Con motivo de  la celebración del Día Mundial de los Océanos, Nacho Fernández, activista de Greenpeace en Mar del Plata, comparte la experiencia del grupo local en su compromiso urgente para evitar la contaminación con plásticos de los mares.

Hace tan solo 2 meses apareció varada una ballena en una de las playas de Mar del Plata. Probablemente nunca sabremos cuáles fueron los motivos que condujeron a la triste agonía de este animal en nuestra costa, pero 2 cosas si quedaron muy claro y son la falta de un protocolo para que las autoridades de Prefectura o fauna silvestre reaccionen de manera eficiente ante estos casos, pero también demostró la solidaridad de cientos de personas que mucho más allá de lo imaginable trabajaron voluntariamente durante todo un fin de semana para intentar, por todos los medios, salvar a la ballena.

A pesar del trágico desenlace, este evento sirvió para organizar voluntades y alertar a cientos de marplatenses sobre la salud de nuestros océanos e iniciar un, incipiente por ahora, movimiento social que busca evitar la contaminación de nuestras playas y la conservación de las especies marinas.

Es así que tuvimos un primer encuentro para celebrar juntos y por primera vez en la ciudad el Día Mundial de los Océanos, con el estreno de “Albatros”, el impactante documental del fotógrafo y naturalista Chris Jordan en el que alerta sobre la contaminación plástica de los océanos. Tras la proyección pudimos compartir opiniones con un panel muy completo de científicos y especialistas del Inidep, Conicet, Universidad de Mar del Plata, Fundación Vida Silvestre y SurfRider. La conclusión: Es imperativo acabar con la contaminación plástica en nuestros océanos y en Mar del Plata estamos decididos a empezar a actuar hoy mismo.

Hace pocas semanas nos entristecimos con la muerte de otra ballena en las costas de Tailandia, esta vez se pudo saber que la causa fue la ingesta de ¡80 bolsas plásticas! que lentamente acabaron con su vida. En la fosa de las Marianas, el punto más profundo del mar, científicos hallaron otra bolsa plástica. Este año un equipo de científicos a bordo de nuestro barco Arctic Sunrise, descubrió en la Antártida, en las que se supone deberían ser las aguas más puras y preservadas del mundo, considerables concentraciones de microplásticos en el mar, pero no solo eso sino que además pudieron encontrar y rescatar boyas y redes hundidas entre los icebergs, probablemente uno de los espectáculos más tristes que podamos imaginar ver, en el Polo Sur.

Desde Greenpeace venimos alertando desde hace varios años acerca de la contaminación de nuestros océanos y el peligro que los plásticos de un solo uso representan, no solo para la fauna marina sino para la salud del planeta en general, probablemente sea el momento de prestar atención sobre el abuso que hacemos de los plásticos descartables y empezar a abandonarlos o reemplazarlos por productos más amigables con el medio ambiente.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *