Luego de asistir al Panel de Cambio Climático de Naciones Unidas en Berlín, el Director Político de Greenpeace Internacional, Daniel Mittlery la asesora Senior Kaisa Kosonen te cuentan a qué conlusiones se arribó, por qué es cada vez más palpable el fin de las energís sucias y qué se puede esperar del acuerdo sobre cambio climático el año próximo en París:

Ha sido una larga semana aquí en Berlín, con expertos y funcionarios gubernamentales finalizando las conclusiones tan esperadas provenientes del panel de cambio climático de las Naciones Unidas (ONU) sobre soluciones para el cambio climático. Ahora ellos ya lo hicieron y el mensaje es claro: !La actividad hacia un cambio climático es una ventaja, no una carga!

El panel sobre clima, que reúne a expertos en energía provenientes de todas partes del planeta, afirma que para prevenir una catástrofe climática, los sistemas energéticos alrededor del mundo deberán ser urgente y radicalmente transformados. Para Greenpeace, esto se sintetiza así: debemos detener la quema de carbón, petróleo y gas. Y podemos hacerlo. La energía renovable y limpia se está ampliando, está siendo cada vez mejor y más barata y puede ahora proporcionarnos las soluciones que el planeta necesita. Cada vez en más y más países, los renovables son las soluciones más económicas para la nueva capacidad energética.

La «era de los renovables» ha llegado:

La energía limpia no es costosa, la inacción sí lo es. Es costosa en términos de vida, de trabajo y de las economías si los gobiernos y los negocios continúan permitiendo que el cambio climático golpee para seguir avanzando.

El problema de hoy es el desactualizado sistema de energía sucia en uso. Las viejas usinas contaminantes, por ejemplo. Cuando conversamos con las personas que trabajan en las más importantes firmas proveedoras de energía, ellos admiten en privado que comprenden la necesidad de avanzar hacia una energía limpia. Pero las inversiones a las que compañías tales como Vattenfall o E.Con se han comprometido para tener plantas de energía sucia, y el hecho que posiblemente en breve sean activos obsoletos (es decir, agotables), los mantienen en espera.

Es tiempo de informarles a las industrias de combustible fósil que su tiempo ha terminado. La eliminación progresiva de combustibles fósiles debe comenzar de inmediato.
Greenpeace se compromete a que esta sea una transición justa que también respete los derechos de todos los trabajadores del sector de la energía sucia. Sabemos a partir de nuestro análisis de revolución energética llevado a cabo durante la última década, que los renovables y la energía eficiente serán portadores de más fuentes de trabajo que continuar con la energía sucia.
Al implementar la revolución energética los gobiernos pueden, por ejemplo, ayudar a que los negocios creen 3.2 millones más de puestos de trabajos para el 2030 únicamente en el sector global de suministro energético. En Sudáfrica, para elegir un país, podrían crearse 149.000 puestos de trabajo para el 2030. Esto es 38.000 puestos más de trabajo que los que tiene previsto el plan de gobierno actual.
No tenemos tiempo que perder. El efecto invernadero global por emisiones de gas ha crecido más rápido entre los años 2000 y 2010 que en décadas pasadas, informa el panel de cambios climáticos de las NU. Más de la mitad del crecimiento de emisiones de carbón a nivel global han sido causadas por el aumento en la quema de carbón provocada por China.
Seguir adelante con esta tendencia provocará un desastre global. Sin embargo, un triple golpe como lo son la contaminación atmosférica, la escasez de agua y el riesgo climático está logrando que China cambie su parecer sobre el carbón. Las recientes medidas adoptadas por China tienen el potencial no sólo de permitirle al ciudadano local que pueda volver a respirar aire más limpio, sino además terminar antes del año 2020 con el implacable crecimiento de contaminación climática a nivel global.
Este cambio de postura por parte de China en relación al carbón podría también provocar un cambio en la dinámica del debate global sobre clima. El gobierno chino podría acabar con su prédica actual de ¨ustedes primero¨ que ha venido contaminado el progreso de los debates sobre clima ante las NU. En vez de pelear sobre quién es el que más carbón contaminante produce, los gobiernos deberían enfrentar la realidad y ponerse de acuerdo a fin de que para el año 2050 nadie más pueda estar contaminando nuestro aire.
Es una realidad, los países difieren en sus posibilidades de invertir en un futuro con cero-emisión de gas. Los países que en el pasado han emitido muy poco deberían estar protegidos por las naciones más ricas en la eliminación de sus sistemas obsoletos y sucios. Pero la época en que una acción a favor del clima se analizaba como un cambio traumático debe finalizar.
¿No sería maravilloso si China, entusiasmada por sus acciones locales, liderara al mundo hacia un nuevo acuerdo climático para el planeta, con la presentación de un nuevo objetivo ambicioso de compromiso para recorte de emisiones? ¡Imaginen lo vergonzoso que sería esto para los EEUU y la UE! ¿Cómo podría La UE seguir sosteniendo que su recorte propuesto del 40% en emisiones para el 2030 era ¨ambicioso¨? ¿Se sentiría la UE presionada como para ofrecer una oferta más favorable, como por ejemplo realizar recorte de emisiones dentro de la UE de por lo menos un 55%?
El próximo año se llevará a cabo en París un nuevo acuerdo sobre cambio climático global. Este debe incluir el objetivo de un 100% de energía renovable para todos y la eliminación progresiva de combustibles fósiles. Sólo entonces los gobiernos podrán expresar que han comprendido las verdaderas implicancias del informe sobre clima que las NU revisaron esta semana.

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *