Recientemente, la Organización Mundial de la Salud dio a conocer, a través de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer un estudio que revela que el glifosato causó daño al ADN y los cromosomas analizados en células humanas. Esto demuestra la urgencia de adoptar un plan que impulse un nuevo modelo agrícola: la agroecología, que permite evitar el uso de agroquímicos, conservar los suelos,  proteger la biodiversidad y la salud de las personas. En la siguiente nota, Aleira Lara, coordinadora de la campaña de agricultura sustentable y transgénicos de Greenpeace México, y Franco Segesso, integrante del equipo de campañas de Greenpeace Argentina, explican la importancia de lograr este cambio de paradigma y los peligros que implica seguir con el modelo de producción imperante en la actualidad.
Por Aleira Lara y Franco Segesso,
Este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió celebrar el Día Mundial de la Salud con un llamado a gobiernos, industria y agricultores a fomentar medidas para que desde el campo a la mesa se promuevan alimentos no riesgosos. Desde Greenpeace consideramos que esto implicaría la urgente prohibición del uso del herbicida glifosato y, por ende, los cultivos transgénicos que lo fomentan.
El pasado 20 de marzo la OMS dio a conocer públicamente que el uso del glifosato, uno de los agroquímicos más usados a nivel mundial, producto de la expansión de los cultivos transgénicos RoundupReady (RR) –como soja, maíz y algodón -, puede causar cáncer en los humanos,  de acuerdo con estudios realizados por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), dependiente de dicho organismo de Naciones Unidas.
Cuando los cultivos transgénicos se introdujeron por primera vez, sus publicidades sostenían que necesitarían menos agroquímicos y no causarían impacto negativo en el medio ambiente ni la salud humana, lo cual resultó totalmente falso. Hemos visto un aumento dramático en el número y  alcance de hierbas resistentes a los herbicidas y, en consecuencia, la cantidad de agroquímicos va en aumento. Gracias a Monsanto, pese a la poca efectividad de su producto, el glifosato todavía es uno de los químicos más vendidos.
Este no es el primer estudio sobre glifosato. Su toxicidad se ha estudiado incluso en combinación con otros ingredientes utilizados en la formulación RR. Sin embargo, muchos gobiernos latinoamericanos hacen la vista gorda y permiten que la agricultura de América Latina sea manejada por el colonialismo del siglo XXI: el de las empresas multinacionales.
Es necesario desactivar este modelo agrícola que da poder a las empresas y se lo quita a los agricultores. En 2014, el 58% de las ventas de Monsanto equivalente al PBI de todos los países latinoamericanos juntos -9.3 billones de dólares-, desde México hasta Argentina.
En México, el gobierno de Peña Nieto sigue pugnando por la liberación de cultivos genéticamente modificados de maíz y soya RoundupReady. En 2012, el presidente Felipe Calderon otorgó permisos para la siembra de 253 mil 500 hectáreas de soya RR, de las cuales sólo se sembraron 6 mil 684.50, gracias a que un juez federal suspendió esas autorizaciones por considerar, como principal argumento, el posible impacto del glifosato sobre la biodiversidad. Ahora la OMS pone un elemento más sobre la mesa para su prohibición: el posible padecimiento de cáncer por exposición a esté químico.
En Argentina, en el periodo kirchnerista (Néstor Kirchner 2003-2007 y Cristina Fernández de Kirchner 2007-hoy) se aprobó el 76% de los 30 eventos transgénicos vigentes. En consecuencia, actualmente los cultivos transgénicos ocupan  el 72% del territorio cultivable en este país. Es decir, al menos 25 millones de hectáreas.
Si consideramos que herbicidas como el glifosato también se aplican en cultivos que no fueron genéticamente modificados como yerba mate, vid, trigo, girasol, hortalizas, pasturas, cítricos y frutales de pepita (manzana, pera, membrillo), el nivel de exposición de la población argentina resulta alarmante. Según datos de la industria agroquímica, en 2014 se utilizaron al menos 200 millones de litros de glifosato.
Nuestro planeta tiene recursos limitados y tenemos muchos retos por afrontar. El cambio climático ya está afectando severamente a la agricultura y por ende a la gente. La mejor vía para hacerle frente es la implementación y mejoramiento de biotecnologías que no incluyan cultivos transgénicos.
Es momento de reconocer que la apuesta por un modelo agrícola para alimentar el mundo, definitivamente no es el que proponen las empresas con una agenda de bolsillos llenos, sino por una agricultura que nutra y conserve nuestros suelos,  proteja la biodiversidad y la salud de la gente. Una agricultura que provea comida saludable y de acceso popular, donde las decisiones de los agricultores y consumidores sean tomadas en cuenta. Este modelo se llama agroecología.
¿Te pareció interesante el post? Dejá tu comentario abajo.

Please follow and like us:

8 thoughts on “Por tu salud: alimentos sanos del campo a la mesa”

  1. Súper interesante! Adelante ! Con estos artículos y comentarios saludables para el cuerpo y el espíritu.
    Hace muchos años que defiendo la ecología de nuestro planeta, y buscando siempre productos no modificados, de cercanía,y con la seguridad de no estar cultivados con estos agro químicos , tan peligrosos para los humanos, los animales, las plantas,los insectos… y para las abejas, por favor!!!
    Gracias. En el mundo ya se ha iniciado la revolución contra estos malignos sistemas corporativos… Unamosnos, cada uno desde su espacio, en esta lucha para salvar nuestro planeta. Un abrazo fuerte.

  2. Gracias por la información. Creo que hay muchísimo desconocimiento por parte de la población de la grave problemática del nuevo y perverso modelo de producción agro industrial. Tenemos que despertarnos para comenzar a actuar contra las multinacionales a las cuales solo les interesa llenarse los bolsillos, aunque sea a costa de la salud de la población y el medio ambiente. Lo que ustedes hacen es loable, una y mil veces gracias greenpeace.

  3. Debemos promover a través de la redes sociales la toma de conciencia sobre este grave problema que enriquece a las compañías y enferma a la sociedad que consume ignorante de todo mal, cabe recordar que estas empresas invierten en la industria farmacéutica y medicina privada , negocio redondo primero enferma, luego nos vende los medicamentos.

  4. Ya ni comer naturalmente conozco 1 sola empresa que sus productos son absolutamente naturales x supuesto mas caros , pero vale la pena!!!

  5. Trabajar para el bien es complicado, de todas formas hay que hacerlo es una obligacion moral.Creo que cuando hay intereses fuertes creados el humano solo es un numero.La lucha debe seguir ya que esta tarea es muy noble, no debemos engañar al mundo, para que un par de inescrupulosos se hagan la America a costa de nuestra salud.

  6. Muy importante informacion que concientiza a la poblacion acerca de los efectos nocivos de los agroquimicos. Muchas gracias por divulgar los conocimientos y las consecuencias para la salud de los suelos y de las personas. Sigamos adelante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *