Un Juez Federal en Alaska concedió una medida cautelar en contra de Greenpeace que permanecerá en vigencia hasta 31 de octubre 2012, cuando terminen las exploraciones de Shell en Alaska. Este es otro paso en un proceso legal que Shell ha tomado en contra de nosotros a raíz de una orden de restricción temporal que expiró el 28 de marzo.

Greenpeace EE.UU. ahora tiene prohibida la entrada a la “zona de seguridad” de 1 kilómetro alrededor de los dos buques principales de perforación de Shell y una de 500 metros para buques de apoyo y otros equipos.

La orden judicial sirve al propósito de Shell de silenciar las voces de las personas que no están de acuerdo con la perforación en el Ártico, al restringir las protestas pacíficas.

Cuando una compañía petrolera con miles de millones de dólares emplea a un ejército de abogados para vulnerar el derecho a la protesta pacífica y libertad de expresión, entonces sabés que estás haciendo algo bien. Desde que Greenpeace Nueva Zelanda puso en marcha esta campaña más de 350.000 personas han escrito a Shell diciéndoles que la perforación del Ártico es uno de los grandes errores de nuestra época, y la compañía ha recurrido a la intimidación legal porque tienen miedo de la opinión pública.

Greenpeace es sólo una parte de un movimiento creciente que seguirá oponiéndose a la perforación del Ártico de manera pacífica pero vigorosa durante este año y en el futuro. Este programa de perforación desesperada no hará nada para reducir los precios de la gasolina en los EE.UU., pero sí pondrá en peligro el último sitio verdaderamente virgen del país, y hará estragos con el cambio climático. Es hora de empezar a proteger los mejores intereses del 99% en lugar de un puñado de ejecutivos de empresas que persiguen los próximos mil millones de dólares en ganancias.

Resulta irónico que la explotación en el Ártico sea posible gracias al cambio climático y el retroceso de los hielos polares. ¡Hacé que tu voz sea escuchada para proteger el Ártico! Hacé click aquí.

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *