Noemí Cruz es Coordinadora de la campaña de Bosques en el noroeste argentino. Con motivo de la movilización “#Niunamenos” comparte sus sensaciones respecto a los impactos que tienen los desmontes especialmente sobre las mujeres. Te dejamos sus palabras y te invitamos a reflexionar sobre ellas.Quema en Saucelito
“Los desmontes tienen sobre las mujeres indígenas y campesinas impactos graves y diferenciados, más graves aún que los que afectan a los hombres; puesto que las privan de dignidad humana, autonomía y las empobrecen. Ellas, pocas veces salen del bosque.
Cuando los hombres se van a «changuear», son las que deben enfrentar solas las topadoras y también los desalojos. Cuando Ely Juarez murió delante de una  topadora en Santiago del Estero, pensé que estos se acabarían. No fue asi. Seguimos muriendo.
El poder patriarcal que oprime y destruye a las mujeres, es el mismo poder que oprime y destruye los bosques en Argentina. Una mujer quemada aquí, un monte quemado allá… Y nosotras… nosotras estamos del lado amenazado de fuego.
Pensé esto en 2007, cuando acompañamos a las Madres del Monte al sur, en su peregrinar por salvar su vida tradicional,  fue la única vez que se me nubló la vista y se me hizo un nudo en la garganta al ver y sentir la impotencia de ellas ante los violentos. Era mi propia impotencia.
Cuando realizamos la campaña por la reserva de Pizarro, en Salta, reflexioné: “todo parece más difícil, soy mujer, de piel oscura, y para colmo de Greenpeace”. Luego, cuando ganamos esa campaña, y el gobernador debió saludarme y cederme su silla, supe que cedía su silla a todas las mujeres luchadoras del monte: Podía seguir, porque no sólo era mujer, además era de Greenpeace.
Y las mujeres de Greenpeace, no aceptamos lo inaceptable.
Que sigamos vivas y que el monte siga en pie.”
Desmontar es un crimen no sólo contra los bosques sino también contra las mujeres que los habitan. Sumá tu apoyo para que la destrucción de los bosques se convierta en un delito penal. Participá acá.

Please follow and like us:

One thought on “MUJERES VIVAS Y MONTES DE PIE”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *