Greenpeace está enviando a dos de sus embarcaciones (el Esperanza y el Arctic Sunrise) a las fronteras del problema mundial del petróleo. La misión del Esperanza, que zarpó hoy desde Londres, es clara: enfrentar y protestar contra la exploración petrolera que sigue, día a día, destruyendo nuestro medio ambiente. El destino final de su viaje aún permanece en secreto para no eliminar el elemento sorpresivo del reclamo. Por su parte, el Arctic Sunrise acaba de arribar al Golfo de México para examinar científicamente los drásticos impactos a largo plazo del desastre provocado por la petrolera British Petroleum.

Accidentes como el de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, que causó el derrame de petróleo más grande en la historia de EE.UU., pueden volver a repetirse. A menos que dejemos atrás los combustibles fósiles y sucios y comencemos a utilizar tecnologías accesibles, eficientes y renovables, disponibles hoy en día. Es por eso que el barco Esperanza tiene como objetivo llevar el mensaje «ir más allá del petróleo» directamente a la fuente del problema.


Es posible que el gigante petrolero BP haya conseguido cerrar sus fugas, pero la crisis en el Golfo de México está lejos de terminar. De hecho, muchos de los impactos del derrame, sobre la vida silvestre en peligro de extinción y sobre los ecosistemas de la región, sólo se aclararán con el tiempo. El barco Arctic Sunrise será la sede de un equipo de científicos independientes, que examinarán la zona a fondo -desde el plancton en la superficie hasta las plumas de crudo en la columna de agua o los corales de aguas profundas- para determinar el alcance de los impactos del vertido.
Los barcos de Greenpeace partieron para hacerle frente a la búsqueda desesperada de la industria petrolera por las últimas gotas de petróleo en el planeta. Compañías como BP está tomando riesgos enormes para perforar en lugares cada vez más peligrosos, en lugar de invertir en energía limpia para detener el cambio climático.
Desde el desastre en el Golfo de México hasta la destrucción de bosques canadienses para desenterrar  arenas de alquitrán, nada parece detener la carrera para desarrollar y ampliar las fuentes de energía más peligrosas y dañinas. Es por eso que Greenpeace emprende un viaje para ir más allá del petróleo, exponiendo y confrontando la ambición de la industria petrolera.




Please follow and like us:

9 thoughts on “Los barcos de Greenpeace inician expediciones para denunciar las explotaciones petroleras en el mar”

  1. Después de ver como los seres humanos destruyen el mundo, nos queda un consuelo, esta maravillosa organización, y los que participan de ella. Quizás no aporte este comentario, pero admiro a los que luchan como ustedes. ¡Espero que jamas bajen los brazos!

  2. Asi mismo…!!!! creo que no hay mejor arma que revertir el marketing de estas compañias (corporaciones, empresas), que usan el petroleo, mostrando su verdadera cara…

  3. si son tan ecologistas porque no van en un bote a remos (hecho de material reciclado )o directamente nadando, o se creen que ese semejante barco funciona con luz solar??? es una ironia pero ese barco funciona con petroleo y sus derivados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *