El Ministerio de Industria, Energía y Turismo de España (MINETUR) continúa con una política favorable a las exploraciones petrolíferas. Incluso vulnerando leyes y directivas europeas (denunciado en dos ocasiones por Greenpeace, en septiembre y octubre de 2014) u otorgando permisos de exploración poco transparentes como los que dio a Repsol:

Dos meses después de que la Armada Española imprudentemente chocara e hiriera a manifestantes pacíficos que estaban de pie para detener a Repsol, el gigante petrolero español anunció su decisión de eliminar su exploración de petróleo frente a las costas de las Islas Canarias.

Pero luego de esa fallida aventura y huida en falso de Canarias, el próximo fiasco petrolero del ministro de Industria parece que será la Declaración de Impacto Ambiental negativo para realizar prospecciones frente a las costas de Valencia e Ibiza. Ahora el Ministerio intenta otra vez sacar adelante nuevos proyectos petroleros, aunque sea haciendo acuerdos poco transparentes.

El pasado 5 de enero Greenpeace recibió el expediente de la compañía Seabird Exploration para realizar una campaña sísmica en aguas del golfo de León al norte de Menorca. Éste ya fue descartado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) en 2014 por no cumplir la legislación. Sin embargo, el MINETUR vuelve a ponerse al lado de las empresas petroleras y nuevamente relanza de forma irregular el proyecto. Esta vez incumpliendo la Ley 21/2013 de Evaluación de Impacto Ambiental, que determina que todo el expediente debería sacarse a información pública general y no solo limitarse a consultar a Administraciones y a personas interesadas.

De nuevo Greenpeace ha solicitado por escrito al MINETUR y MAGRAMA que se cumpla la ley y se someta todo el proyecto a información pública. Todo ello demuestra hasta donde está dispuesto a llegar el ministro de Industria, con el apoyo del Gobierno central, por sacar adelante su personal apuesta petrolera. Apuesta que seguramente llevará a España a recibir sanciones y multas por parte de Bruselas cuando se resuelvan las quejas actualmente en investigación por el Parlamento y la Comisión europea. Multas que terminaremos pagando la ciudadanía ya que el ministro culpable, retirado o no, dejará “lamentablemente” de tener responsabilidad sobre sus decisiones pasadas.

El apoyo del gobierno español para la perforación de Repsol es tan absoluto que, no sólo la armada española protege a la empresa, a diferencia de la guardia costera local, sino que el Ministerio de Transportes intervino y detuvo el barco de Greenpeace Arctic Sunrise en el puerto de Lanzarote. Ellos permitieron que el buque abandonara el lugar sólo después de que Greenpeace pagara una fianza de € 50.000. Hoy en día, el capitán se enfrenta todavía a consecuencias legales.

En cuanto al ministro de Industria, José Manuel Soria, no sólo no escucha a los científicos, ambientalistas, ni a los miles de ciudadanos de las Islas Canarias y del resto de España, que protestaron contra la perforación. Tampoco se dio cuenta de que hay otro tipo de realidad en las Islas Canarias. En la isla de El Hierro hay un proyecto que demuestra que es posible confiar al 100 por ciento en las energías renovables.

¿Qué te pareció esta noticia? ¡Contanos al pie de la entrada!

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *