Desde Greenpeace en Argentina ponemos nuestro pensamiento y nuestra energía con los ciudadanos estadounidenses afectados por la megatormenta conocida mundialmente como Sandy. Al mismo tiempo que exigimos que la regulación de las plantas nucleares priorice la seguridad pública y no cree el marco para un nuevo Fukushima.
La información oficial indica que los fuertes vientos y el creciente nivel del agua oceánica, producto de la megatormenta Sandy, ponen en peligro a varias plantas atómicas de la costa noreste de los Estados Unidos. Durante la tormenta ya son tres los reactores que se han apagado, mientras que otro se mantiene en alerta en New Jersey, por los altos niveles de agua registrados.
Los tres reactores apagados son Nine Mile Point 1 e Indian Point 3, en Scriba y Buchanan, New York, respectivamente; y Salem Unit 1, en Hancocks Bridge, New Jersey. Los dos primeros, sufrieron problemas en la red eléctrica. Salem Unit 1 sufrió inconvenientes en los sistemas de refrigeración del sistema secundario producto de los altos niveles del río y escombros hallados en la toma de agua.
En el siguiente enlace puede verse el comunicado completo de la Comisión Regulatoria Nuclear de los Estados Unidos (NRC, por sus siglas en inglés): http://www.nrc.gov/reading-rm/doc-collections/news/2012/12-043.i.pdf
¿No tienen suficiente para preocuparse los ciudadanos de la costa noreste estadounidense que, además, deben rezar para que todo salga bien en las plantas atómicas? ¿Por qué deben estar pendientes de que no ocurra un nuevo Fukushima?
Eso es parte del disparate en el que nos sumerge la tecnología nucleoeléctrica. En marzo de 2011, Japón debió lidiar con una triple catástrofe. El terremoto y el tsunami no podían evitarse; Fukushima sí. ¿Qué tipo de fuente energética es una que ante una inclemencia climática, en lugar de estar al servicio de la ciudadanía la pone aún más en riesgo? En pleno siglo XXI, existe la tecnología para abandonar definitivamente la nuclear y pasar a un futuro renovable, limpio y seguro tanto para la red eléctrica como para la población.
Una vez más, enviamos nuestro pensamiento a los ciudadanos estadounidenses para superar este difícil momento y esperamos que la vigilancia de la NRC se haga en forma constante y transparente, para garantizar la seguridad de la población.
 

Mauro Fernández | Campaña de Energía | Greenpeace en Argenina
Contacto: @mnfernandez

 


Please follow and like us:

2 thoughts on “Megatormenta Sandy: Estados Unidos teme un nuevo Fukushima”

  1. «¿Qué tipo de fuente energética es una que ante una inclemencia climática, en lugar de estar al servicio de la ciudadanía la pone aún más en riesgo? «. Me quedo con esa genial reflexión. Muy buena nota.

  2. Excelente Nota Mauro! muy buenos tus informes…
    No corramos mas riesgos con la energia nuclear, ya es hora de que busquemos otras alternativas.
    El Gobierno Argentino por otro lado esta poniendo en riesgo a toda su poblacion con todas sus centrales de energia nuclear que ya tienen fecha de vencimiento.
    NO MAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *