Muchos de ustedes habrán visto los videos que subí de la actividad que hicimos ayer, con los vecinos del Riachuelo (hubo gente de los foros hídricos de Lanús y Lomas de Zamora, de los vecinos autoconvocados del Parque Industrial de Burzaco, Almirante Brown; de Esteban Echeverría, DockSud, de la Asociación Vecinos La Boca y de la Isla Maciel) y el barco de Greenpeace. Los que se la perdieron pueden ver la nota en La Nación On Line.
Pero, más allá del esfuerzo y de lo difícil que fue llevar nuestro mensaje por el Rescate del Riachuelo hasta su desembocadura en el Río de la Plata, hoy quería contarles lo emocionante que fue, para mí, compartir esa jornada con la gente de la Cuenca, los habitantes que sufren día a día las consecuencias de la contaminación y el abandono y que, sin embargo, no bajan los brazos y luchan y reclaman por lo que les corresponde y por la dignificación de sulugar y de sus barrios. Entre todos ellos, entre los muchos que se acercaron quiero destacar a los chicos del Convento de la isla Maciel, que llegaron acompañados por el párroco Francisco Olveira Fuster.
Algunos de ellos nunca antes habían estado en un barco. Todos llegaron con una mezcla de curiosidad y excitación, propia de la experiencia. Los chicos participan del programa El Envión de Maciel, una propuesta de la Municipalidad de Avellaneda. Según me contaron ellos mismos, el programa, coordinado por el Convento y DeporVida, funciona desde el año pasado y busca la inclusión social de jóvenes de entre 12 y 17 años, a través de capacitación en oficios, apoyo para la escuela, actividades recreativas y comunitarias.
De paso, les cuento también que el padre Olveira Fuster me contó que la llamada Isla Maciel no es, en rigor, una isla, ya que es posible acceder a ella por agua y por tierra. Son veinte manzanas, delimitadas por el Riachuelo, las vías del ferrocarril y la avenida Pinzón y es el asentamiento más antiguo del Partido de Avellaneda, donde habitan más de 8 mil personas.
En la cubierta del Arctic Sunrise, los chicos de la Isla (que no es una isla) se pusieron las remeras azules que hicimos para esta campaña, se sacaron fotos y mostraron sus carteles. Compartí con ellos una breve travesía: viajamos desde la desembocadura del Riachuelo hasta el Apostadero Naval donde permanecerá el Arctic hasta el domingo, cuando termine su visita a Buenos Aires. En ese rato, de una hora, hora y media, percibí en esos chicos una poderosa energía vital: esos chicos disfrutaban de todo lo que veían; de la novedad del viaje en barco, de las extraordinarias postales que regala la Ciudad vista desde el río; de compartir esa experiencia con la tripulación de Greenpeace y, por sobre todo, percibí el compromiso que ellos tienen con su barrio, con su lugar en el mundo.
Charlé con ellos, los vi jugar, reírse, divertirse y entendí que ellos, tal vez sin saberlo, quieren que se limpie el Riachuelo porque quieren vivir donde viven y porque reivindican su lugar y su historia, nada más, nada menos. Ayer, después de muchos meses de escuchar a muchos técnicos, funcionarios, expertos y burócratas, entendí algo que hasta ahora no había entendido: el Riachuelo tiene un rostro humano, es el rostro de los chicos de la Isla Maciel y es también el rostro de la esperanza. Creo que si este campaña tiene un sentido, es, por sobretodo, el sentido de darle a esos chicos el derecho a la esperanza y a vivir donde viven, pero mejor. Abajo les dejo unas fotos de la visita y en un rato subo un video que grabé con los chicos.

Please follow and like us:

7 thoughts on “Los chicos de la isla Maciel visitaron nuestro barco”

  1. Somos un grupo de personas integrantes de una entidad mutualista, y en una de las areas de desarrollo de nuevas tecnologias y de la mano de eminentes profesionales en la materia biotecnologias, hemos descubierto una formula basada en un mineral que convinado con el material que se utiliza en las barreras de petroleo, logramos aislar y separar el producto haciendo que tome una consistencia tal que se lo puede encapsular y movilizar o extraer o separar del agua facilmente.- Nos gustaria contactarnos para poner esto a vuestro servicio para que lo hagan llegar al gobierno y asi facilitar la tarea de saneamiento.-

  2. Hola Consuelo! que hermosas vivencias contás….estos chicos no lo van a olvidar en su vida! Gracias a Greenpeace!!! y…..sigo enamorado de vos!

  3. hola,consuelo..,te cuento que estuve en el barco,el dia sabado ,no lo podia creer,me recorri 550km ,me toco subir al rompehielos ya de noche eramos el ultimo grupo, pero pude,me encanto,me senti muy emocionada,al estar ahi,y tambien de escuchar las anecdotas de cada voluntario fue una experiencia unica y con el solo hecho de haber subido y estado ahi me senti llena de orgullo´,gracias ,muy bueno tu comentario y para lo que necesites estamos.besos

  4. hola a todos los chicos les hablan los ex integrantes del embion de la isla maciel
    paulo y araceli mendez, sigan adelante, mandamos saludos a todos saludo a thamara
    de parte de araceli, y sigan adelante que esto del riachuelo les va a resultar fuerzas!!!!!!

  5. Hola , me parece genial este proyecto qué tienen ya qué el riachuelo de la isla lo necesita con suma urgencia no sólo por la contaminación que genera sino por lo las enfermedades en las criaturas que produce y demas . Espero que no lo dejen estancado y lo logren llevar adelante , desde ya todo mi apoyo a ustedes♥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *