Especial de agroecología
Suscribite para recibir semanalmente los artículos. Hacé click acá.
Productor diversificado, con hincapié en el cuidado del ambiente y el autoconsumo familiar. Parte de una cooperativa de productores, de una yerba emblemática y, también, poeta.
1
  Por Darío Aranda*
  Fotos Franco Segesso
  “En su ciego afán de lucro / muchos pretenden ignorar / los crímenes cometidos desde tiempos inmemoriales. Ya es hora que terminemos con esta barbaridad / por eso les invito, que tengamos como meta / la lucha por defender a la madre naturaleza”. El que escribe, y lee, es Hugo Gunter, productor de yerba y poeta de Oberá, que comercializa mediante la marca Titrayju (conformada por las primeras sílabas de “Tierra, trabajo y justicia”), de la Cooperativa Río Paraná de Misiones.
Gunter recibe en su chacra de Oberá. 65 años, chomba blanca, gorra con visera y orgullo de su campo. Lleva a recorrer y exhibe su producción. Maíz, maní, mandioca, batata, arroz y chanchos. Recibió el campo de su padre, y los trabaja junto a su familia.
Cuenta con 62 hectáreas. 22 son de yerba, sin uso de agroquímicos. A lo largo de la charla dirá varias veces que priorizan el “cuidado del ambiente” y “el autoconsumo”. No se define como agricultor biodinámico, pero aclara que siempre tienen en cuenta la luna. “Creciente llena para sembrar y cosechar cultivos de arriba de la tierra. Para los de abajo de la superficie, en menguante nueva”, precisa.
  Descree del “matacampo” (agroquímicos). Avisa que no sirven, “destruye todo, no queda ni un bichito” y afirma que eso “no es sano”. Y de golpe sonríe: “Pero los agrónomos no me dan bola”. Y ahí hace una diferencia: “Hay ingenieros de estudio y hay ingenieros de poner el lomo”. Sonríe.
2 (1)
Rechaza el modelo dominante de agricultura. Explica que con solo mirar a los grandes ganadores se sabe también a quiénes perjudica. Entre los primeros ubica a las empresas Bayer, Basf, Monsanto. “Facturan más que un país entero. Esos tipos manejan el mundo”, advierte.
  Gunter vende su producción a la yerba Titrayju, de pequeños chacareros de Misiones que rechazan vender sus cosechas a bajo precio y que desde 2001 se comercializa en Buenos Aires, Rosario, Mendoza, Córdoba y una decenas de capitales de provincia. Es una marca emblemática, pionera, popularizada al calor de las fábricas recuperadas, movimientos de desocupados y organizaciones campesinas (en particular el Movimiento Agrario de Misiones). Son más de 50 chacras que forman parte de la Cooperativa Río Paraná, apuestan al “comercio justo”, que implica que cada eslabón de la cadena de producción obtenga lo proporcional al trabajo invertido, y proponen el “consumo responsable”, que al comprar un producto se reconozca a quién se beneficia y se tengan en cuenta las condiciones laborales que las grandes marcas esconden.
  La Cooperativa procesa 300 mil kilos de hoja verde, lo que equivale a 120 mil kilogramos de yerba. Otros principio básicos son el cuidado del  ambiente, que las familias puedan desarrollarse en su territorio y que puedan permanecer en sus chacras (una forma de combatir el proceso de desalojos y migración interna que el país experimenta desde hace décadas).
  Gunter muestra su maíz, también libre de transgénicos y venenos. Pero de golpe comienza una lluvia torrencial. Asegura que se puede producir sin químicos, que hay alimentos de sobra y no logra comprender cómo con “tanta riqueza en la tierra, hay tanta necesidad” en la población.
3
Y despide con otro poema (aclara que no de su autoría):
  “El derecho es para el de arriba,
   las obligaciones para los demás.
Por cada harapiento y transpirado,
hay otro que vive de traje y aire acondicionado.
Aquel que labra la tierra, para arrancarle el sustento,
lo hace con sacrificio a su exclusivo riesgo, a la peste, al clima, a la demanda, a los precios.
Sin embargo el que especula, el intermediario o el comercio,
gana el doble que el digno chacarero,
que lucha para producir, para que otros ganen con eso”.
¿Te perdiste la entrega anterior? Encontrala acá.
Leé más sobre este tema: Agricultura ecológica. Caso Misiones: La cuna de la yerba mate.
*Darío Aranda es periodista especializado en extractivismo (petróleo, minería, agronegocios y forestales). Trabaja en el diario Página/12, la cooperativa de comunicación La Vaca y las radios FM Kalewche (Esquel), la Cooperativa La Brújula (Rosario) y Los Ludditas (FM La Tribu). Escribe sobre pueblos indígenas, organizaciones campesinas y asambleas socioambientales. Además es autor de “Argentina originaria: genocidios, saqueos y resistencias” y “Tierra Arrasada. Petróleo, soja, pasteras y megaminería.”
En el marco de la campaña de Agroecología, escribió una serie de artículos vinculados a la temática de la agricultura ecológica. Todos los jueves publicaremos en nuestro blog una nota contando diferentes aspectos y testimonios sobre este tema. No te pierdas este especial sobre el futuro de los alimentos en la Argentina.
 

Please follow and like us:

9 thoughts on “Tierra, trabajo y justicia”

  1. Quiero felicitarlos por las notas, Y pedirle si por favor me pueden mandar la direccion para comprar yerba Titrayju. Gracias. Saludos

  2. Realmente, son super interesantes los artículos publicados…es sumamente necesario que esta sociedad tome conciencia …para salvar este, nuestr «ÚNICO HOGAR» en todo sentido. GRACIAS !!!

  3. QUERIDOS COMPAÑEROS:
    LA AGROECOLOGIA, ES UNA CIENCIA QUE BENEFICIA A LA HUMANIDAD, POR ESO TIENE TAN POCA DIFUSIÒN ENTRE LOS MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÒN.-
    CUENTEN CONMIGO EN LA DIFUSIÒN DE LA MISMA, A VER SI ENTRE TODOS LOS QUE COINCIDIMOS CON ESTE TEMA, PODEMOS AYUDAR A NUESTRO PLANETA, Y A NUESTRO PAIS, PARA QUE NO TENGAMOS QUE SEGUIR COMIENDO PRODUCTOS CON EL VENENO DE LOS AGROQUIMICOS.-
    CORDIALMENTE
    JUAN CARLOS

  4. Es una lucha titanica contra esas inmensas corporaciones,pero tambien estamos tomando conciencia los neófitos en la materia que algo hay que ir haciendo, aunque más no sea acompañar a los que se las estan jugando tratando de parar esto.Mis mas sinceros respetos por esos agricultores que nos cuidan la salud y el medio ambiente.Soy mateador empedernido así que desde hoy duro con la TITRAYJU.

  5. Muy cierto lo que expresa este productor,lo felicito;es necesario difundir y concientizar a pesar del predominio del interés puramente económico.
    Por una producción sana,por productores con libertad de elección; qué producir,cómo hacerlo,cómo comercializar..dónde se comprenda que el otro es importante y que la solidaridad se muestra también en el uso y cuidado del ambiente;por todo esto y màs,la organización es la herramienta para hacer frente a este desafío.

  6. Trabaje en una quinta es increible la cantidad de productos que se le pone a los tomates si lo ves no lo comes.Tambien trabaje con un tipo que no utiliza agroquimicos los tomates son mucho mas ricos logicamente produce menos pero da gusto comerlos.Desde que vi como aceleran todo el procesó para.la cosecha como con desconfianza las verduras.Ojala estos agroquimicos no nos perjudiquen,pero se que no es asi.La avaricia del hombre no tiene limites pareciera que no le importa como destruye la naturaleza.Valoro mucho la tarea de greenpeace, la tierra es el unico hogar que tenemos es maravilloso todo lo que a creado dios seria bueno que empesaramos a cuidarlo.

  7. Apoyar la agricultura ecológica es cuidar el bien supremo: LA VIDA (nuestra y de todo lo relacionado con la madre tierra). es decir TODA ELLA.
    La falta de escrúpulos por razones económicas se hace, cada vez más, moneda corriente.
    Resistamos.
    Felicitaciones Greenpeace. Me alegro de ser socia y amiga vuestra.
    Graciela Urcullu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *