Después de un último arreglo antes de continuar su viaje, el Rainbow Warrior comienza a dirigirse a la que será su última parada en la travesía que tiene a nuestro compañero Pablo Bullrich a bordo y contándonos cómo se vive en un barco de Greenpeace, el espíritu, las ganas y el compromiso con el medio ambiente para defenderlo desde los mares del mundo. No te lo pierdas:

"¡Hola de nuevo! Les escribo dese el Rainbow Warrior, esta vez, disfrutando de un mejor clima que puso una sonrisa en todos los que atravesamos firmemente las tormentas durante los 5 días de navegación en el Mar del Norte. Después de esos días de movimiento constante volvimos al punto de partida de toda esta aventura: Motzen – Berne, lugar donde está ubicado el astillero que vio nacer al Rainbow Warrior.

El barco necesitaba regresar a su puerto de origen para unas reparaciones después del agitado clima y nada mejor que su primer hogar, donde está la gente que lo conoce de memoria y sabe cuál es la mejor manera de repararlo. Fue una semana intensiva de trabajo en la cual todos los días nos levamos muy temprano para avanzar con las tareas de mantenimiento que teníamos que hacer con el equipo de cubierta y terminábamos al caer la noche.

Pintar, limar, barrer, trapear, repasar, pulir, sacar el oxido, engrasar, ajustar tornillos y decenas de otras cosas fue todo lo que tuvimos que hacer para volver a poner el barco en estado antes de partir para el Mediterráneo.

Si bien lo logramos en tiempo record, basta ver este video para que puedan imaginar lo que fue todo este trabajo, dado que esta parada no estaba en los planes del viaje. Por lo tanto, hubo que realizar algunos ajustes y lamentablemente las visitas a Marsella (Francia) y Genova (Italia) fueron canceladas.

Una noticia bastante triste para toda la tripulación, ya que esperábamos con ansias conocer a nuestros socios, voluntarios y activistas de esos países y supongo que ellos también nos esperaban pronto en sus pagos. De todas maneras, estoy seguro que este Guerrero del Arco Iris los visitará pronto para compensar esta primera ausencia.


Ahora estoy navegando con destino a Barcelona, que será la última parada de este tour de lanzamiento del Rainbow Warrior y mi debut como tripulante de un barco de Greenpeace. Es difícil, pero el tiempo a bordo ya se está terminando. No queda mucho para que toda esta aventura llegue a su final, pero por suerte estos últimos días se están disfrutando mucho más.

Después de pasar por el bravísimo Mar de Norte y el temible Golfo de Vizcaya (donde el barco volvió a moverse muchísimo) para llegar al Atlántico, que ayer ya estaba más tranquilo, entramos por el Estrecho de Gibraltar al Mediterráneo. Así que ahora el clima es más amigable con nosotros por el momento.
Pero de la fantástica bienvenida al mar, les contare en el próximo post amigos.

Recuerden que pueden seguir de cerca todo lo que vaya ocurriendo suscribiéndose al blog y en la página de New Hands On Deck en Facebook.

Ahora me despido y les digo: Hasta el próximo post!"

Pablo

Suscribite al blog de Pablo en el Rainbow Warrior III y recibí en tu casilla de mail las actualizaciones del viaje. Hacé click aquí

Para leer las entregas anteriores, hacé click
aquí: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16

Please follow and like us:

One thought on “Rainbow Warrior: El descanso del Guerrero antes de llegar a España”

  1. HOLA PABLO !!!!!COMO ESTAS ?ESPERO QUE LO ESTES DISFRUTANDO MUCHO , NOSOTROS POR MEDIO TUYO TAMBIEN…QUIERO DESEARTE MUY FELIZ NAVIDAD , QUE DESDE ESE LUGAR TAN HERMOSO TENGAS LA MEJOR DE TUS FIESTAS, JUNTO A TODA ESA GENTE MARAVILLOSA. LES MANDO UN ABRAZO MUY GRANDE Y QUE DE ESTE REMOTO LUGAR , CUANDO BRINDEMOS CON NUESTRAS FAMILIAS LOS TENDREMOS JUNTO A NOSOTROS «»»FELICIDADES «»NAVEGANTE!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *