cinco activistas van a recorrer Sumatra para documentar y ser testigos de la destrucción de los bosques causada por empresas como Asia Pulp and Paper (APP). Sin embargo, hace unos días Greenpeace descubrió que hay alguien más organizando recorridos en Sumatra. Bustar Maitar, integrante de la campaña de Bosques de Greenpeace del Sudeste de Asia, nos cuenta qué es lo que está pasando:

«Parece que APP invitó a varios periodistas de la comunidad internacional para visitar el “proyecto de conservación” más importante de APP, para que pudieran ver con sus propios ojos cómo Greenpeace y otras organizaciones están equivocadas acerca del manejo ambiental de APP. Es algo increíble; APP parecería pensar que si gasta la suficiente cantidad de dinero en campañas de relaciones públicas engañosas puede lavar su imagen, y no va a tener que hacerse cargo o cambiar sus terribles prácticas ambientales.
Por desgracia para APP, conseguimos una copia del itinerario de sus recorridos; una oportunidad que no podíamos dejar pasar. APP y su empresa de relaciones públicas Cohn and Wolfe obviamente no nos iban a invitar a acompañarlos, así que nuestros activistas “tigres” se vistieron con sus disfraces a rayas y se alojaron en el mismo hotel que APP usó para la gira. A los periodistas se les entregó una carpeta con toda la información que APP no iba a revelar en su gira oficial.
El “proyecto de conservación” del recorrido de APP es la “reserva de la biosfera” de Giam Siak Kecil; una zona boscosa sobre las turberas de Sumatra. En el centro hay un núcleo de bosques protegidos, rodeados de una zona de “transición”. Esta “zona de transición” está compuesta de franjas de plantaciones de árboles para pulpa, plantados después de que los bosques de esa zona fueran destruidos por empresas como (claro, lo adivinaron) APP.
Y acá es donde la cosa se pone interesante. Cuando APP y sus proveedores entraron en la zona, era una región de bosques de calidad. Como lo indica el propio informe ambiental de APP de 2007 “Growing a Sustainable Future” (creciendo un futuro sustentable) (páginas 141-143), la zona es hábitat de mamíferos, aves, reptiles y especies vegetales en peligro de extinción.
Las leyes de Indonesia ponen límites a dónde se pueden desarrollar plantaciones para obtener pulpa:
• Los terrenos con turberas de más de tres metros de profundidad tiene que estar protegidos. Las operaciones en turberas de tres metros que impliquen deforestación o drenaje violan tanto las reglamentaciones del Ministerio de Bosques y un decreto presidencial.
• Varias reglamentaciones de bosques estipulan que las plantaciones para obtener pulpa y madera industriales sólo pueden establecerse en zonas “improductivas” (definidas hasta 2004 como zonas con una determinada cantidad de madera por hectárea)
• Dentro de las concesiones para la obtención de pulpa, al menos un 30% de cada zona no puede tener plantaciones.
Pero, ¿adivinen qué? Muchas de las plantaciones en la zona están en gran medida o totalmente ubicadas en turberas de más de tres metros de profundidad. En la época en la que los proveedores de APP obtuvieron las concesiones, la mayoría de las zonas estaban densamente pobladas con vegetación y tenían un volumen de madera mucho mayor por hectárea que el que se podía deforestar. Los estudios e investigaciones en el terreno sugieren que dentro de las concesiones mucho menos de un 30% están cubiertas hoy por bosques.
Pero eso no es todo. Varios de los adjudicatarios de estas concesiones están vinculados con investigaciones sobre deforestación ilegal, casos de corrupción y evasión de impuestos (le dimos información sobre esto a los periodistas que participaban de la gira para ver lo “maravillosa” que es APP). En varias de estas mismas regiones, estudios realizados por una coalición de organizaciones no gubernamentales locales demostraron que APP estuvo destruyendo bosques que están claramente marcadas como zonas de alto valor de conservación.
El problema es que esto no se ve simplemente desde los vuelos por sobre la reserva que APP le ofrece a los periodistas. El centro de la reserva sigue forestado y partes de la zona de transición están compuestas por plantaciones maduras de madera para la obtención de pulpa, así que se ven verdes y frondosas. No se puede ver la deforestación que se hizo antes de las plantaciones. La “caminata por el bosque” que APP ofrece se lleva a cabo en una zona del bosque que estaba protegida, en vez de hacerse en zonas que ya se destruyeron.
Obviamente APP se va a esforzar mucho por asegurarse de que los periodistas no vean estas zonas donde la deforestación a gran escala todavía se está llevando a cabo en la reserva o en otras regiones. Así que les marcamos esas zonas en el mapa que les entregamos a los periodistas en el evento de APP anoche en Indonesia.
El gran engaño de APP en sus campañas de relaciones públicas se hace evidente una vez que miramos debajo de la superficie.
Esperamos que la información que les dimos a los periodistas sirva para que la historia real detrás del papel de APP en su “proyecto de conservación” salga a la luz».

Please follow and like us:

2 thoughts on “Los activistas "tigres" de Indonesia exponen la falsa conciencia ambiental de la empresa APP”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *