Finalmente la semana pasada Greenpeace lanzó su nueva campaña internacional  “Desafío contra la contaminación” revelando varios misterios. Por un lado, se supo de qué se trataba la presencia de ciertos maniquíes con un tatuaje en el pecho que recorrieron las ciudades más importantes del mundo.

Por otro lado, en la mañana del miércoles pasado en Beijing  uno de ellos apareció en la conferencia  de prensa en la cual Greenpeace presentó los resultados de una investigación realizada a lo largo de un año sobre la contaminación de las aguas en China. El informe “Trapos sucios” expone los vínculos entre instalaciones del sector textil en China y una serie de marcas internacionales, incluidas los gigantes Nike y Adidas. En este informe también se pide a las marcas que trabajen con sus proveedores para eliminar las sustancias químicas peligrosas, entre ellas los disruptores hormonales, de su cadena de suministro bien como de sus productos.

Por eso,  hoy ya no nos sorprende ver a alguno de los maniquíes junto a activistas de Greenpeace y a un gran cartel con la leyenda "Detox" (abreviatura del “Desafío contra la contaminación”)  en la entrada de la tienda más grande del mundo de Adidas en Beijing, o descubrir que se unieron a modelos en el desfile de Moda "Detox" en Manila. El jueves por la mañana, un pequeño grupo de maniquíes  también fue visto cerca de una tienda Nike en Basilea (Suiza). Querían que el tenista Roger Federer propusiese a Nike la defensa de un futuro sin tóxicos. Otros maniquíes fueron vistos en Helsinki, Copenhague y Estocolmo, todos alentando a las marcas a que acepten este innovador desafío.

Corre el rumor de que los maniquíes también fueron quienes coordinaron la creación de un enorme cartel humano, compuesto por 40 personas que desafiaban contra la contaminación a orillas del río Chao Phraya en Tailandia, y que algo tuvieron que ver cuando en Madrid se colgaron los “Trapos sucios” de estas marcas. También se cree que fueron ellos los responsables de colgar una remera gigante en la sede europea de Nike en los Países Bajos el viernes por la mañana, así como de las actividades realizadas en Viena. Si se mira detenidamente incluso se los puede ver en las gradas de la cancha de fútbol donde se colocó un cartel de tamaño espectacular a orillas de nuestro  Riachuelo en Buenos Aires, exigiendo que las marcas mundiales de ropa descontaminen su proceso de producción y que sean las campeonas de un futuro sin de tóxicos.

Los maniquíes ya empiezan a estar un poco cansados y necesitan de tu ayuda. Apoyanos en nuestro reclamo a las principales marcas de ropa deportiva. Sumate con nosotros al desafío contra la contaminación y pedile a Nike, Adidas y a todos los otros aspirantes a ser campeones que asuman el liderazgo en el camino hacia un futuro sin de tóxicos.
Hacé click aquí



Please follow and like us:

3 thoughts on “Nike y Adidas quieren ser campeones ¿aceptarán el desafío de Greenpeace?”

  1. grabé un videito en face sobre el tema poruqe soy voluntaria y no le dieron cabida. tiene algunos errores de sintaxis sobrfe el final, pero es sumamente espontaneo, sólo explica la idea de conciliar, posiciones sin agredir. las estrellas viven de los sponsors. amenos que ya esten retiradas. creo se les pide muhco. my a su vez tratan de colaborar siempre. a esa problematica apunte y especificamente a las zapatillas. que debe ser el producto que mas contaminantes en agua produce. pero son necesarias para la salud de los deportistas. tendones, rodillas ligamentos.
    pero la gente comun podemos usar calzados de lona o correr descalzas en la arena. esa era la idea de presión. y hacer campaña si no hya respuesta para un consumo inteligente. en cuanto a la ropa se debe orientar a fibras naturales y no sinteticas que.han de ser las que producen los

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *