polar-bear-hug-3-churchill-canadaLa compañía Royal Dutch Shell anunció hoy que toma la decisión de abandonar la perforación petrolera en el Ártico por “los pobres resultados de sus exploraciones, los costos elevados y la incertidumbre legal”. Para Greenpeace, “sin duda las protestas públicas y la amenaza a la reputación social también fueron factores clave”. Millones de personas alrededor del mundo que nos oponíamos a la búsqueda de petróleo en el Polo Norte celebramos la noticia. En este post te contamos todo lo que necesitás saber sobre este gran momento:

¿Qué pasó exactamente?
Hoy Shell anunció que «abandonará  la actividad de exploración” en el Ártico en Alaska en el futuro inmediato. Esta noticia llega después de los resultados de pruebas de perforación en el pozo «Burger J», situado en el mar a unos 240 km frente a la ciudad de Barrow en  Alaska (extremo noroeste de Estados Unidos). La empresa encontró indicios de petróleo y gas en este pozo, pero ¨no eran suficientes para justificar una mayor exploración¨.
En otras palabras, Shell abandonó indefinidamente sus planes de perforar por petróleo en el Ártico de Alaska.
¿Por qué Shell tomó esa decisión?
La compañía culpó a tres factores para la decisión de alejarse de Alaska: el entorno regulatorio federal desafiante e impredecible en los Estados Unidos, los malos resultados de las perforaciones de prueba y los altos costos de perforar en el Ártico. Sin embargo, el diario The Guardian también informó que fuentes dentro de Shell fueron ‘sorprendidas’ por las protestas públicas y que esta amenaza a su reputación social también fue un factor clave.
¿Las protestas tuvieron que ver con la cancelación de la perforación en el Ártico?
Absolutamente. Shell sintió la presión de millones de personas alrededor del mundo que se unieron al movimiento para salvar el Ártico. La empresa quería operar en Alaska sin cuestionamientos, pero la atención pública puesta sobre la compañía ayudó a que Shell se dé cuenta de que no podía continuar con su plan.

The Guardian informó que la corporación estaba «sorprendida por las protestas públicas contra la perforación, que amenazan con dañar seriamente su reputación». Esto no era sólo sobre los costos de perforar en el Ártico o regulaciones estrictas en  Alaska. Las protestas ayudaron a inclinar la balanza.
¿Hubo otros factores?
Los 7 millones de personas que conforman el movimiento para salvar el Ártico provocaron un enorme impacto. Centramos la atención en los planes imprudentes de Shell y creamos una gran incertidumbre política para el futuro de la perforación del Ártico. La empresa culpa a los altos costos y a los legisladores inútiles en los Estados Unidos, pero leyendo entre líneas, parece que se dieron cuenta de que la marea se volvió contra ellos y que sus ambiciones de perforación del Ártico estaban perdiendo el apoyo de todos los rincones.
La derrota de Shell muestra en qué dirección sopla el viento ahora. Proyectos de energía extremos como éste no tienen lugar en un mundo que está respondiendo a la amenaza más urgente de nuestro tiempo: el cambio climático. La compañía contaba con un presupuesto de miles de millones de dólares, pero tuvimos un movimiento de millones de personas.
The Guardian también publicó: «En privado Shell dejó en claro que está sorprendida por las protestas públicas contra la perforación, que amenazan con dañar seriamente su reputación¨. Ben van Beurden, el Director Ejecutivo de la empresa, también habría dicho que estaba “preocupado de que el caso Ártico socavara sus intentos de influir en el debate sobre el cambio climático».
¿Qué significa esto para Shell? ¿Canceló definitivamente su proyecto en el Ártico?
La corporación hizo una apuesta enorme y perdió a lo grande, tanto en términos de costos financieros como con su reputación pública y ahora no tiene planes de regresar a Alaska. Aunque la empresa es propietaria de otras licencias en lugares como Groenlandia, sitios aún más difíciles de perforar que el Mar de Chukchi, la probabilidad de que Shell perfore en el corto plazo es cero. Esto significa que, en general, los planes de la compañía en el Ártico quedaron congelados.
¿Cuánto gastó Shell en el Ártico?
La firma destinó alrededor de 7 mil millones de dólares a su apuesta por el Ártico, en la compra de contratos de arrendamiento en los mares de Chukchi y Beaufort y en la contratación de una flota muy costosa de equipos de perforación para operar allí. La compañía también invirtió años de esfuerzo tratando de encontrar petróleo en Alaska.
¿Greenpeace hizo que esto suceda?
Desde hace varios años Greenpeace hace campaña para detener la perforación de Shell en el Ártico de Alaska junto a una coalición de otras organizaciones y un movimiento de más de 7 millones de personas en todo el mundo que exigen la protección de la zona. No hay duda de que este movimiento tuvo un impacto.
Juntos convertimos a la perforación en el Ártico de Shell en el proyecto petrolero más polémico en el mundo. Cuando la empresa habla del «entorno regulatorio federal desafiante e impredecible en los Estados Unidos» sabemos que se refiere a la presión de nuestro movimiento constante, que contribuyó a esa inestabilidad. Medio millón de personas ya solicitaron al presidente Barack Obama y al Departamento de Interior de Estados Unidos que cancelen los permisos de perforación que le dieron a la compañía para operar en Alaska. El poder del pueblo puso una luz sobre los planes sucios de Shell y expuso al mundo los riesgos inaceptables de la perforación del Ártico.
¿Qué significa esto para la campaña Salva el Ártico?
Esta es una gran victoria para millones de personas que alzaron su voz contra Shell. La campaña de Greenpeace para salvar el Ártico continuará con pasión y más fuerza. Estamos pidiendo que declaren santuario protegido a las aguas internacionales alrededor del Polo Norte y hoy esperamos estar un paso más cerca.
Nuestro movimiento está comprometido a mantener a Shell y a todas las demás empresas petroleras fuera del Ártico para siempre. Estamos reclamando al Presidente Obama que aproveche esta oportunidad para cancelar cualquier perforación en el futuro y declare el océano Ártico fuera del alcance de las compañías petroleras. Este es un momento para apreciar que cuando afirmamos nuestro poder podemos ganar victorias extraordinarias en la lucha contra el cambio climático.
Si todavía no lo hiciste, sumate al movimiento para salvar el Ártico de cualquier actividad industrial. Hacé click aquí

Please follow and like us:

10 thoughts on “Los osos polares respiran aliviados: Shell se fue del Ártico y Greenpeace te cuenta por qué”

  1. Me da una gran alegría la recepción de esta noticia, mis FELICITACIONES A TODOS POR EL ESFUERZO QUE CORONÓ EN ÉXITO. Pero que no nos invada la soberbia, primero porque los grandes capitales nunca se dan por vencidos, a no bajar la guardia, esperan agazapados una mejor oportunidad para actuar a traición, en cualquier momento nos pueden dar la sorpresa de otro ataque inesperado a la ecología para satisfacer sus ambiciones y no olvidemos el ENORME APORTE de FRANCISCO. No tengo dudas de que su prédica para que cuidemos el planeta también a tenido algo que ver en esta decisión de Shell.
    Reciban un abrazo y ¡¡¡¡A SEGUIR LUCHANDO!!!!

  2. Estoy muy contenta que esto haya sido posible con la ayuda y esfuerzo de todos. Gracias a todos los que fueron directa o indirectamente parte de éste logro. Y felicidades!!! Sigamos así (:

  3. Gracias a ustedes por la perseverancia y la paciencia. No abandonaron las esperanzas y no escatimaron esfuerzos. Esta noticia alivia el alma de muchas personas en este mundo, que piensan en que el ecosistema debe ser respetado. Dios quiera que el mundo este cambiando para bien. Un enorme abrazo de amor y paz!!!

  4. Estoy muy orgullosa de este resultado y me siento muy en paz conmigo misma por haber firmado y compartido todas las peticiones que se hicieron. Un pedacito muy importante de nuestra tierra ha sido salvado. GRACIAS.

  5. Esta es una demostración del poder de la gente cuando se une en una causa noble. Es la senda que debemos tomar, manifestarnos pacificamente, tomar las calles, usar las redes sociales contra todos los intereses mezquinos de las grandes corporaciones que en su ambición desmedida van a terminar matando al planeta si no se les pone un freno. Gran incentivo esta gran victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *