Activistas que viajaban a bordo del barco Rainbow Warrior evitaron hoy que zarpara un barco , el MV Lung Yuin, cuyo destino es la carga de atún del Océano Pacífico para vender en Japón, Taiwán y Estados Unidos. Greenpeace exigió que la Agencia de Pesca (FA, por sus siglas en inglés) de Taiwán investigue y procese, si es necesario, a los dueños del barco, que estarían violando la legislación taiwanesa. Un activisa se encadenó a la cadena del ancla del Lung Yuin con un cartel con la leyenda “FA, investiga Ahora”. Otros, en botes inflables, también desplegaron carteles con el mensaje “El Último Atún”.

La Agencia de Pesca de Taiwán confirmó a Greenpeace esta mañana que los dueños del barco de´bandera de conveniencia´ no han registrado sus actividades en Taiwán según lo requerido por la ley taiwanesa (1). La noche anterior, Greenpeace llamó la atención hacia el Lung Yuin proyectando mensajes sobre el costado del barco con las leyendas “¿Ilegal en Taiwán?”, “¡Investiguen ahora!” y “Saqueo de atún del Pacífico”. El Lung Yuin ha sido detenido en Japón por pesca ilegal y ha enfrentado acusaciones de abuso de los derechos humanos en los últimos años. (2).
“Los barcos frigoríficos como el Lung Yuin facilitan el saqueo a gran escala del atún de la región del Pacífico y no deberían poder usar puertos taiwaneses hasta que al menos puedan cumplir con los claros requerimientos de registro de operaciones ante las autoridades de pesca de Taiwán. Este barco tiene ya tiene antecedentes en relación a la pesca ilegal y no tenemos ninguna garantía de que la nave respetará las leyes de pesca internacionales cuando parecería que ya está de manera ilegal en Taiwán”, dijo Yu Fen Kao, miembro de la campaña de Océanos de Greenpeace en el Este Asiático.

Greenpeace, en su campaña por defender el pacífico, hace pública hoy su preocupación sobre las operaciones del barco en el Océano Pacífico Occidental y Central, donde realiza traspasos con la extensa flota atunera de Taiwán. Los científicos han advertido que las poblaciones de atún bigeye y de aleta amarilla ya se encuentran en descenso por el abuso de la pesca legal e ilegal. La pesca con palangre no está bien legislada y la pesca ilegal suele ser una actividad muy frecuente en estas flotas (3).
“Greenpeace hace un llamado a los consumidores y a los compradores corporativos a que rechacen los productos no sustentables de atún provenientes de estos sospechosos barcos que operan en el Pacífico como el Lung Yuin. La falta de acción por parte de los miembros de la Comisión de Pesca del Pacífico Occidental y Central para asegurar la sustentabilidad o incluso la legalidad de la pesca con palangre en la región está condenando a la población de atún a un camino al colapso. Es tiempo de que los gobiernos actúen y pongan manos a la obra para la pesca sustentable de atún”, agregó Sari Tolvanen, de la campaña de Océanos de Greenpeace Internacional.
Greenpeace también hace un llamado a Taiwán para que apoye la legislación de la pesca de atún en el Pacífico y la creación de grandes reservas marinas en el Pacífico, especialmente en las zonas denominadas “high sea pockets” (4) cerradas a la pesca. Además, Greenpeace exige la reducción de la pesca al 50% y la prohibición de los traspasos en el mar inmediatamente para que la población de atún y nuestros océanos puedan sustentar a las futuras generaciones.
Greenpeace está realizando una campaña a favor de la creación de una red global de reservas marinas que ocupen el 40% de los océanos del mundo y una industria de la pesca más sustentable, pasos necesarios para restaurar la salud de nuestros océanos.
El barco Rainbow Warrior, de Greenpeace, se encuentra actualmente en Taiwán en su gira «Defensores del Océano» por el Este de Asia. Se encuentra en campaña para proteger nuestros océanos y para frenar la depredación de especies marinas como el atún.
Notas:

1. Detalles de la investigación de Greenpeace sobre el alcance de las banderas de conveniencia en Taiwán y sobre aquellos que ignoran el requerimiento de registro de operaciones con la Agencia de Pesca de Taiwán. Toda la información y el informe se encuentran disponibles en: http://www.greenpeace.org/international/en/publications/reports/Taiwan-FOC-report/

2. Japón capturó la nave en 2004 por la violación de los requerimientos de presentación ante las autoridades japonesas cuando el barco estuvo en Shimizu, descargando atunes congelados. Esto derivó en la exposición de la pesca ilegal por parte de las flotas de Taiwán. Ver http://www.iattc.org/pdffiles2/jwg-4-minutes-jun-05.pdf La International Transport Workers’ Federation (ITF) también documentó los abusos a sus trabajadores, según lo publicado en el ‘ITF Seafarers’ Bulletin’ no. 19, 2005

3. El alcance global de la pesca ilegal, no reportada o no regulada fue reportado por MRAG y la Universidad de British Columbia (2008). Se estima que la cantidad de pesca ilegal, no reportada o no regulada en la región es del 21-46% de toda la pesca, cuya mayoría sería realizada por barcos de pesca con palangre.

4. Los “high seas pockets” son zonas del Océano Pacífico que se encuentran entre las fronteras de las naciones de las Islas del Pacífico, zonas donde prolifera el atún en las que las operaciones de pesca ilegal son muy frecuentes:
http://www.greenpeace.org/international/en/campaigns/oceans/marine-reserves/pacific-tuna-need-marine-reserves/#a0




Please follow and like us:

One thought on “Pesca ilegal: Greenpeace logra detener un barco con una carga de atún en Taiwán”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *