La próxima votación sobre el nuevo código forestal de Brasil – que podría tener efectos devastadores para el Amazonas – se pospuso nuevamente antes de pasar a la presidenta Dilma Rousseff, quien puede aprobarlo o vetarlo. Este proyecto, caratulado como “medidas de protección forestal” ha sido tan alterado que se convirtió en nada menos que una invitación a topadoras y sierras eléctricas a destruir las selvas.

La nueva propuesta forestal fue aprobada en el senado la semana pasada, y esta semana se tenía que votar en la cámara baja de Brasil. Sin embargo, la votación se pospuso hasta marzo de 2012. Si bien esto le da más tiempo al sector agroindustrial para hacer aún más cambios dañinos al Código Forestal, también se lo otorga a la presidenta Dilma para escuchar el pedido mundial para proteger el Amazonas.
Sólo la semana pasada, 50.000 personas mandaron emails directamente a la presidenta pidiéndole que utilice su poder de veto para proteger el Amazonas. Esa misma exigencia fue planteada por personas en todo el mundo y un gran número de organizaciones civiles, incluyendo WWF, Avazz.org, y Floresta Faz a Diferença, una coalición brasilera. Además, Greenpeace organizó varias demostraciones en distintas ciudades del mundo para exigir a Rousseff que vete el proyecto.
El debate sobre los cambios al Código Forestal de Brasil ya lleva más de una década, incluyendo un trabado período de dos años en el congreso nacional. Hubo muchas demoras en el camino y varios esfuerzos de último momento por parte de científicos, ambientalistas, líderes religiosos y movimientos sociales para modificarlo a través de enmiendas al código para convertirlo en una medida efectiva de protección forestal. A pesar de esto, el congreso, bajo presiones del sector agroindustrial, aprobó el nuevo Código la semana pasada y abrió el Amazonas a la deforestación. El resultado final amenaza con echar por tierra varios años de lucha y declarar una amnistía a favor de los crímenes ambientales.
En Brasil, más de 1.5 millones de personas ya pidieron que se tome acción en relación al nuevo código, pero la lucha por salvar el Amazonas todavía no termina. La presidenta Dilma Rousseff sigue siendo la única posiblidad real de detener este regresivo código forestal, antes de que se le entregue en bandeja al sector agroindustrial. La demora implica más tiempo para detenerlo.

Please follow and like us:

2 thoughts on “Se pospone al 2012 el voto del código forestal que amenaza al Amazonas en Brasil”

  1. No se tiene conciencia de nada de lo que se va a hacer, este es el futuro que le vamos a dejar a nuestros hijos, ya imposible de volver para atras , imposible de cambiar.
    «la hipocresía se vuelve moda, la del fiel consumidor»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *