Shell y Cairn Energy -empresas que han intentado impedir la fiscalización pública de sus actividades de perforación en el Ártico y silenciar a Greenpeace y a sus seguidores, hoy fueron sometidas a un control parlamentario. Esta tarde, las dos empresas entregaron evidencia al parlamento del Reino Unido en el marco de una investigación sobre la protección del Ártico.
Mientras tanto, dejamos algunas preguntas que consideramos que los representantes de Shell deberían responder ante los legisladores y ante todos nosotros:
1-¿Están en condiciones de afirmar que es imposible que ocurra algún tipo de derrame en Alaska al final de la temporada de perforaciones?
Shell trabaja con un número de variables en escenarios de derrames, según su plan de acción. Pero supimos que, en estos escenarios, se considera que el derrame de petróleo ocurre sólo durante el verano del polo norte. La temporada de perforaciones se extiende inclusive hasta el otoño, de manera que nos gustaría saber ¿qué pasaría si un derrame ocurriera el 31 de octubre? ¿Cómo detendría Shell el derrame antes de que el invierno comience? ¿Cómo hallaría Shell el petróleo atrapado en miles de pedazos de hielo flotantes que luego navegarían a lo largo de todo el Océano Ártico en diferentes direcciones?
2-¿Cómo planea Shell realizar el seguimiento de posibles fugas de petróleo en las profundidades congeladas del Ártico?
Ya sabemos la respuesta de Shell a esta pregunta. Con perros rastreadores. Concretamente, perros “salchichas” y collies. No, no es una broma.
3-¿Aceptarían Shell y Cairn el hecho de que su modelo de peor escenario posible no es en realidad la peor posibilidad?
Además de las dudas sobre el accionar durante un eventual derrame, también está la cuestión de cuánto petróleo se derramaría en el Ártico si realmente llegara a suceder un accidente. Cairn asegura que en el peor de los casos caería al océano la modesta cantidad de 5.000 barriles por día durante 37 días. Shell especuló con unos 25.000 barriles por día durante 30 días. Pero el Bureau of Ocean Energy Management de los Estados Unidos (BOEM) y el profesor Richard Steiner afirman que en el peor escenario posible, el índice de derrame rondaría los 60.000 barriles por día durante 74 a 85 días.
4-¿Cuáles son las posibilidades de realizar un pozo alternativo durante una misma temporada de perforación con apenas una plataforma en todo el Ártico?
Cairn afirmó que podría perforar un pozo “alivianador” en el Ártico en 34 días (aunque, para ser justos, Cairn admitió que copió y pegó ese número de un plan de acción en el Ártico ajeno a la compañía). Shell estima que llevaría unos 38 días. La empresa BP (British Petroleum) -trabajando relativamente despacio en el Golfo de México- demoró 85 días para realizar un pozo de alivio, debido al mal tiempo. Imperial Oil estimó que un pozo de alivio no puede ser terminado durante una misma temporada de perforaciones y que construir uno llevaría alrededor de dos o tres veranos.
5-¿Por qué cubrir un pozo es ahora técnicamente viable cuando en 2010 y 2009 Shell declaró que no lo era?
Los planes de acción de Shell de 2009 y 2010 descartaban el cubrimiento de los pozos por ser algo “técnicamente inviable”. Ahora Shell evalúa tapar un pozo en caso de derrame. El sistema de cubrimiento y contención que pretende utilizar no fue construido aún y no se conoce una fecha que determine esa construcción. Cairn mencionó el tapamiento de pozos pero no especificó qué equipos utilizaría ni el modo en que lo haría.
6-¿Por qué Shell no prueba sus sitemas de contención en condiciones similares a las del clima frío de Alaska, cuando esas condiciones podrían ser determinantes en caso de un eventual derrame?
Shell no planea probar su sistema de contención y cubrimiento en tales condiciones. Esto probablemente sea así porque, aún si lo hicieran, los equipamientos no funcionarían. Todas las pruebas con contenedores realizadas por BP en el Golfo de México han fallado.
7-¿Cómo planea limpiar Shell un derrame de petróleo si hay presencia de hielo?
Como la flotación de petróleo sobre hielo no se puede detener, lo esperable sería que Shell tenga un plan sólido de limpieza. Desafortunadamente, no se conoce ninguna manera de tratar un derrame de petróleo en presencia de hielo: la recuperación mecánica es inútil (de acuerdo a la industria del petróleo), la quema in-situ es imposible luego de seis días de derramado el petróleo (de acuerdo con una investigación de JIP financiada por Shell) y los dispersantes químicos son inefectivos (como en el caso del Golfo de México) y no se los considera como una posibilidad debido a su impacto de largo plazo en el medioambiente.
Pero, por lo menos, hay planes para la limpieza de las costas (de nuevo, no estamos bromeando -esto fue tomado textualmente del plan de acción de Shell, por lo que suponemos que el destino de la biodiversidad en el Ártico está asegurado).
8-Si BP necesitó 6.500 embarcaciones y 50.000 personas para responder al incidente de la plataforma Deepwater Horizon, ¿cuál es el secreto que les permite tener tanta confianza en poder realizar el trabajo con tan pocos recursos en comparación?
Los recursos de los que Shell dispone para reaccionar ante un eventual derrame son lastimosamente pequeños. Y, por supuesto, casi no hay infraestructura. De acuerdo con Pew Environmetn Group : “no hay suficientes aeropuertos, puertos ni caminos a lo largo de la costa del Mar de Chukchi que puedan dar soporte en caso de una acción contra un derrame… no hay caminos que conecten la costa del Mar de Chukchi con el resto de Alaska”.
9-¿Qué es lo que hace que tengan tanto miedo de un control legal sobre su plan de respuesta en caso de un derrame?
Durante el último año, Cairn Energy presentó una demanda muy fuerte contra Greenpeace UK y Greenpeace Internacional luego de que “osos polares” entraran en sus oficinas en busca de su plan de respuesta en caso de derrames.
Recientemente, Shell presentó una demanda contra Greenpeace USA para evitar que sus 500.000 activistas realicen una acción en alguna plataforma, oficina regional o alguna otra propiedad de Shell. La misma fue rechazada por la corte pero la sentencia definitiva será divulgada el 19 de marzo. Shell también interpuso un segundo recurso sin precedentes, contra varias ONGs, buscando evitar en el futuro cualquier tipo de intervención judicial en caso de un derrame de petróleo en el Mar de Chukchi.

Después de conocer estos planes no queda duda de que debemos exigir y reclamar para salvar al Ártico. Si todavía no lo hiciste, enviale un mensaje a Shell para que abandone su objetivo de perforarlo en busca de petróelo. Hacé click aquí
Please follow and like us:

One thought on “Nueve preguntas que Shell debería responder sobre sus planes de perforación en el Ártico”

  1. No puede ser que no tengan un poco de cociencia ambiental los de shell, me parece que son personas donde habitamos todos el mismo suelo, en algun momento de la vida nos van a llegar las consecuencias, bueno ya las hay pero porque no la evitamos, es el futuro de sus nietos sobrinos lo que fuese lo que estan perjudicando. Cuidemos el planeta GENTE! por culpa de algunos inconcientes LIGAMOS TODOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *