Agujero que quedó en el barco Rainbow Warrior luego de que estallara una de las bombas

Hace 30 años, el 10 de julio de 1985, agentes del servicio secreto francés, bajo las órdenes de su gobierno, plantaron dos bombas en el casco del barco de Greenpeace Rainbow Warrior. Estaba atado junto a la dársena Marsden en el puerto de Auckland, Nueva Zelanda, a punto de zarpar, junto con una flotilla de barcos de protesta, de la Polinesia francesa, para protestar contra el programa de pruebas nucleares de Francia en Mururoa. El barco se hundió en cuestión de minutos. El fotógrafo Fernando Pereira, que formaba parte de la tripulación, estaba a bordo y fue asesinado por la explosión.  En esta nota te contamos todo sobre la historia del día en que quisieron hundir a un Arco Iris:

¿Qué estaba haciendo el Warrior en el Pacífico en 1985?
El Warrior estaba en una campaña anti-nuclear en el Pacífico, desde las Islas Marshall (donde los EE.UU. hicieron sus pruebas nucleares en la década de 1950) a Kiribati y Vanuatu. Se oponían a los planes japoneses de volcar los residuos nucleares en el Pacífico Norte, a la Polinesia francesa, donde Francia tenía un programa de pruebas nucleares en el Atolón de Mururoa.
Tripulación del Rainbow Warrior en 1985

En las Islas Marshall, el Rainbow Warrior y su equipo ayudaron a trasladar las 350 personas de la comunidad Rongelap lejos de su isla natal, que estaba radiactivamente contaminada, hacia una isla segura a 100 kilómetros. La isla estaba contaminada por la lluvia radiactiva debido a una de las más grandes pruebas nucleares de Estados Unidos detonadas cerca del atolón de Bikini en 1954.


El Warrior llegó a Nueva Zelanda el 7 de julio de 1985 y se preparaba para liderar una flotilla de yates para protestar contra las pruebas nucleares francesas en el atolón de Mururoa, en el archipiélago de Tuamotu de la Polinesia Francesa.

¿Greenpeace continuó oponiéndose pruebas nucleares francesas?
Sí, Greenpeace se opone a todos los ensayos nucleares por todos los estados poseedores de armas nucleares. El bombardeo afirmó el compromiso de Greenpeace a la acción directa no violenta y el apoyo para el desarme nuclear. Francia fue finalmente obligada a detener las pruebas nucleares en la Polinesia Francesa 11 años más tarde, en 1996. La persistencia y el estar juntos por un Pacífico libre de armas nucleares dió resultado.
En 1987 Nueva Zelanda aprobó su propia legislación libre de armas nucleares y en 1986, el Tratado sobre la zona desnuclearizada del Pacífico Sur entró en vigor. Francia firmó el acuerdo, también conocido como el Tratado de Rarotonga, en 1996.
¿Cómo afectó o cambió el bombardeo a Greenpeace?
Fernando Pereira, jugando con su hija antes de partir con Greenpeace en la campaña contra las pruebas nucleares francesas, 1985

Fue un evento impactante para Greenpeace, sobre todo debido a la muerte de Fernando Pereira. La organización no se había dado cuenta de lo eficaz y provocativa que era su campaña contra el programa de pruebas nucleares de Francia hasta que supo que el gobierno francés se sintió obligado a utilizar este tipo de violencia para detenerlo. Afirmó la oposición de Greenpeace a las armas nucleares y la demanda para el desarme nuclear, y afirmó también nuestros principios de la no violencia.
Para muchos en Greenpeace en aquel entonces y desde ese momento, lo que sucedió sigue siendo un testimonio de la protesta pacífica, que los grupos de gente común puedan infundir miedo en los corazones de los gobiernos a través de la protesta pacífica. Nos recuerda que debemos ponernos de pie y que juntos podemos ganar.
Greenpeace creció en apoyo como resultado de los bombardeos del Rainbow Warrior.
Daño en el interior del Rainbow Warrior

¿Cuál fue la reacción de Nueva Zelanda al ataque?
El Gobierno francés no calculó el poder y la fuerza de Greenpeace y la comunidad de Nueva Zelanda por igual.
En vez de silenciar las protestas en contra de las pruebas nucleares en el Pacífico como estaba previsto, el ataque contra el Rainbow Warrior sirvió para encender aún más el espíritu de los neozelandeses. Una flotilla aún mayor de yates zarpó hacia el Pacífico para protestar por la zona de pruebas nucleares, y de vuelta a casa los indignados neozelandeses comenzaron el movimiento llamado «No se puede hundir un Arco Iris«. A partir de esa campaña, el dinero que se juntó fue para ayudar a pagar por un nuevo Rainbow Warrior, que regresó a las muchas veces del Pacífico, hasta que las pruebas fueron detenidas en 1996.
La tripulación del Rainbow Warrior 3 saluda a la comunidad neozelandesa Ngāti Whātua o Orakei en Auckland.

Cuando el segundo Rainbow Warrior fue retirado en 2011, los neozelandeses se pusieron de pie por el nuevo Warrior y ayudaron a financiar la tecnología actual. A diferencia de sus predecesores, este fue diseñado y construido para Greenpeace. Las contribuciones de Nueva Zelanda pagaron específicamente la construcción del Centro de Respuesta Rápida (la habitación húmeda donde los activistas abordan los inflables), donde se coloca una placa para conmemorar la contribución especial de los neozelandeses.
¿Qué pasa con la gente Rongelap ahora?
EE.UU finalmente admitió la contaminación luego de que los Rongelapese estuvieran años yendo ida y vuelta a Washington para luchar por justicia. Se acordó un pequeño paquete de compensación, 50 años después de que cayó la bomba H.
Muchos de la comunidad Rongelap creen que, a pesar de alguna mínima limpieza de la zona en el centro del pueblo, su isla natal aún no es segura como para volver. En diciembre de 2014, las Islas Marshall llevó a ocho potencias nucleares declaradas del mundo y a Israel ante la Corte Internacional de Justicia. Ellos argumentan que las potencias nucleares han roto sus obligaciones legales para desarmar y están, de hecho, modernizando sus arsenales nucleares.
¿Dónde está la tripulación original del Rainbow Warrior ahora?
pw
El Capitán Peter Wilcox, en la actualidad (fue uno de los Arctic30, arrestados en Rusia por defender el Ártico de las petroleras)

Había 14 personas de la tripulación de Greenpeace a bordo del Rainbow Warrior cuando llegó a Auckland en su primera visita a Nueva Zelanda. Treinta años después, los 13 miembros de la tripulación restantes están repartidos en todo el mundo.
Cuatro siguen trabajando para Greenpeace: Peter Willcox – que todavía capitanea el nuevo Rainbow Warrior, Davey Edwards, Martini Gotje y Bunny McDiarmid. En cuanto al original Rainbow Warrior , una tribu maorí en el norte de Nueva Zelanda, Ngati Kura ofreció al Rainbow Warrior un lugar de descanso final en Matauri Bay donde ahora es un lugar de buceo popular. Se puede hacer una exploración interactiva de la oficina alemana del Warrior en http://www.rainbow-warrior.info/
bmc
Bunny McDiarmid, marinera en 1985. Luego fue Directora Ejecutiva de Greenpeace Nueva Zelanda.

ss
Steve Sawyer, colaborador

¿Qué significa el aniversario para Greenpeace hoy?
Para Greenpeace, el aniversario del bombardeo del Rainbow Warrior es a la vez un recordatorio trágico y pertinente de la importancia de la acción no violenta para proteger nuestro medio ambiente, por el poder de mantener el rumbo y que las personas que actúan en conjunto pueden hacer un gran cambio.
Greenpeace continúa luchando por los derechos de la tierra y sus habitantes y hoy estamos trabajando con más y más personas afines que están preocupadas por el futuro de nuestros hijos y el futuro de todos los seres vivos en el planeta, y que tienen el coraje para actuar en conjunto para crear una forma de vida más sostenible.
En 1985 la mayor amenaza de seguridad para el planeta era nuclear. La guerra fría entre los EE.UU. y la antigua Unión Soviética sentó un gatillo nuclear. Si bien la amenaza nuclear persiste, hoy en día, sin duda la mayor amenaza es la inacción de los gobiernos para responder al cambio climático. En el caso del cambio climático una omisión hará desastre inevitable.
Hoy en día la mayor esperanza para el planeta es el número de personas que actúan juntas para construir y exigir un mundo más sostenible.
Este año Greenpeace está conmemorando el 30 aniversario del bombardeo del Rainbow Warrior con la celebración de las “Historias de Coraje”, actos de valor, no sólo de nuestros propios activistas, sino de todos los activistas que defienden la justicia, la equidad y la ecología.
¿Qué estará haciendo el nuevo Rainbow Warrior en el aniversario?
Conmemoración del hundimiento en Paris, julio 2015

El 10 de julio el Rainbow Warrior está en la Gran Barrera de Coral, como parte de la campaña para obtener una protección real en el lugar del mayor ecosistema vivo en nuestro planeta. Los planes para ampliar un puerto de carbón que llevará un enorme incremento de los envíos de carbón a través del arrecife están sobre la mesa. El carbón es el más sucio de los combustibles fósiles destruyendo nuestro clima.
En los últimos 30 años desapareció la mitad de la cobertura de coral de La Gran Barrera, por lo que es conveniente que el Rainbow Warrior esté allí como parte de la campaña mundial para salvar el arrecife y frenar el cambio climático.
Peter Willcox, el capitán del Rainbow Warrior en 1985 será el capitán a bordo en el momento del aniversario.
¿Cuál es la conexión con lo que está sucediendo hoy en día?
Hace diecisiete años la mayoría de los gobiernos del mundo firmaron el Protocolo de Kyoto, que obliga a los países ricos a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Las emisiones siguieron aumentando y los compromisos asumidos por los gobiernos hasta ahora no van a evitar los niveles peligrosos de cambio climático. El activismo se necesita más ahora que antes, pero algunos de los países que van a sentarse alrededor de la mesa en París en la reunión sobre cambio climático en diciembre prefieren proteger los intereses de los contaminadores, en lugar de nuestro clima o a los que defienden su protección. Este aniversario honramos la valentía de aquellos que están comprometidos con el planeta, a riesgo de su libertad y, a veces sus vidas. La gente como Fernando Pereira.
¿Cuáles fueron los éxitos del Rainbow Warrior?
Han habido tres Rainbow Warrior. Cada uno ha jugado un papel fundamental en muchas acciones de todo el mundo por año, a partir de los ensayos nucleares en el Pacífico y el bloqueo de los puertos de carbón para el seguimiento de los buques de pesca ilegales. Es un ícono mundial reconocido, un símbolo de esperanza que lucha por la justicia ambiental durante 32 años.
¿Qué está haciendo el nuevo Rainbow Warrior ahora?
Recientemente el RW estuvo en la isla del Pacífico de Vanuatu, ayudando a apoyar a las comunidades que fueron gravemente afectadas por el ciclón Pam, que devastó gran parte de la isla en marzo.
A su llegada, Greenpeace ofreció el uso del Rainbow Warrior al gobierno de Vanuatu para transportar ayuda hacia las islas exteriores, y posteriormente la carga de toneladas a más de 27 localidades aisladas. El RW también dio un taller de la justicia climática del Pacífico a la que asistieron delegados de las Islas Salomón, Fiji, Kiribati, Tuvalu, Vanuatu y Filipinas. El Presidente de Vanuatu fue el invitado especial de honor. Se compartieron historias de supervivencia y resistencia y las naciones insulares firmaron una declaración para llevar ante la justicia a los países y empresas más responsables del cambio climático que amenazan sus costas.
Leé las Historias de Coraje de las personas y activistas que se atreven a luchar por aquello en lo que creen.

Please follow and like us:

4 thoughts on “Todo lo que quisiste saber sobre la inspiradora historia del barco de Greenpeace Rainbow Warrior”

  1. Super admirable lo que fueron capaces de hacer , poner la vida en riesgo asi y sufrir de esa manera. Morir por una buena causa, es increible. GRACIASSSSS GREENPEACE!

  2. Tal cual Ana, es sumamente admirable lo que hicieron y lo que siguen haciendo a través de luchas constantes que muchas veces se juegan la vida!. GRANDE GREENPEACE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Y GRACIAS!!!!!!!!!!!! CADA VEZ ESTOY MÁS ORGULLOSA DE SER INTEGRANTE DE GREENPEACE!!!!

  3. Ante la pantalla , despues de leer este blog , de los abusos gubernamentales, los riesgos de la gente de Greepeace, solo me resta ponerme de pie y aplaudir en silencio, vaya mi respeto a todos los involucrados en estas y en las proximas luchas por nuestro planeta.

  4. no entiendo y me cuesta mucho tratar de comprender a la gente, que tienen en sus manos las formas o las soluciones para dejar de destruir nuestro planeta ( dicho sea de paso cada bes esta peor ), que no hagan nada y en lo único que piensan es como leí en la nota es en los intereses de los contaminadores, o son tontos o son corruptos, no se quieren ni ellos ni a sus familias, no les importa que el planeta cada día que pasa esta mas contaminado, gracias a la gente de greenpeace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *